Sin duda el Parque de Cabárceno es un destino turístico recomendado para los amante de los animales y en general para todas las personas comprometidas con el medio natural. Alberga una multitud de especies de animales salvajes, entre los que destacan: monos, tigres, leones, osos, lobos, rinocerontes, hipopótamos… todos estos animales transitan en semilibertad, lo que ofrece un mayor realismo sobre todo si queremos experimentar un contacto más íntimo con la naturaleza y los animales salvajes.

El parque de Cabárceno es un ejemplo a seguir en cuanto al buen trato y las óptimas instalaciones en las que se encuentran los animales, sin lugar a dudas la semilibertad otorga un papel importante desde el punto de vista de su bienestar, ya que los animales no están sometidos a un estrés constante por excesos de manipulación o espacios reducidos. El contacto con el medio natural les ayuda a mantener una vida más saludable y recrea un ambiente semejante al que disponen en su lugar de procedencia.

El parque tiene una extensión de 750 hectáreas, está  situado en la Comunidad de Cantabria, concretamente en la localidad de Cabárceno, en el valle de Pisueñas a 15 kilómetros de su capital, la ciudad de Santander. En la actualidad acoge a más de 1000 especies perteneciente a más de 100 familias de animales. La belleza de la zona, poblada de vegetales y con gran número de rocas calizas hace que el espectador permanezca maravillado ante el encanto que trasmite el paisaje y los animales, de hecho ha sido galardonado con el Premio Nacional de Turismo.

Fue fundado en el año 1990 y con anterioridad en ese bello paisaje existían unas minas que se estuvieron explotando durante más de 2000 años para la extracción de hierro, la baja rentabilidad hizo que se clausurarán en 1989, facilitando la creación de esta hermosa zona turística donde los animales transitan en semilibertad.