Estás aquí: Inicio » Cuerpo humano » Diferencias entre aparatos y sistemas, también sus semejanzas

Diferencias entre aparatos y sistemas, también sus semejanzas

Diferencias entre aparatos y sistemas
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Todos los seres vivos, entre ellos el ser humano, presentan niveles de organización, los cuales garantizan un funcionamiento corporal apropiado desde el punto de vista fisiológico como anatómico, esta organización se ha clasificado en distintos niveles o peldaños, siendo los sistemas y aparatos unos de los últimos en ella, por medio de esto se ha logrado la comprensión de todos los procesos corporales, así como su integración. Por esta razón creemos relevante clasificar las diferencias entre aparatos y sistemas, sin que de esa manera presten a confusión.

Durante la clasificación de los niveles de organización en lo que respecta al cuerpo humano, han surgido algunas controversias sobre los términos utilizados para definir algunos procesos, tal caso se da en el uso entre los términos de aparatos y sistemas. En la literatura podemos encontrar en muchas ocasiones como se utiliza ambos términos de forma indistinta, es decir, sin distinguir alguno para referirse a estos niveles de organización, mientras que otros autores los separan esgrimiendo algunas diferencias entre ellos. En nuestro artículo abordaremos las principales diferencias entre aparatos y sistemas del cuerpo humano, así como algunas de sus semejanzas implementando los conceptos básicos para mayor entendimiento.

¿Qué son los aparatos y sistemas del cuerpo humano?

Como ya se mencionó tanto aparatos como sistemas son eslabones dentro de la organización corporal de los entes vivientes, cada uno encargado de funciones específicas en mayor o menor grado de sincronización con los órganos del cuerpo. Al conceptualizar estos dos términos comenzamos a ver las primeras diferencias entre aparatos y sistemas, en específico los sistemas y aparatos del cuerpo humano se definen de la siguiente manera:

Sistemas: en el ámbito biológico se denomina de esta manera al conjunto de órganos asociados y relacionados entre sí que cumplen una tarea específica, de forma general, se considera que los órganos que componen un sistema están constituidos estructuralmente por tejidos iguales, lo que quiere decir que son órganos homogéneos. En cuanto a la etimología, se tiene que el término sistema surge del latín systēma que hace referencia a la unión de elementos de manera organizada.

Aparatos: Al igual que los sistemas, los aparatos del cuerpo humano están conformados por la unión de una serie de órganos, que aunque no comparten el mismo origen y estén constituidos por tejidos diferentes, realizan una función con un objetivo en común, los aparatos pueden estar conformados por varios sistemas. Etimológicamente la palabra aparatos proviene del latín apparātus y hace alusión a la agrupación de varios elementos que poseen un objetivo común.

Semejanzas entre aparatos y sistemas

Antes de iniciar el nombramiento de las diferencias entre aparatos y sistemas, se hace necesario nombrar las semejanzas que estos poseen y que han llevado a confundir estos términos. En primera instancia, se puede mencionar que tanto sistemas como aparatos son indispensables para el correcto funcionamiento del cuerpo, ya que cumplen funciones vitales como nutrición, desplazamiento, reproducción entre otros. En esta línea, los aparatos y sistemas pueden asociar varios órganos que le permiten llevar a cabo una función determinada.

Principales diferencias entre aparatos y sistemas

Como ya hemos venido estudiando, las diferencias entre aparatos y sistemas del cuerpo humano comienzan desde la conceptualización de los términos, en donde se da a entender el rango en el que cada uno de ellos participa y el origen de sus componentes, a partir de ello podemos deducir diferencias significativas que a continuación mencionaremos.

Los sistemas pueden manejar determinados órganos del cuerpo, pero estos siempre guardan relación en varios aspectos, el más importante es que los integrantes de un sistema provienen siempre de la misma hoja germinativa, es decir, se afirma entonces que están constituidos de forma mayoritaria por un mismo tejido. Por su parte, los aparatos también pueden reunir varios órganos, pero con una visión más amplia, es decir, un aparato puede estar compuesto por un grupo de órganos que provienen de hojas germinales distintas y están constituidos por tejidos distintos.

Los sistemas no se subdividen en otros sistemas, mientras que un aparato puede estar constituido por más de un sistema.

Otra de las diferencias entre aparatos y sistemas guarda relación con los roles que cada uno cumple o lleva a cabo, para el caso de los sistemas, cada uno efectúa funciones particulares y enfocadas en una acción determinada. Por su parte, los aparatos, al estar constituidos por órganos de génesis heterogéneo y que pueden incluirse en distintos sistemas, poseen roles ampliados, todos ellos comprometidos en lograr una función en común importante del organismo.

Ejemplos para una mejor comprensión

Una vez establecidas las discrepancias o diferencias entre aparatos y sistemas, se hace mención a los que constituyen al ser humano y se describen algunos de ellos para comprender de mejor manera su estructuración.

De acuerdo a la definición y las características delimitadas se establece que los sistemas del cuerpo humano son el tegumentario, óseo, muscular, nervioso, endocrino, inmunitario y también el circulatorio. Veamos algunos ejemplos de sistemas.

Sistema tegumentario: abarca el órgano más visible o piel, también se incluyen en el los pelos y las uñas, así como las glándulas que se localizan en es ella (sudoríparas y sebáceas). Su principal función es delimitar el organismo con el exterior, dándole protección además de regular la temperatura y expulsar desechos.

Sistema endocrino: la constitución del sistema endocrino se basa en varias glándulas cuyo fin es la producción de hormonas para regular las funciones corporales, entre ellas tenemos la pineal, pituitaria, timo, tiroides, paratiroides, suprarrenales, páncreas, además de las gónadas.

Sistema nervioso: en la conformación de este sistema está la médula espinal, el encéfalo, los nervios y órganos de los sentidos. Este se encarga de reaccionar y propiciar las actividades corporales a través de impulsos nerviosos, puede detectar los cambios internos y externos con el fin de generar los cambios necesarios para el buen desempeño del organismo.

En cuanto las partes del cuerpo humano que se definen como aparatos tenemos: al digestivo, locomotor, respiratorio, excretor y reproductor. En este caso, se citan algunas ejemplos de aparatos.

Aparato digestivo: comprende órganos diversos que comienzan desde la boca y terminan con el ano. Órganos como glándulas salivales, hígado, vesícula biliar, o el propio páncreas, igualmente son sumados a este aparato; todos juntos trabajan en función de procesar los alimentos y obtener nutrientes.

Aparato locomotor: que cumple la función de dar movilidad al cuerpo, como hace referencia su nombre, se constituye del sistema muscular, óseo y nervioso el cual coordina los movimientos.

Aparato excretor (o urinario): su rol es la eliminación de los desechos y toxinas, mantiene el equilibrio mineral y ácido-base del cuerpo. Riñones, uréteres, vejiga y también la uretra son sus constituyentes.

Referencias

  • Kandel, E.; Schwartz, H.; Kessel, T. (1991).
  • Reiriz, J. (2015).
  • Tortora, G.; Derricskon, B. (2006).
  • Yocochi, C.; Rohen, C.; Weinreb, E. (1981).