Comensalismo, concepto, características, tipos y ejemplos

Comensalismo
En las interacciones que tienen las especies en su vida salvaje, hace que estas coevolucionen para buscar la manera más apropiada y eficaz de sobrevivir, dependiendo de sus necesidades un individuo puede buscar beneficiarse en la obtención de transporte, alimento, refugio y reproducción, como el caso que nos ocupa, el comensalismo. Con cada interacción, los actores involucrados pueden resultar beneficiados, afectado por acción del otro o simplemente mantener una relación neutral con respecto a su socio.

El comensalismo se puede definir como la interacción entre organismos de distintas especies, en la cual uno de los organismos involucrados en ella resulta claramente favorecido, mientras que el otro autor no sufre cambios en su forma de vida, ni positivos, ni negativos, ya que la relación le resulta neutral, por lo que ni se beneficia ni sale perjudicado. Dentro de ella, algunos investigadores han clasificado o introducido a otro tipo de interacciones por su semejanza con el comensalismo, tal es el caso del inquilinismo (Aquí puedes informarte sobre el inquilinismo).

Características del comensalismo

– La interacción comensalista es intra-específica, por lo que se genera entre individuos de especies diferentes.

– Se beneficia positivamente solo uno de los actores involucrados en la relación.

– En este tipo de interacción, el socio del individuo beneficiado ni se beneficia ni se perjudica.

– La especie beneficiada puede obtener uno o varios aspectos positivos debido a la unión con su socio.

Beneficios de las especies en esta interacción

Así como en otras interacciones biológicas, el comensalismo se da en diferentes especies pertenecientes a diferentes grupos de animales tanto vertebrados como invertebrados, así como en numerosos grupos de plantas. Entre los beneficios que le puede aportar esta interacción está el uso del socio como sostén o soporte, también es común el beneficio del transporte, así mismo uno de los involucrados se puede beneficiar al conseguir alimentación mediante los restos dejados por otros individuos. En esta interacción también puede obtener refugio, además de protección.

Tipos de comensalismo

El comensalismo se puede dividir dependiendo de las necesidades que tenga uno de los individuos involucrados en la interacción y en nuestro caso nombraremos a los siguientes:

– Foresis: cuando la especie que resulta beneficiada se adhiere a su socio para lograr ser transportada de un sitio a otro sin mayor esfuerzo, en muchos casos el cuerpo de su socio puede convertirse en su hábitat en donde incluso conseguirán alimento.

– Comensalismo por refugio: tal como se mencionó anteriormente, existen interacciones en donde algunas especies no construyen su lugar de estancia, sino que viven en la casa de otro ser vivo. A esta interacción se le ha denominado inquilinismo y ha sido aceptado que se le considere un tipo de comensalismo.

– Químico: se da generalmente en los microorganismos, en la cual uno de ellos fabrica una sustancia que no es utilizada por estos, sino que es aprovechada por otro tipo de microorganismo que tiene un nicho cercano, sin modificar el ambiente del generador de la sustancia.

Ejemplos de comensalismo

Alimentario

Para comenzar la serie de ejemplos correspondientes a esta interacción biológica nombraremos a la garza Bulbucus ibis, que obtiene el beneficio de la alimentación por parte del ganado, el cual a medida que se va desplazando ahuyenta a los animales más pequeños, lo que es aprovechado por las garzas para capturarlos, proporcionándole así su alimento, mientras que dicho ganado no sufre ningún tipo de efecto ni positivo ni negativo.

El comensalismo alimentario también lo podemos observar en animales que viven en el ártico, como lo es el oso polar y el lobo, relación en la cual el lobo se beneficia de los restos alimentarios que dejan los osos polares durante su cacería, esto con el fin de ahorrar energías ya que el lobo también tiene la capacidad de cazar.

Comensalismo por transporte y refugio

En este caso nombraremos a especies animales que se benefician de otros, así como de plantas que aportan beneficios sin recibir nada a cambio.

Entre las especies de animales se destaca unos insectos como lo son unas mariposas hembras pertenecientes al grupo Tineoidea, estas mariposas nocturnas se montan sobre el lomo de un mamífero roedor, que sin querer transportan a dichas mariposas, sin hasta ahora conocerse que estos ratones puedan sufrir algún daño. De la misma manera estas mariposas consiguen refugio, ya que se quedan junto con los ratones hasta su madriguera y posiblemente ellas, junto con las sus larvas, se alimenten de los restos vegetales que dejan los roedores.

Otro ejemplo de este tipo lo encontramos en el mar, en la cual destaca a los peces cartilaginosos como el tiburón y una especie de pez óseo como lo es el pez rémora, este pez se pega al cuerpo de los tiburones mediante un disco de succión, lo que le permite recorrer largas distancias junto a su hospedador, además se encuentra protegido de potenciales depredadores e incluso aprovecha la oportunidad de alimentarse de los restos de la comida del tiburón.

Otro ejemplo es el que se da entre las plantas y muchas aves, las plantas proporcionan un refugio estable a las aves en la cual construyen su nido, mientras que la planta no se ve afectada por la presencia de estos inquilinos.

Comensalismo químico

En este caso nombraremos a la bacteria del género Nitrosomas, las cuales durante su metabolismo pueden fabricar nitritos que al difundirse y llegar al nicho donde se encuentra bacterias del género Nitrobacter, lo utilizan para fabricar el nitrato.

Biografía:

– Boege, C.; Del Val, E. (2011)

– Cadena, L. (2009)

– Monge-Nájera, J.; Gómez, P. (2003)

– Moreno, J.; Moral, R.; García, J.; Pascual, J.; Bernal, M. (2015)