Se estima que con el transcurso de los últimos temporales acaecidos en las costas atlánticas europeas, más de 300.000 aves marinas pudieran haberse afectado seriamente consecuencia de las inclemencias meteorológicas entre finales de 2013 e inicios del 2014; muchos de estos animales fueron rescatados para facilitar su ulterior recuperación, no obstante, según el recuento llevado hasta la fecha, han fallecido casi 28,000 aves marinas entre las que destacan especies pertenecientes al género fraitercula (frailecillos), el arao común y las alcas tordas, estos animales tienen una capacidad de vuelo más limitado que otras aves marinas y son más susceptibles de sufrir bajas al no poder superar con éxito los sucesivos temporales acaecidos este invierno.

Con independencia de los recientes temporales, es de destacar que estas especies llevan ya un tiempo sufriendo un descenso en su tasa de crecimiento poblacional, el cambio climático y la sobrepesca hacen mermar seriamente su principal fuente del alimentación, el pescado, con lo que deben de recorrer  distancia más larga para la captura de peces, sobre todo en época reproductiva, el cansancio que tal actividad conlleva hace que sean presas fáciles de sus principales depredadores. Por otra parte, los vertidos tóxicos en aguas marinas también perjudican negativamente a estos animales y a todas las aves acuáticas en general.

Muchos ejemplares afortunadamente fueron rescatados con vida, aunque en condiciones físicas un tanto lamentable, ya que se encontraban desnutridas y bastante decaídas por el cansancio que supone luchar frente al continuo mal tiempo vivido este invierno. Gracias a los centros de recuperación de animales salvajes, un gran número de estas especies acuática han podido recuperarse para volver a su medio natural.

Los frailecillos, araos y alcas pertenecen a la familia de los álcidos , orden  caradriformes, están catalogadas en la Lista Roja de la UICN como de “Preocupación Menor”, es decir no está comprometida su subsistencia, aunque sí existe una disminución de la población.

Aves marinas afectadas tras los temporales sufridos en el transcurso de este invierno
Tu opinión importa: Valora el artículo