Estás aquí: Inicio » Cuerpo humano » Ojo humano, partes o estructuras, cómo funciona

Ojo humano, partes o estructuras, cómo funciona

Ojo humano, partes o estructura

La raza humana posee cinco sentidos (audición, tacto, gusto, vista y olfato) que le ayudan a recabar información, lo que hace posible que pueda comunicarse y emitir una respuesta a los estímulos externos. Para ello, utiliza órganos sensoriales que están repartidos por todo el cuerpo y en nuestro caso analizaremos al ojo humano.

El ojo es uno de los órganos más complejos del cuerpo humano, posee diferentes partes con funciones específicas, además se constituye de líquidos especiales que mantienen su forma. Dicho órgano también es conocido con el nombre de globos oculares y en nuestro artículo aprenderemos a detalle cada una de sus partes, la función y cómo funciona tan importante órgano.

Definición y características

El ojo es un órgano sensorial del sentido de la vista, posee una forma casi esférica y está inserto en unas cuencas óseas que le ofrecen protección denominadas órbitas. Dichas órbitas se ubican en la parte delantera o anterior del cráneo; por lo tanto, el cuerpo humano posee un par de ojos. Los músculos (4 músculos rectos y 2 oblicuos) denominados músculos extraoculares, permiten que el ojo pueda moverse en varias direcciones.

En cuanto al tamaño se ha logrado establecer que el ojo humano mide 25 mm de diámetro y un peso equivalente a 7 u 8 gramos. Está constituida por tres capas, cada una con diferentes estructuras y en su interior también poseen un líquido y una sustancia viscosa denominados como humor acuoso y humor vítreo, respectivamente.

Función del ojo humano

Como ya se puede deducir, la función del ojo humano es permitir la visualización y captura de imágenes con la finalidad de enviar la información vía sistema nervioso hasta la zona de interpretación del cerebro, de esta manera se obtiene la capacidad de la visión, lo que permite deducir lo que hay en nuestro alrededor.

Este proceso es posible gracias que los ojos son sensibles a la luz y con ayuda de algunas partes, así como de células especializadas y sensibles llamadas conos y bastones, pueden transformar y transmitir mediante impulsos nerviosos la información recibida a través del nervio óptico.

¿Cuáles son las partes del ojo humano?

Como hemos mencionado, los ojos son órganos de una conformación compleja, pero con los estudios realizados al mismo se ha podido comprender cada una de las partes que los conforman, en nuestro caso revisaremos cada una de ellas empezando de fuera hacia adentro.

En la primera línea de conformación están tres capas del ojo humano, capas llamadas como esclerótica, úvea y la retina, cada una con características y funciones propias.

Esclerótica

Se considera la capa más externa del ojo, a simple vista se observa como una cobertura de color blanco, razón por la cual es denominada como el blanco del ojo o la parte blanca del ojo.

La esclerótica es una capa dura y resistente, compuesta por fibras de colágeno y tiene como función proteger las partes internas del ojo, ayuda a dar forma al mismo y mantiene la presión interna, esta capa está pegada o mejor dicho es continua con la córnea, llega hasta el nervio óptico en la parte trasera y está recubierta por la conjuntiva.

Córnea: es un tejido que se encuentra en la parte anterior del ojo y como ya se nombró está ubicada continuamente con la esclerótica, pero su diferencia radica en que la córnea es totalmente transparente y posee una curvatura natural a modo de cúpula, lo que la convierte a la córnea en uno de los lentes con mayor potencia del sistema óptico.

La función de la córnea, en primer lugar es brindar protección a las partes inmediatas detrás de él que son el iris y el cristalino, pero fundamentalmente deja atravesar la luz enfocándola hasta la retina y así lograr que el ojo pueda ubicar los objetos para obtener las imágenes. Datos importantes es que en la córnea es donde se dan los problemas de visión más comunes entre ellos la miopía e hipermetropía.

Úvea

Es la capa intermedia del ojo, se caracteriza por su color oscuro con alta irrigación sanguínea, en las estructuras que la constituye están el iris, coroides y el cuerpo ciliar, estructuras que le proporcionan diversas funciones.

