Planes preventivos, seguros mascotas, igualas veterinarias

Contratos salud mascotas

Los planes preventivos para mascotas son servicios veterinarios que ofertan bien directamente las clínicas veterinarias, bien ciertas empresas especializadas para a su vez implementarse en aquellas clínicas veterinarias que demanden sus servicios. Son análogos a los servicios sanitarios de las personas y tienen como objetivo ofrecer una asistencia y servicios que mejoran la calidad de vida de la mascota y aumentan su esperanza de vida hasta un 25%. Con estos planes se benefician tanto la clínica, la cual se asegura una aportación económica fija durante toda la vida del animal, como el dueño, que tiene una cobertura máxima a cualquier problema que pueda surgir con su mascota.

Las igualas veterinarias para mascotas son una modalidad contractual en la que abonando un determinada cantidad dineraria de forma periódica, podemos acceder a ciertos servicios gratuitos y determinados descuentos en intervenciones.

Los seguros para mascotas es otra modalidad contractual que nos va a suponer que una compañía de seguros pueda sufragarnos determinadas prestaciones veterinarias, todo ello en función de la póliza de seguros que previamente tengamos contratado.

Diferencias entre igualas, plan preventivo y seguros para mascotas

Seguros para mascotas: pólizas de seguros con cobertura limitada a determinadas situaciones, por ejemplo, responsabilidad civil ( daños a terceros causados por la mascota), robo, extravío, accidentes, enterramiento, enfermedad grave, etc. La contratación se realiza con una compañía de seguros y su uso está limitados a situaciones más excepcionales.

Planes preventivos: orientados a la prevención de enfermedades en mascota, también para aumentar su calidad y expectativa de vida. La contratación se realiza en la clínica veterinaria.

Igualas: ideales para criadores, mascotas con enfermedades crónicas, en cuanto la necesidad de visitar al veterinario más frecuentemente y las ventajas que supone el ahorro de las correspondientes visitas. En estos casos el cliente busca un ahorro o descuento en cuanto a costes veterinarios, en definitiva, el ahorro tiene mayor relevancia que la prevención, también se contrata en la clínica veterinaria.

Tipos de planes preventivos para mascotas

Los distintos planes preventivos se implementan en función de la prestación de servicios, la edad o la especie del animal así como su estado fisiológico: enfermedades, castración, etc.

Podemos clasificarlos en función de unos criterios.

Según el conjunto de los servicios que abarca:

– Plan básico: servicios mínimos necesarios para garantizar el bienestar del animal a largo plazo, veterinaria profiláctica.

– Plan medio: Se incrementa el nivel de prevención con inclusión de pruebas que permiten diagnosticar un mayor abanico de problemas en animales.

– Plan excelente: Sube al máximo el nivel de prevención con un control periódico y exhaustivo y con todas las pruebas existentes.

Según la edad de la mascota:

– Plan preventivo junior: se asegura del correcto estado del cachorro en sus primeros 12 meses de vida que incluyen:

– Detección de enfermedades congénitas.

– Primovacunación y primeras desparasitaciones.

– Control del desarrollo del animal según van creciendo, asegurando y controlando las posibles apariciones de enfermedades hereditarias que puedan surgir durante el desarrollo, también se vela por la correcta nutrición del animal, que es muy importante durante estos primeros meses de vida.

– Correcta socialización, educación y adaptación al medio del cachorro. Incluye asesoramiento sobre aspectos higiénicos tanto del animal como de su entorno. Es importante controlar el momento del destete, puesto que en muchas especies, determinadas pautas de comportamiento no pueden aprenderse por sí solas.

– Esterilizaciones tempranas, que no se recomienda hasta alcanzar la madurez sexual.

– Detección de enfermedades infecciosas endémicas.

– Información sobre los requisitos legales que se necesitan para tener una determinada mascota.

Plan preventivo adulto: comprende desde 1 a 7 años de edad y se adapta según lo que pueden haber desarrollado durante la época de cachorro (problemas de comportamiento, enfermedades congénitas o hereditarias, etc.). Incluye:

– Vacunación y desparasitación.

– Aspectos nutricionales: Se valora según la situación del animal para evitar el sobrepeso, por ejemplo, si el animal tiene alguna enfermedad que le hace subir o bajar de peso o es muy sedentario. También se ajusta en función de si la mascota está castrada o entera.

– Problemas de comportamiento en mascotas.

– Revisiones periódicas para controlar enfermedades endémicas, control de funciones orgánicas y de los órganos reproductores de mascotas no castradas para prevenir problemas.

– La boca es muy importante y hay que evitar la aparición de la enfermedad periodontal y controlarla.

Plan preventivo senior: incluye animales de más de 7 años y también animales de gran tamaño. En estas mascotas empiezan a aparecer problemas crónicos que obligan a que el plan sea más personalizado:

– Vacunación y desparasitación.

– Aspectos nutricionales que cobran mucha importancia debido a diferentes enfermedades de órganos como riñones o hígado. Además pierden gusto, oído y olfato que hacen que tengan menos apetencia por la comida. Se utilizan piensos más palatables y atractivos. Es normal que tiendan al sobrepeso debido a que los animales viejos están asociados a dueños ancianos que tienden a sobrealimentarlos y los vuelven más sedentarios. Además se controlan elementos como la sal, proteínas, etc.

– Prevención y control de la enfermedad periodontal ya que a estas edades es mucho más frecuente su aparición o la complicación.

– Asesoramiento y seguimiento de comportamientos seniles que se desarrollan con la vejez.

– Control más frecuente y exhaustivo debido a la aparición de procesos crónicos, degenerativos y desarrollo de programas de rehabilitación. Control de las funciones orgánicas más frecuentes.