Definición de tanatocresis, características y ejemplos en los seres vivos

Tanatocresis
En las interacciones interespecíficas, los seres vivos buscan la manera de aumentar las posibilidades de vida en un ambiente que puede resultar extremo y desafiante, por lo que en ocasiones estas interacciones tiene como resultado acciones que pueden beneficiar o perjudicar a uno de los individuos involucrados. En esta línea, abordamos el estudio de la tanatocresis.

En el campo de la ecología, los ecólogos han identificado varios tipos de interacciones de gran significación que permiten la comprensión de los hábitos de comportamiento natural de los seres vivos, además del resultado de las relaciones complejas entre ellos y con su entorno.


En el caso de la tanatocresis se puede definir como una interacción interespecífica en que un ser vivo puede aprovechar o utilizar parte de otro organismo que este ya no necesite, bien sea porque esté muerto o lo haya expulsado, lo que le servirá de refugio para mantenerse con vida o también podrá utilizarlo como herramienta para conseguir otros beneficios como la alimentación, motivo por el cual la tanatocresis es una interacción positiva, ya que uno de los organismos involucrados se ve favorecida y la otra no se afecta para nada.

Características de la tanatocresis

Tal como se ha venido mencionando, la tanatocresis es una interacción interespecífica por lo que sucede entre organismos de distintas especies.

Una de las características más resaltantes es que la relación se da de manera indirecta, ya que uno de los individuos involucrados está ausente, bien sea porque ya esté muerto o porque ha dejado parte de sí, de manera que ya no lo necesita, tales como productos metabólicos e incluso su excremento.

Los organismos que se benefician, pueden utilizar parte de las estructuras del cuerpo del otro organismo o sus desechos metabólicos para varios fines.

Se considera una interacción positiva, ya que la especie que se beneficia no le causa mal o daño alguno al otro organismo, por lo que para el otro espécimen interactuante podría ser neutral.

Seres vivos en los que se da tanatocresis

Los seres vivos que practican la tanatocresis están distribuidos en diferentes taxones o grupos, tanto de animales y plantas e incluso de microorganismos como bacterias y hongos. En el caso de los animales hay supuestos bien descritos en donde aves, mamíferos, insectos y otros organismos que viven en el agua son capaces de realizar esta actividad; mientras que con las plantas, muchas son usadas como refugio, tal es el caso de árboles de gran porte que después de su muerte son usados como refugios por una gran cantidad de animales. Ellos serán tratados en las próximas líneas con una serie de ejemplos en lo que se destaca este tipo de interacción.


Ejemplos

Un primer ejemplo de esta interacción y que además es el ejemplo bandera lo tenemos en las profundidades marinas, lugar donde vive un cangrejo que lleva por nombre como cangrejo ermitaño (Paguroidea). Este famoso cangrejo a diferencia de otros tipos de cangrejos tiene la particularidad de tener el abdomen blando, lo que hace que sea vulnerable ante los depredadores, para contrarrestar o evitar esta situación los cangrejos utilizan las conchas de los moluscos que ya han muerto, para introducirse y de esta manera refugiarse, así evitan ser presa fácil de los depredadores. Es necesario recordar que a medida que estos cangrejos van creciendo, abandonan la concha y van en busca de otra más acorde a su tamaño.

Otro ejemplo en el que se evidencia un comportamiento de tanatocresis es en las aves, en particular en los pinzones de las islas Galápagos (Camarhynchus pallidus), esta ave tiene la habilidad suficiente para valerse de algunas estructuras de las plantas y utilizarlas como herramientas para la obtención de alimento. Este pequeño pinzón utiliza ramitas o espinas de los cactus, las cuales puede introducir en los agujeros de los árboles para sacar a las larvas de las que se alimenta.

También ha sido descrito que la tanatocresis ha sido utilizada con fines de reproducción, tal es el caso del Nicrophorus humator, este escarabajo, perteneciente al grupo de los coleópteros, es conocido como escarabajo enterrador, tal denominación motivada por el hecho de que al encontrarse con un cadáver procede a enterrarlo para así evitar la presencia de las moscas. Este cadáver a su vez servirá para alimentar a las larvas en desarrollo de estos escarabajos.

Se han estudiado casos en los que la tanatocresis se da en una interacción entre los microorganismos, aprovechando uno de ellos los desechos metabólicos para lograr multiplicarse. Los estudios de este tipo de casos resultan importantes porque pueden contribuir para fines de uso agrícola, también en la prevención de enfermedades alimenticias por parte de estos seres vivos. En este caso nombraremos a los hongos proteolíticos, los cuales pueden crecer en los cultivos de tomate, y por efecto de su metabolismo cambian el pH ácido del tomate, con el cual mantiene alejada la posibilidad de crecimiento de bacterias patógenas como Salmonella, pero una vez que el cultivo se infecta con estos hongos su pH aumenta, situación que aprovechan las bacterias para poder desarrollarse, poniendo en peligro a la población.

Biografía consultada:

– López, C.; Bahillo, P. (2011).

– Molina, D. (2018).

– Sabater, J. (1980).

– Wade, W.; Beuchat, L. (2003).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *