Terapia asistidas con animales: cursos y estudios superiores

depositphotos/redwine2001
Curso terapia asistida con animales

Estudios científicos han revelan la importancia de los animales en las relaciones afectivas con el ser humano; desde los años 50 se comenzó a la introducción de animales domésticos e incluso de granja en centros hospitalarios que albergaban pacientes con problemas de minusvalías, los expertos comprobaron una mejoría en estos pacientes cuando estaban en estrecha relación con lo animales, es el nacimiento de lo que se conoce con el término de “zooterapia”, tanto psiquiatras, psicólogos y otros profesionales de la salud avalan estas actividades en la medida que repercuten positivamente en la salud del paciente.

Como cualquier tratamiento, tiene que ser dirigido por unas pautas específicas y controladas. Se deben tener en cuenta en la terapia asistida con animales primordialmente tres factores:

1. El paciente tiene que estar con su problema previamente diagnosticado y que se sepan todas las características de su enfermedad.

2. El terapéuta debe estar debidamente formado y familiarizado con este tipo de tratamientos para que puedan establecer debidamente el vinculo entre el paciente y el animal. A tales efectos existen cursos en terapias asistidas con animales, también estudios superiores para la formación del personal encargado del desarrollo de estas actividades.

3. El animal que se vaya a usar tiene que estar debidamente adiestrado para que responda a las necesidades del paciente y no suponga un riesgo para su salud. En este ámbito también se incluye que el animal esté en buena salud para evitar posibles zoonosis (enfermedades transmitidas por animales) y que reaccione de forma positiva frente al paciente.

4. Además la terapia asistida implica disponer de espacio apropiado para el desarrollo de los correspondientes ejercicios.

Cabe destacar, que los estudios y cursos sobre terapia asistida con animales están en una constante lucha para que sean reconocidos en la medicina oficial, sin embargo, en la actualidad solo son utilizados como refuerzos de tratamientos más específicos y desde el punto de vista de determinados pacientes.

La especialización, como en cualquier otra actividad, da lugar al nacimiento de profesionales para el manejo de los animales y el desarrollo de las actividades encaminadas a lograr un beneficio terapéutico en el paciente; sin duda se crean y organizan cursos para aquellas personas que quieran orientar su actividad laboral en materias relacionadas con las terapias asistidas con animales, como es el caso de la delfinoterapia, perroterapia o equinoterapia.

Estas actividades terapéuticas pueden ser de forma colectiva, es decir, con un numero determinado de personas, ya que en estos casos se trata de favorecer la integración y socialización de esas personas gracias al vínculo con uno o varios animales domésticos, es lo que los expertos denominan “actividades asistidas con animales”; desde un punto de vista más específico existen las “terapias asistidas con animales”, orientas a trabajos o sesiones realizadas periódicamente entre un individuo y el animal para la mejora de alguna limitación existente en el enfermo, en este caso, el animal es el instrumento de ayuda para lograr una mejoría en la salud del enfermo; huelga decir que el profesional encargado del manejo del animal es una pieza clave para lograr un éxito en cuanto a los ejercicios a desarrollar, por esa razón los cursos de especialización son fundamentales sobre todo para el manejo de los animales que van a estar en estrecha relación con los pacientes a tratar.

Para todas aquellas personas que deseen formase y trabajar como técnico en terapia asistida con animales, existe cursos desarrollados por profesionales orientados a formar al alumno e incluso a labrarse un futuro en las terapias con animales.

Los cursos de terapias asistidas con animales suelen sectoriarse en función del animal que se pretenda utilizar como método de aprendizaje, los más conocidos son los que seguidamente pasamos a describir:

Perroterapia: en el que el perro es una pieza clave para conseguir determinados objetivos en beneficio de la salud del paciente, gracias a su instructor, el animal interactúa con el paciente ofreciendo seguridad y compañerismo.

Delfinoterapia: En estos casos los protagonistas son los delfines, el paciente nada y realiza determinados ejercicios en el agua auxiliado con su terapeuta y un delfín.

Equinoterapia: orientado a personas con minusvalía física, los ejercicios con caballos son una alternativa a las máquinas terapéuticas, es una actividad beneficiosa en la medida que anima al enfermo a la realización de los oportunos ejercicios.

Formación del personal terapéuta: cursos y estudios superiores

Una persona que decida dedicarse a este tipo de prácticas, debe tener conocimiento de las enfermedades, patologías o discapacidades de los pacientes a los que va a tratar, también ciertos conocimientos veterinarios o biológicos para que pueda entender todos los aspectos de sus compañeros animales, de esa manera poder fomentar el vinculo entre el animal y la persona de un modo seguro y mas eficaz.

Muchas universidades actuales cuentan con titulaciones y cátedras que se especializan en estos temas, esta idea surgió por primera vez en Zurich en 1999 y se trata de un programa formativo para la preparación de especialistas en este tema, en los que se les instruye en cómo establecer el vínculo persona-animal y su compresión desde un punto de vista psicológico y etológico; estudian las patologías mas frecuentes en los que se aplican estas terapias, incluso se estudian a los animales como apoyo, los riesgos que pueden acarrear y a evaluar su bienestar, además de otros muchos conocimientos . Esta enseñanza incluye visitas a instituciones para que puedan practicar conocimientos, tales como centros psiquiátricos, residencias de ancianos o penitenciarias.

En España, la fundación Affinity ha sido la que ha introducido este concepto y ha elaborado un máster que se puede cursar en algunas universidades y que incluye conocimientos sobre veterinaria, etología animal, cría de animales, legislación y otras materias. También existen cursos en terapias asistidas con animales, quizás no tan desarrollados como un máster, pero con efectos prácticos y muy positivos para aquellas personas que deseen iniciar su aprendizaje, así como el manejo y la puesta en contacto con este tipo de animales.

Con todo ello, también se recomienda que además del técnico debidamente formado, haya un equipo de auxiliares o voluntarios que se encarguen de tareas complementarias, como pueden ser el llevar al animal a centros o cuidarlos mientras no están en terapias, personal que aunque no tengan por qué tener una preparación exhaustiva, sí deben tener una nociones básicas de lo ya comentado con anterioridad.