Cheetah - Acinonyx jubatus

depositphotos.com © Eric Isselée

Hablar de los animales más veloces del mundo en general resulta un poco complicado, ya que existen animales que se desplazan en la tierra, otros en el agua y no debemos olvidar a los que vuelan. También hay que aclarar si se trata únicamente de la velocidad de arranque, de la velocidad sostenida, si es en distancias cortas o largas y un sinfín de factores más.

Por ejemplo, entre los animales que viven en tierra, el guepardo o cheetah, es un felino que alcanza una increíble velocidad de 114 km por hora en tan sólo unos segundos, ¡es una velocidad comparable a la de un automóvil! Pero alcanzarla requiere de un esfuerzo enorme, lo que significa un gran consumo de energía. El guepardo no emprende la carrera de forma habitual, sino que lo hace al momento de cazar, que es su forma de conseguir alimento. Esa gran velocidad alcanzada tan rápidamente, solo la puede mantener durante un recorrido de aproximadamente 500 m, ya que de no conseguir atrapar a su presa, quedaría completamente exhausto y su vida peligraría al no quedarle reservas de energía.

En cambio el berrendo, que es un antílope originario de América, puede correr a una velocidad de 98 km por hora, ¡y puede mantenerse así hasta por aproximadamente dos horas!

En cuanto a los animales acuáticos, el marlin azul está considerado también como uno de los animales más veloces del mundo ya que puede alcanzar velocidades de 110 km por hora. Este animal también es uno de los peces más grandes que existen y los pescadores deportivos lo consideran un gran reto, ya que es un animal de gran resistencia, que lucha incansablemente y ofrece una batalla espectacular. El reconocido escritor Ernest Hemingway escribió El viejo y el mar, una novela donde se narra la dramática historia de un viejo pescador y uno de estos admirables peces.

Respecto a las aves, también existen animales muy veloces, como el halcón peregrino y el vencejo mongol. El primero es un ave que en sus vuelos en picada alcanza la sorprendente velocidad de 320 km por hora, pero no en vuelo sostenido. En cambio, el vencejo mongol, que es un ave de gran tamaño, puede desarrollar los 170 km por hora. Un dato curioso sobre este animal es que pasa su vida volando, recorriendo miles y miles de km cada año, sus patas no están desarrolladas y si se posa en una superficie horizontal, no puede emprender el vuelo; por esta razón únicamente se posa sobre superficies verticales o inclinadas.

Entre los insectos y los reptiles también existen animales muy veloces. Además de la velocidad, los animales tienen características y costumbres tan interesantes que vale la pena conocerlos más a fondo.