Paisajes, entornos naturales y turismo rural

Naturaleza: paisajes

Los paisajes y entornos naturales catalogados como patrimonio natural son un ejemplo de ecosistemas sanos y puros, auténticos santuarios naturales en los que la flora y fauna de la zona goza de un alto grado de protección, una garantía para impedir que se extingan muchas especies consideradas en peligro de extinción; sobre todo en un mundo egoísta en el que prima un consumo desmedido, incluso rebasando los límites que la propia naturaleza impone, sin tener en cuenta sus serios peligros o la conservación del Planeta de cara a generaciones futuras.

En un sentido estricto, por reservas de la biosfera ha de entenderse zonas o áreas, marítimas o terrestres, reconocidas desde un punto de vista internacional. A tales efecto, la UNESCO desarrolla el denominado programa MAB (Programa del Hombre y la Biosfera), tiene por objeto reconocer internacionalmente determinadas zonas geográficas a las que designa con el nombre de “Red de Reservas de la Biosfera”, con la finalidad de compartir conocimiento, realizar proyectos de educación ambiental y uso sostenible.

Sin duda, lo manifestado con anterioridad es una buena iniciativa para concienciar a la sociedad de la importancia de los ecosistemas y la mejora del bienestar que todo ello entraña, sin olvidar otros fines también perseguidos en el Programa MAB, como es la erradicación de la pobreza y promover el desarrollo sostenible, por supuesto, buscando alternativas en las que ha de preservarse la biodiversidad.

En esta sección hablaremos de paisajes y entornos naturales, auténticas bellezas de la naturaleza en el que la flora y fauna cobran gran importancia, zonas para desconectarse el mundo urbano, en las que se busca una paz y armonía difícil de conseguir en una sociedad compleja y acelerada, con cambios constantes, y en los que el ser humano, en muchas ocasiones, se siente inseguro, si se tiene en cuenta que es el precio que la modernidad trasmite a la salud, ante una necesidad de adaptación o respuestas rápidas en situaciones cotidianas del día a día difíciles de superar por muchas personas.

Sin olvidarnos del turismo rural, otra alternativa para conectarnos con bellos paisajes y entornos naturales ubicados en zonas rurales, sus alojamientos o albergues facilitan que se pueda conocer la fauna y flora autóctona, disfrutar de su gastronomía e incluso su artesanía local.

El turismo rural está auge en los últimos años, además de encontrar paz y tranquilidad, se pueden practicar muchas actividades, algunas no exentas de riesgo y emoción, por ejemplo, piragüismo, astrología, rafting, puenting, hípica, etc.