Ser vivo: concepto, características y clasificación

Ser vivo
emmanuelle bonzami (sp.depositphotos.com)

Desde la antigüedad se ha tratado de dar un concepto que logre separar a la materia inerte de los seres vivos, regresando un poco a la historia vemos como en los tiempos de Aristóteles se empezó dar un concepto de ser vivo, el cual de manera filosófica intentaba explicar el contexto de la vida, dándole a esta un carácter de principio o fuerza vital interna, que hace que el que la posee pueda realizar las actividades propias de un ser vivo.

Al día de hoy sigue siendo controvertido emplear un concepto único para definir un ser vivo, ya que como veremos más adelante, algunos seres encajan perfectamente en él, mientras otros, que muchos autores ya catalogan como ser vivo, se escapa de este concepto.


Concepto de ser vivo

El concepto actual de ser vivo nos dice que estos seres son un conjunto cuyo diseño de organización es compleja, en el cual interviene una serie de factores como la comunicación a través de pequeñas moléculas, que interactúan con cada una de las unidades mínimas de la vida como lo son las células, además tienen la capacidad de crecer, respirar, adaptarse, reproducirse dando descendencia fértil para posteriormente morir.

El anterior concepto nos da entender que la unidad mínima que posee vida son las células, hecho que discrepan muchos investigadores, ya que no se podría incluir a los virus, puesto que en su estructura no poseen células, sin embargo realizan otras funciones y características de los seres vivos que comentaremos a continuación.

Características de los seres vivos

Como se nombró anteriormente, para que algún ente sea considerado como organismo vivo debe cumplir varias características por el que se le puede identificar. Estas características son las siguientes:

Organización

Los seres vivos se pueden organizar anatómicamente en estructuras tanto simples como complejas, debido a la diversidad existente.

Las estructuras simples están integradas por las biomoléculas y sales minerales, las cuales conforman las células, éstas también pueden unirse para pasar de ser organismos unicelulares sencillos a pluricelulares más complejos.

Los organismos unicelulares son aquellos que están compuestos por una sola célula como es el caso de las bacterias, protozoarios y algas, mientras que los pluricelulares están conformados por un gran número de esta células, las cuales se convierten en tejidos, especializándose en algunas funciones para darle paso a los órganos, que a su vez forman parte de todo un complejo que trabaja de manera organizada.

Metabolismo

Esta característica representa el proceso mediante el cual los seres vivos extraen los nutrientes de los alimentos, y en el caso de los organismos fotosintéticos como las plantas y algunas bacterias obtienen energía de la luz solar para la elaboración de macromoléculas, que servirán de alimento a otros seres. Este proceso de extracción y construcción se da a través de procesos bioquímicos en muchos casos procesados por enzimas. En el caso del desdoblamiento de moléculas complejas a sencillas se denomina catabolismo y lo contrario, es decir, la producción de moléculas complejas a sencillas se denomina anabolismo.

Reproducción

Los seres vivos deben tener la capacidad de reproducirse, dando como resultado a individuos con un alto parecido a sus progenitores, los cuales tendrán las mismas cualidades y función reproductiva con la finalidad de que la especie perdure en el tiempo.

Desarrollo

Durante las distintas fases de la vida los seres vivos se desarrollan, pasando en algunos casos por diferentes etapas durante su ciclo biológico hasta completar la adultez. El proceso de desarrollo también se puede medir mediante el grado de crecimiento que pueda tener un individuo.

Homeostasis

Los seres vivos, al mantener un contacto activo con su entorno, deben poder mantener un equilibrio interno a pesar de los cambios que puedan ocurrir en el medio exterior. Este equilibrio le permita llevar una vida sin mayores contratiempos, entre los procesos regulatorios que poseen los seres vivos podemos tomar en cuenta la termorregulación, el equilibrio iónico y de agua denominado en su conjunto osmorregulación.


Adaptación

La adaptación de los seres vivos a distintos hábitat y condiciones ambientales es fundamental para su beneficio, ya que le permitirá vivir en diferentes territorios y así tener más probabilidades de vida.

Clasificación de los seres vivos

Así como es de antigua la búsqueda de la definición de un ser vivo también lo es su clasificación, se ha tratado de clasificar a estos seres de distintas maneras empezando por su composición, desplazamiento o quietud como las plantas, posteriormente se incluyeron características como la utilidad dividiendo a los animales entre salvajes y domésticos.

Gracias al avance de la ciencia se ha podido incluir muchas características adicionales, que ayudan a clasificar a los seres vivos de mejor manera, en este artículo utilizaremos una de las clasificaciones más actualizadas, la cual divide a los seres vivos en ocho grupos, dándole un sentido amplio en el cual se le da cabida a los virus como seres vivos.

La clasificación de los seres vivos es la siguiente:

Animalia: en este reino están incluidos todos los animales que comparte ciertas características en común, entre las cuales podemos mencionar que poseen movimientos, son pluricelulares, sus células son eucariotas, es decir, con un núcleo definido o verdadero y se alimentan de otros organismos vivos.

Archaea: en él está presente organismos unicelulares, que han logrado diferenciarse de otros procariotas como las bacterias gracias a su conformación y habilidad ante ambientes extremos.

Bacteria: está integrado por lo que se considera los organismos más pequeños, unicelulares y procariotas, con variadas formas y reproducción asexual.

Plantae: en el reino plantae están incluidos una gran cantidad de plantas, entre las características principales tenemos que son inmóviles y son organismos autótrofos, eucariotas multicelulares.

Fungi: en este reino se agruparon a todos los hongos, los cuales pueden presentar algunas características de los animales y las plantas, son organismos eucariotas, pluricelulares, heterótrofos, con pared celular de naturaleza quitinosa.

Chromista: los representantes de este reino son algunas algas, que se han logrado diferenciar de las plantas, los protozoos y los hongos, dependiendo del grupo pueden presentan características parecidas a los organismos anteriormente mencionados, pueden ser organismos unicelulares o pluricelulares, con pared celular compuesta por celulosa.

Protozoa: los protozoos son organismos unicelulares y eucariotas primigenios, que agrupa a todos aquellos organismos que han logrado separarse de los reinos animalia, plantae y chromista. Entre sus características principales podemos mencionar su variedad de formas y nutrición, algunos son de vida libre, mientras que otros parasitan otros seres vivos.

Virus: para algunos investigadores estos entes no son considerados seres vivos, puesto que en su conformación carecen de la unidad estructural que es la célula, su cuerpo solo está integrado por una cubierta de naturaleza proteica y en su interior un ácido nucleico, además de carecer de otras características de las mencionadas anteriormente, pero son capaces de realizar su proceso reproductivo, produciendo copias de ellos mismos cuando infectan a otros seres, de esta manera logran perpetuarse en el tiempo.

Referencias

  • De Juan. (1999)
  • Delgado, M.; Hernandez, J. (2015)
  • Parra, C.; Wolman, S. (2007)
  • Puican, C. (2009)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *