Topillo campesino, las plagas de topillos un serio problema para la agricultura.

Foto: Samu; Licencia: Creative Commons

El topillo campesino, denominado científicamente Microtus arvalis es un diminuto roedor perteneciente a la familia de los cricétidos, muy popularizado por los continuos estragos que causa al sector agrario de muchos países. Son animales que se proliferan con bastante facilidad, de hecho en el mismo año pueden surgir varias generaciones de topillos, perjudicando seriamente a las cosechas de cereales especialmente en numerosas áreas de Castilla y León.

Las medidas a adoptar para erradicar las plagas del topillo son un tanto controvertidas, ya que si se opta por administrar cereales envenenados, principalmente la clorofacinona, un potente anticoagulante que desencadenas daños pulmonares y neurológicos, entraña un riesgo para otras especies de animales al ingestar accidentalmente este veneno denominado bromadiolona , de hecho se han dado casos de mortandad en perdices, liebres, palomas… Por esa razón sociedades protectoras del medio ambiente e incluso científicos o los propios integrantes de sociedades de cazadores están en contra de que se tomen este tipo de medidas para la erradicación del problema.

Otras políticas alternativas para acabar con las plagas de topillos consisten en la implantación de cajas de maderas en las zonas afectadas, con esa medida se facilita la anidación de algunas aves rapaces  que consumen estos animales como fuente principal de alimentación, como es el caso de los cernícalos o las lechuzas. El resultado final que se persigue es lograr un mayor control biológico en cuanto a la densidad poblacional del Microtus arvalis.

En el año 2007 la Junta de Castilla y León arrojó este tipo de venenos por numerosas zonas afectadas por plagas de topillos campesinos, tal actuación desencadenó una alta mortalidad de muchas especies de animales que habitan regularmente en la zona, con lo que por parte de las autoridades judiciales se abrió una investigación al Gobierno de Castilla y León para el esclarecimiento de los hechos, tras numerosas denuncias formuladas por la Guardia Civil (Seprona) y la organización para la conservación de la naturaleza WWF/adena.