Población de animales, tipos, relaciones intraespecíficas

Foto: lucianf/CC BY 2.0
Población de animales

Por población de animales se entiende al conjunto de individuos de la misma especie que poseen unas características propias del grupo y que habitan en un área geográfica determinada. Entre la características que identifican a la población de animales destacan su densidad, natalidad o mortalidad, la edad de los animales, su movimientos a otras zonas geográficas o los cambios relacionados con el número de animales.

El lugar o espacio físico donde vive el animal se denomina hábitat. El nicho ecológico responde a una concepción más amplia, concretamente desde el punto de vista biológico se tiene en cuenta factores relacionados con sus funciones dentro de la población, así como las relaciones de competencia que el animal tiene frente a otras especies.

La comunidad biótica es el conjunto de poblaciones ubicados en un determinado área geográfico denominado biotopo. En la comunidad biótica existen grupos denominados mayores, los cuales están organizadas para ser independientes, y grupos menores, que depende de otras poblaciones para sobrevivir. Desde el punto de vista de las especies que habitan en una comunidad, se consideran dominantes a aquellas que ejercen mayor grado de influencia.

Pueden existir comunidades de transición, ecotono, en estos casos la diversidad de especies es mayor, es lo que se denomina como efecto borde. Un ejemplo lo tenemos en las marismas donde se encuentra abundancia tanto en flora como en fauna.

Características relacionadas con la población de animales

Densidad: número de animales que pueden vivir por unidad de superficie o volumen. La densidad puede ser bruta, número de animales por unidad de espacio total; y densidad relativa, número de individuos por unidad de espacio colonizable.

Natalidad: hace referencia a la frecuencia de nacimientos de animales en la población. La natalidad absoluta o máxima se refiere al número de descendientes que podrían surgir en la población en condiciones óptimas. La natalidad real o ecológica es la que realmente se produce.

Mortalidad: a diferencia de lo anterior, es la pérdida de animales en una determinada población. La mortalidad puede ser mínima, que expresa las pérdidas de la población en condiciones normales desde el punto de vista de la edad o expectativa de vida del animal; y mortalidad real, en este caso se estudia la mortalidad realmente existente en un determinado área poblacional.

Distribución por edad: la edad del animal está condicionada a su capacidad de reproducción, se trata de un criterio que sirve para distinguir diferentes poblaciones:

– Población en expansión: mayor número de individuos jóvenes, por consiguiente mayor capacidad de reproducción.

– Población estable: las edades de los animales se distribuye de manera uniforme.

– Población decadente: mayor número de individuos longevos, por lo que la capacidad de reproducción será menor.

Dispersión: los animales se pueden dispersar de la población, existen diferentes maneras de hacerlo:

– Emigración: movimientos hacia fuera de la población.

– Inmigración: movimiento hacia dentro de la población.

– Migración: movimiento con salidas y entradas periódicas.

Fluctuaciones: hace referencia a los cambios en el número de animales de una determinada población en función de determinados factores, como es el caso de los cambios estacionales o anuales, así tenemos que en épocas más favorables permite a la población reproducirse, por lo que el número de individuos es mayor que en aquellas etapas en las que las condiciones climáticas son más extremas.

¿Cómo se forma una población de animales?

Existen diferentes factores por los que puede originarse una población de animales:

Reproducción: mediante la reproducción nacen nuevos individuos, incluso muchos permanecerán en el lugar de origen en que fueron engendrados.

Aislamiento geográfico: en este caso la población surge consecuencia de la propia acción del medio.

Locomoción activa: relacionada con causas comportamentales, seguir un estímulo, atracción entre congéneres, etc.

Tipos de poblaciones. Relaciones intraespecíficas

Existen diferentes tipos de poblaciones en función de las relaciones intraespecíficas o relaciones entre individuos de la misma especie:

Asociación en colonias: población con una antecesor común, los miembros están muy relacionados entre sí, por ejemplo colonias de pólipos.

Asociación gregaria: la población se reúne para alcanzar un fin, se dispersa una vez conseguido el objetivo, ejemplo flujo migratorio de las aves.

Asociación estatal: la población está compuesta por individuos con distintas funciones o roles, incluso los animales poseen ciertas características morfológicas que los identifican con el trabajo a realizar en la comunidad, por ejemplo algunos grupos de artrópodos como las hormigas, abejas, etc.

Asociación familiar: es la típica agrupación entre animales con fines reproductivos, destacan muchas especies de mamíferos y la cooperación de los progenitores en el cuidado de sus crías. Mayoritamiente son asociaciones transitorias, habida cuenta que concluido el periodo reproductivo y una vez la descendencia puede varlerse por sí mismo, suele concluir la unidad familiar.

¿Qué consecuencias tiene la formación de poblaciones?

Las consecuencias relacionadas con formación de poblaciones de animales pueden ser positivas o negativas.

Positivas: más protección del grupo, división de trabajos, más éxito en la reproducción, etc.

Negativas: la formación de poblaciones de animales también puede ocasionar ciertos perjuicios, por ejemplo mayor competitividad por alimentos, reproducción, limitación de espacios, etc.