Seguros para perros y otras mascotas

Foto: Photorack

Los seguros para mascotas o animales domésticos son una buena alternativa para poder hacer frente a determinados imprevistos que pueden surgir durante la convivencia con el animal. Por una módica cantidad podemos tener cobertura para poder ahorrarnos determinados gastos que ocasione la mascota. La mayoría de las compañías aseguradores tienen pólizas que regulan esta modalidad de contrato de seguro, quizás motivado por el auge o incremento de estos animales en el entorno familiar durante los últimos tiempos.

En algunos supuestos el seguro es obligatorio, como ocurre en España si se pretende adquirir un animal considerado potencialmente peligro, tal y como dispone el Real Decreto 287/ 2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos, en el que se incluyen ciertas razas de canes, que por su peligrosidad es obligatorio la contratación de un seguro para perros. En otros casos el seguro mascotas es voluntario, aunque sí muy recomendable, sobre todo si se tienen en cuenta que la mascota es un animal, nunca se sabe a ciencia cierta lo que puede reparar, ser precavido sin duda nos beneficiará, incluso también repercutirá positivamente en el animal doméstico.

El beneficiario en los seguros mascotas

Sin duda aunque seamos titulares de la póliza y nos beneficiemos de sus coberturas, lo cierto es que la mascota también estará mejor protegida. Lo que más se demanda en la actualidad son los  seguros para perros.

Coberturas que puede cubrir la póliza en función de las diferentes modalidades de contratos de seguros

Daños a terceros: normalmente cubre la responsabilidad civil en que pueda incurrir la mascota, también puede llevar incluido los gatos relacionados con la defensa jurídica. Desafortunadamente existen multitud de supuestos por este concepto, aunque podemos resumirlo a todo lo relacionado con daños materiales y personales en que puede incurrir el animal.

Sacrificio e incineración: lamentablemente las mascotas no duran toda la vida, llegará un momento que nos dejará, será un momento difícil y duro, sin duda contar con un entierro digno es de agradecer para aquel animal que durante un tiempo ha estado compartiendo su vida en el ámbito del hogar familiar. Esta modalidad de contrato suele cubrir los gatos por sacrificio o incineración.

Asistencia veterinaria: en estos casos la aseguradora asume los gastos veterinarios que puedan surgir por enfermedad o accidente del animal.

Indemnización sobre su valor: en función de la suma asegurada, retribuyen con una determinada cantidad dineraria, generalmente en supuestos específicos como el robo o fallecimiento accidental del animal.

Gatos por extravío: en caso de pérdida de la mascota se abonan gastos en concepto de inserción de anuncios en prensa, carteles y otros medios de difusión para su localización.

Cómo contratar una póliza de seguro para mascotas

Los trámites son fáciles y no requieren complicidad, lo más importante es que la mascota esté identificada con su correspondiente microchip, cuente con su cartilla oficial veterinaria, esté en buen estado de salud y tenga sus correspondientes vacunas. Nos pedirán una copia de toda la documentación y deberemos cumplimentar un cuestionario sobre el estado de salud del animal.

Si todo está correcto firmaremos el contrato y tras el abono de la póliza la mascota estará asegurada.

Consejos en la contratación

Sin duda lo más importante es cercioramos a ciencia cierta sobre la cobertura de la póliza, es decir, saber exactamente todo lo que puede cubrir y, a su vez, todo aquello que queda excluido del contrato de seguro, es importante tener las cosas claras para no llevarnos sobresaltos de última hora;

por ejemplo, suelen quedar excluidos de esta modalidad contractual los perros que participen en actividades cinegéticas, los daños ocasionados por negligencia del cuidador, y las intervenciones quirúrgicas que revistan menos importancia, nos referimos a esterilizaciones, cirugía estética de corte de rabo u orejas, etc.