Foresis, concepto, características y ejemplos representativos

Foresis, per rémora
La interacción en la naturaleza entre los individuos de distintas especies es vital para su supervivencia, ya que en muchos casos de estas interacciones depende poder encontrar alimento, refugio y transporte. La foresis es un término utilizado para describir a aquellos organismos que utilizan a otros seres vivos de diferentes especies para lograr transportarse.

En la foresis el individuo que es transportado no ejerce ninguna acción que ponga en peligro la vida del que lo transporta, aunque en ocasiones se pueden alimentar de su socio, resultando en esta caso tener una parte parásita y una parte forética.

Se denomina foronte u organismo forético a aquel que recibe el beneficio del transporte, mientras que el que lo transporta es el hospedador. Relaciones de este tipo proporcionan vital importancia para estas especies, ya que con ello pueden conseguir diferentes objetivos a parte del transporte, tales como alimentación y reproducción.

Características de la foresis

– En primera instancia debemos mencionar que es una interacción que ocurre entre organismos de especies diferentes, por lo que se considera una interacción inter-específica.

– Para que ocurra una relación forética, el organismo transportado no produce ni induce un cambio en el hospedero que lo perjudique.

– El foronte al ser transportado puede lograr obtener diferentes beneficios como es conseguir alimentación, tanto para ellos como sus descendientes.

– La foresis es una acción temporal, en la cual el foronte se desprende de su hospedador al tener las condiciones ideales para alimentarse y reproducirse.

Organismos que practican la foresis

En la naturaleza la práctica de la foresis no está limitada a un espécimen en particular, sino que son variadas y diversas las especies, las cuales están distribuidas por los diferentes grupos taxonómicos en los que se dividen los seres vivos.

En el taxón de los insectos hay una gran cantidad y variedad de organismos que utilizan la foresis como un medio de vida, la cual contribuye a que se puedan difuminar por un amplio territorio con un gasto energético mínimo.

De igual manera existen relaciones foréticas entre insectos y otros organismos como mamíferos e incluso entre insectos y microorganismos, los cuales pueden utilizar la foresis de manera pasiva para establecerse en diferentes lugares.

Ejemplos significativos

Como ya se ha mencionado la foresis en los insectos es bastante practicada, por lo que en primer lugar nombraremos varios ejemplos en lo que los insectos utilizan esta interacción para beneficiarse.

El primer insecto al que haremos referencia pertenece al género Meloe y lleva por nombre M. Cavensis, que al igual que otros miembros del género colocan sus huevos en las flores, con ello a medida que sus larvas comienzan a crecer, utilizan a otros insectos como los pertenecientes al grupo de los Hymenoptera, por ejemplo la avispa Anthophora sp., para poder transportar a sus larvas que llevan por nombre triangulinas. Estas larvas son capaces de adherirse a la avispa mediante la utilización de sus mandíbulas y uñas tarsales, con la finalidad de que las lleven a su nido, donde conseguirán una fuente de alimento derivada de los estadios en desarrollo de esta avispa o de otras fuentes de alimento que las avispan tengan almacenadas.

Otro ejemplo que pasa muy a menudo y del cual no nos percatamos, es el transporte que presta otro insecto como la mosca doméstica (Musca domestica), esta mosca es capaz de transportar a organismos microscópicos como las bacterias, las cuales van colonizando sitios para su proliferación. Se hace necesario destacar que muchos de estos microorganismos transportados por las moscas pueden producir enfermedades.

De igual forma se ha comprobado que existe un transporte pasivo entre las moscas y los piojos, las cuales al posarse sobre las personas que tengan los piojos, pueden pegarse a dichas moscas y así poder trasladarse de un sitio a otro.

A nivel del mar también ocurre la foresis, en este caso resultan ejemplos típicos la relación que tiene el pez rémora con los tiburones, este pez a través de una ventosa se adhiere al tiburón y aprovecha su desplazamiento, el cual además de llevarlo por distintos espacios, le proporciona una fuente de comida, ya que se puede alimentar rápidamente de los restos que estos dejan al comer. De igual manera sucede con los crustáceos que se adhieren y viven en las ballenas, estos además de contar con un sitio donde vivir, tienen transporte adicional.

La foresis también sucede entre las plantas y los animales, existen algunas plantas que producen semillas que se pegan al pelaje de los animales, con el fin de que puedan ser transportadas a distintos sitios y así aumentar las posibilidades de proliferar en varios espacios. Tal es el caso de Bidens odorata, la cual para lograr extenderse pega su semilla a cualquier animal que tenga contacto con ella.

Existen otros mecanismos de dispersión de las plantas utilizando a los animales como medios de transporte para su semillas, bien sea por que se la coman, para posteriormente expulsarlas con las heces o porque sea transportada mediante los insectos como las hormigas.

Biografía:

– De Santis, L.; Cicchino, A. (1992).

– Fernández-Rubio, F. (1999).

– García, A. (1991).

– Mederos-López, J.; Mendoza-García, M.; Viñolas, A.; Caballeros-López, B. (2014).