Inquilinismo, una relación interespecífica entre seres vivos

Inquilinismo
En el mundo biológico, existen diferentes formas en la que los organismos vivos establecen sus relaciones, los cuales dependiendo de su actividad y su grado de interacción se le coloca un nombre. En nuestro caso nos referiremos al inquilinismo, el cual se considera que es una interacción interespecífica, en la cual un individuo de una especie distinta vive y/o se alimenta en la casa, madriguera, cueva, nido e incluso pueden llegar a vivir encima o dentro de su hospedador, sin causarle ningún tipo de daño; aprovechando al máximo los beneficios posibles que se pueden obtener para su desarrollo y supervivencia.

Beneficios del inquilinismo

Así como se nombró al principio del texto, el inquilinismo puede traer consigo una serie de beneficios para la especie que lo practica. Entre los beneficios que aporta es el transporte, ya que como algunas especies viven encima de otros, cuando se trasladan llevan consigo al inquilino.

De la misma manera la especie que practica el inquilinismo puede aprovechar los desperdicios de alimento que deja el hospedador para nutrirse sin mayor esfuerzo. Otro de los beneficios de los cuales se aprovechan, es que pueden conseguir protección y lo más importante un refugio donde vivir.

Tipos de inquilinismo

Para tener una mayor comprensión del tema, hay autores que han decidido dividir el inquilinismo en varios tipos dependiendo de la forma y el grado de interacción que estos puedan tener con los diferentes seres vivos de su entorno. Estos tipos se caracterizan a continuación:

Inquilinismo por refugio

Tal como su nombre lo indica, se da por la búsqueda de un lugar seguro para vivir, que conlleva a que algunos seres vivos puedan compartir su madriguera, lo que pudiera o no darle algún beneficio a la especie que lo construye.

Inquilinismo de tipo simbiótico

En este caso hay seres vivos que viven en una relación muy estrecha con su hospedador, sobre todo en aquellos casos donde el inquilino vive dentro de otro individuo, por lo que además de tener un sitio para vivir aprovecha para poder alimentarse de los nutrientes que pueda obtener de ello, mientras que el hospedador puede resultar beneficiado por sustancias que pueda elaborar su inquilino.

Inquilinismo comensal

En este tipo, los inquilinos están en búsqueda de alimento, por lo que viven en casa de otro organismo con el fin de alimentarse, aprovechando los desperdicios y sobras de la alimentación de su hospedador.

Ejemplos de inquilinismo

En el reino vegetal

A pesar de que el inquilinismo comúnmente se trata como relaciones entre animales, también ocurre en el reino vegetal. Un ejemplo típico de esta interacción se da con las epifitas, cuyo nombre deriva del griego epi que significa sobre, mientras que pyton planta, lo que hace referencia a las plantas que viven sobre otras. En este orden podemos mencionar a las bromelias y las orquídeas, las cuales utilizan las estructuras de los árboles solo como soporte, ya que sus nutrientes y el agua lo obtienen independientemente al capturarlo de la lluvia y el aire.

Entre plantas y animales

Este tipo se da muy seguido en la naturaleza. Como ejemplo bandera tenemos al pájaro carpintero que utiliza agujeros de los árboles o construye uno con su pico sin causar mayores daños a la estructura, utilizando así al árbol para refugiarse, por lo que es un inquilinismo de tipo refugio.

En el mar

A nivel marino también se dan interacciones entre los animales hacen vida en estos espacios, uno de los ejemplos de inquilinismo más comunes en el mar se da entre los crustáceos y las ballenas, los crustáceos pueden adherirse a la piel de las ballenas, sitio que les sirve de soporte y transporte. A medida que avanzan estos, además de tener un sitio donde vivir, pueden alimentarse bien sea de los desechos de la alimentación de la ballena o de ellas mismas actuando como una especie de parásito, actividad que no le causa mayores molestias a las ballenas.

En los insectos

Los insectos son unos de los más eficientes realizando este tipo de interacción, pueden verse casos seguidos de las interacciones de las plantas y los insectos, donde los insectos utilizan a estos seres vivos para refugiarse y hasta conseguir alimento, tal como el caso de las arañas que aparte que viven bajo el refugio de la planta, extienden su tela de araña con la cual captura su alimento. De igual forma hay insectos que son inquilinos de otros animales e incluso de diferentes especies de insectos, este fenómeno se da seguido entre las hormigas y las termitas, ciertas hormigas como las aztecas suelen utilizar refugios construidos por las termitas para protegerse en el periodo de lluvia.

Otro caso de inquilinismo en los insectos, se observa con las avispas, en las cuales una especie es constructora de refugios como Sceliphron jamaicense lucae, refugios que pueden ser utilizados por otro tipo de avispas, sobre todo cuando ya han sido utilizados por sus dueños y quedan solos.

Autores consultados

  • Gadar, I. (2009)
  • Jimenez, E. (2014)
  • Moreira, F.; Huising, J.; Bignell, D. (2008)
  • Querol, M. (2015)