Cursos de peluquería canina

© Paradais Sphynx
Peluquería canina: corte fantasía

La peluquería canina es una actividad en crecimiento y constante desarrollo, para la formación del profesional existen cursos de peluquería canina que generalmente capacitan para trabajar en centros de peluquerías y poder ejercer como peluquero canino. Estos cursos son muy completos en la medida que también permiten adquirir conocimientos relacionados con la estética felina.

El animal de compañía o mascota, está muy integrado en nuestra sociedad actual, hace unos años, la gran mayoría de los animales domésticos que servían al hombre, como es el caso del perro, eran destinados a tareas de trabajo, guarda, caza…; en gatos, su adopción tenía como finalidad controlar las plagas de roedores; en definitiva, era extraño el hecho de tener un animal al que no sacar un beneficio y dedicarle los cuidados higiénico sanitarios semejante a cómo se procede en la actualidad.

Afortunadamente la anterior concepción es agua pasada y nuestra sociedad avanza rápidamente siguiendo unos criterios o protocolos en la higiene de los animales de compañía, al mismo tiempo que predomina un ánimo de procurar su bienestar, facilitando los cuidados y mimos que realmente precise nuestra mascota; debido al agitado ritmo de vida que llevamos y teniendo en cuenta la cierta especialización que requiere la manipulación de muchas mascotas, estos cuidados no siempre pueden ser llevados a cabo por los propietarios, en el caso que nos ocupa, surge el papel del profesional especializado en peluquería canina, para su formación, existen cursos de peluquería canina, generalmente incorporan módulos relacionados con la peluquería felina, de esa manera la formación es más completa y el futuro estudiante tendrá mejores conocimientos para poder realizar trabajos relacionados con la estética felina.

¿Qué se aprende en los cursos de peluquería canina?

En los cursos de peluquería canina se aprende las diversas técnicas de cortes de pelo en perros y gatos, también se dan las pautas necesarias para poder manejar sin dificultad a las mascotas, sin olvidarnos de la higiene y cosmética que va a precisar el animal: cortes de uñas, limpieza de ojos y oídos, cepillados, lavado y secado.

La peluquería canina además de proporcionar una buena estética, tiene un papel muy importante en la salud y bienestar de nuestro animal de compañía. Así tenemos, en el caso del perro, que en función de las características de su manto, se pueden aplicar determinadas técnicas englobadas bajo el concepto de trimming. En los animales de pelo largo, el cepillado es de gran importancia, de no hacerlo con la frecuencia adecuada, corremos el peligro de que el manto se deteriore por la formación de nudos, téngase en cuenta que en ocasiones los nudos se compactan y no dejan respirar la piel, produciendo enfermedades tales como dermatitis, urticarias, eccemas, incluso la proliferación de bacterias hongos y levaduras.

En los perros de pelo medio-corto pero abundante, como pueden ser los nórdicos, pastor alemán, mastín … aunque no con tanta frecuencia, el cepillado también es muy importante, dado que necesitan nuestra ayuda para poder desprenderse de el pelo muerto especialmente en época de muda.

Las uñas, si no son cuidadas y cortadas, podrían terminar clavándose en las almohadillas plantares, sobre todo en animales que no hacen ejercicio; igualmente los ojos y oídos también necesitan ser revisados y limpiados para evitar o prevenir patologías relacionadas con una falta de higiene.

En definitiva, poner en práctica lo anterior es posible gracias al curso de peluquería canina que podremos encontrar en centros docentes especializados en ese sector; el método de aprendizaje se base en una formación teórica y otra práctica, ésta última de gran utilidad para una toma de contacto con los animales, aprender a manipularlos y asimilar en profundidad lo estudiado en las clases teóricas.