Los animales que habitan en áreas zoológicas precisan cuidados especiales y un mantenimiento óptimo para que puedan llevar una vida en cautividad lo más saludable posible, a tales efectos existen ciertas normativas con la finalidad de proteger a estos animales, preservar la biodiversidad y controlar los propios parques zoológicos.

En este artículo solo hablaremos de los cuidados necesarios que deben facilitarse a los animales del zoo, sin duda son imprescindible si se tiene en cuenta que, como seres vivos, deben vivir en condiciones óptimas de habitabilidad, pues ante todo es importante  velar por su bienestar.

Posiblemente en breve también dedicaremos un artículo a el régimen jurídico aplicable a los parques zoológicos, ya que hablar de toda esta temática en conjunto sería bastante extensiva, además de requerir cierto estudio y meditación.

Concretamente en este post nos centraremos en la alimentación que debe suministrarse a los animales de zoo, mantenimiento de sus instalaciones y tareas relacionadas con la observación de los animales silvestres que albergue el zoo.

Dietas y alimentación de animales de zoo

Debido a la gran cantidad de animales que pueden albergar, las dietas deben ser variadas y de buena calidad.

Piensos y mixturas

El pienso es un alimento que suele contener todos los nutrientes necesarios para la correcta alimentación de un grupo de animales o, incluso, de una especie concreta; sin embargo, es un alimento repetitivo del cual los animales pueden perder el interés y no comer lo suficiente, por lo que pueden sufrir carencias que afecten negativamente en su bienestar, es importante que este alimento se restrinja a una cantidad mínima diaria y se complemente con otros productos alimenticios. En las dietas debe incluirse a modo de ejemplo:

– Si se trata de piensos para aves: debe restringirse a una toma diaria, por ejemplo los guacamayos, en los que también se puede combinar el pienso, con mixtura de frutos secos e incluso alimento fresco. Pienso flotante para aves acuáticas, sin duda es una buena opción para facilitar su consumo sin dificultad.

– En el caso de primates: Suele mezclarse con otros alimentos para asegurarse de que comen al menos una pequeña cantidad de éste, como puede ser queso fresco, potitos o entre el alimento fresco.

– Pienso insectívoro: Se trata de insectos triturados para animales como las grullas y gallinas, si se esparce es positivo para que picoteen y se muevan por la instalación, dándole así entretenimiento extra.

Alimento fresco

Tener alimento fresco todos los días es de vital importancia, ya que cubre la gran mayoría de las las necesidades nutricionales de los animales y, además, podemos variarlo de forma que no dispongan siempre los mismos alimentos, con lo que supone una novedad al mismo tiempo que evita el estrés:

– Pescado: debe recogerse cada mañana y prepararse al momento para servirlo a los animales que precisen este tipo de alimentación. Es necesario una recogida de los residuos para evitar olores y descomposición.

– Fruta y verduras: Constituye la principal fuente de alimento para la gran mayoría de animales. Varían según el día y la época del año, de esa manera la fruta estará en buen estado y constituirá una novedad para el animal y no una rutina. Como ejemplo, se suele echar sandía, melón, melocotón, plátanos, peras, manzanas, lechugas variando el tipo y la forma de cortarla. Sin embargo, ciertos tipos de alimentos deben estar controlados en su dosis, como es el caso de los cítricos, ya que su carácter ácido puede causar malestar intestinal a los animales, y las uvas, que solo se debe facilitar a modo de premio ya que pueden resultar toxicas en exceso. La forma de administrarla varía según el animal.

Alimento vivo

Para algunas especies es necesario el suministro de alimentos vivos, por ejemplo, grillos, zozobas o tenebrios, constituyen el alimento sobre todo para los reptiles pequeños. Ratas es de vital importancia para muchas especies de serpientes. Algunos mamíferos, como es el caso de los saimiris, precisarán en su dieta cucarachas y otros insectos afines.

Suplementos vitamínicos

Debido a las condiciones de vida en cautividad, los animales tienen unas determinadas deficiencias, que deben ser suministradas una o dos veces por semana con la dieta normal o, incluso, diariamente en animales que no les da la luz solar en ningún momento o en el caso de dietas con carencias nutricionales.

Mantenimiento de las instalaciones

La limpieza de las instalaciones debe de realizarse de forma diaria para evitar la acumulación de excrementos y residuos orgánicos y con ello malestar tanto físico como de salud de los animales.

Todos los recipientes que contienen agua y comida deben ser lavados a diario, así como determinadas instalaciones que requieren una limpieza más exhaustiva, el resto de las instalaciones se deben revisar y limpiar aproximadamente una vez por semana. Además, es necesario un riguroso control sobre las condiciones de humedad y temperatura, en especial determinadas especies de animales, como es el caso de los reptiles por ser más susceptibles a estos cambios.

Dentro del mantenimiento, también deben incluir tareas de ambientación, es decir, hacer que los animales se sientan como en su hábitat natural en la medida de lo posible y se aíslen del paso de los visitantes. Las tareas de ambientación más elementales se puede conseguir con determinados materiales, como maderas, ramas de bambú y otros vegetales que asemejan su hábitat natural.

En los terrarios de los reptiles, se debe realizar una humidificación y cambio del agua de los estanques de forma periódica así como introducción de vegetación, en aquellos que lo requieran.

En las instalaciones en general, colocación de troncos y ramas de árboles para el juego de los animales e introducción de juguetes de vez en cuando para evitar el tedio.

Tareas de observación de los animales

De forma general, hay que realizar un conteo de todos los animales al entrar y al salir del turno de trabajo para asegurase que están todos o para observar si alguno se comporta de un modo diferente, comportamiento que puede ser causado por problemas de salud, problemas con la instalación o con los propios animales que conviven, también para comprobar si existen estereotipias (comportamientos repetitivos derivados de la vida en cautividad).