Iris: es la parte colorida del ojo, se sitúa en la parte anterior de la úvea y en su centro se encuentra la pupila, el iris del ojo es totalmente redondeado y la acción primordial es regular la cantidad de luz que entra hasta la retina. Esta acción la realiza aperturando o cerrando el diámetro de la pupila que es el orificio por donde pasa la luz, mediante el uso de dos músculos, llamados músculo dilatador (abre la pupila) y el músculo esfínter del iris que realiza la acción contraria, es decir, reduce el tamaño de la pupila.

Coroides: entre la esclerótica y la retina se encuentra la coroides, con elevada presencia de vasos sanguíneos y un color negro brillante en su capa externa. Realiza dos funciones importantes, la primera de ellas, por su pigmentación oscura, absorbe la luz directa evitando que se produzca una reflexión, lo que provocaría una imagen borrosa; por su parte, la otra función, por su alta irrigación, le proporciona a la retina los nutrientes y oxígeno necesario para su funcionamiento.

Cuerpo ciliar: resulta de un engrosamiento de la coroides y se ubica al borde exterior del iris, está integrado por tres estructuras, llamadas músculo ciliar, procesos ciliares y zónula ciliar. Entre los roles que cumple se encuentran la producción de humor acuoso, los procesos de acomodación y el enfoque de cerca de las imágenes del cristalino.

Retina

También es conocida como túnica neural, esta importante capa está compuesta en su parte externa por un epitelio pigmentario e internamente por la retina neurosensorial. Se considera la parte más delicada del ojo y tiene como función transformar las imágenes que llegan en estímulos nerviosos, las cuales serán transmitidos al cerebro a través del nervio óptico.

Conos, bastones, mácula y fóvea

En la retina se distinguen las células fotorreceptoras conocidas como conos y bastones, los conos son los encargados de propiciar la visión en colores, mientras los bastones lo hacen en blanco y negro.

Otro punto importante de la retina es la mácula, sitio que posee gran cantidad de células fotorreceptoras proporcionando la vista fina, es decir, distinguir detalles como el rostro o poder leer. También se encuentra la fóvea o sitio exacto donde se forman las imágenes, por lo tanto es el punto de mayor agudeza visual y resolución.

Otras estructuras

Cristalino: es una lente ubicada detrás del iris y es biconvexa, el objetivo o función principal es lograr el enfoque correcto de las imágenes (visión de cerca y lejana), por lo que se puede achatar o curvar con la ayuda de los músculos que provienen del cuerpo ciliar.

Humor acuoso: es un líquido totalmente transparente, que se ubica en el espacio que existe entre el cristalino y la córnea. Como función de este líquido está llevar nutrientes y oxígeno a estas estructuras.

Humor vítreo: es una sustancia que al contrario del humor acuoso presenta una consistencia gelatinosa, es incolora y se encuentra en la parte posterior del ojo, específicamente llena el espacio comprendido entre la parte posterior del cristalino y la retina. Mantener y dar forma al órgano son sus roles importantes, a la vez que brinda protección a las estructuras internas.

¿Cómo funciona el ojo humano?

Como ya se ha descrito el ojo humano posee diversas estructuras, todas con características y funciones necesarias para lograr obtener el sentido de la vista. A grandes rasgos el ojo funciona de la siguiente manera:

La luz exterior con la información de la imagen pasa a través de la córnea, que por su forma curva desvía los rayos directamente hasta el iris en donde por efecto de la pupila será controlada la cantidad que pasara a través de la misma.

Una vez que la luz penetra entra en contacto con el cristalino y posteriormente es dirigida hasta la retina, donde es captada por las células fotorreceptoras formándose en esta una imagen invertida.

Cuando la luz hace contacto con la retina se producen las señales eléctricas, que se enviarán como impulsos nerviosos por el nervio óptico hasta la parte occipital del cerebro donde será interpretada.

Esquema o resumen del ojo humano

Referencias

  • Ferreruela, R. (2007).
  • Mas Freixa, M. (2017).
  • Oyster, C. (1999).
  • Willoughby, C.; Ponzin, D.; Ferrari, S.; Lobo, A.; Landau, K.; Omidi, Y. (2010).