Orgánulos celulares no membranosos: Parte II – Estructura celular

Estructura celular, orgánulos celulares no membranosos
Estructura celular, orgánulos celulares no membranosos

Como continuación al tema anterior en el que estudiábamos los orgánulos celulares membranosos, en este tema estudiaremos los orgánulos celulares no membranosos. También hacemos referencia a la estructura celular.

Orgánulos celulares no membranosos

Los organelos u orgánulos celulares no membranosos lo constituyen el citoesqueleto, Centrosoma, cilios y flagelos, pared celular y el Glicocálix.

Citoesqueleto

El citoesqueleto se conforma por una red de filamentos que se interconectan y que sirven como sostén o esqueleto de la célula, manteniendo la forma celular y reagrupándose para permitir el movimiento y posición de los orgánulos durante los procesos de división celular, se encuentra en todas las células eucariotas. Está formado por tres tipos diferentes de filamentos.

Microtúbulos

Los microtúbulos son fibras en forma de tubos huecos de un grosor de 25 nanómetros formados por una proteína globular llamada tubulina, que se constituye de dímeros con dos conformaciones la alfa tubulina y la beta tubulina.

Los microtúbulos son la base del microesqueleto, además de mantener la forma celular, permiten realizar el movimiento de la célula y de los organelos celulares en el citoplasma. Durante la división celular los microtúbulos forman los usos mitóticos. También forman parte de los flagelos y los cilios.

Los microtúbulos se encuentran en todas la células eucariotas animales y vegetales a excepción de los eritrocitos de mamíferos. Forman el citoesqueleto de las neuronas en asociación con los filamentos intermedios.

Filamentos intermedios

Los filamentos intermedios tienen un grosor de entre 8 y 10 nanómetros, están formados por proteínas filamentosas.

Su función está relacionada con el tipo de célula a la que pertenecen, por ejemplo en células epiteliales forman filamentos de queratina, en neuronas forman los neurofilamentos, en células musculares los filamentos de desmina, dan estabilidad a las células que forman epitelios y forman proteínas estructurales en la piel y el cabello.

Microfilamentos

Los microfilamentos son orgánulos celulares no membranosos que están conformados por dos proteínas en forma de filamentos: la miosina y la actina.

Su función además de mantener la forma de la célula es hacer parte estructural de las microvellosidades, producir los pseudópodos y las corrientes citoplasmáticas.

Durante la división celular los microfilamentos son los encargados de formar el anillo de estrangulamiento que permite que las dos células formadas se separen.

Centrosoma

También denominado citocentro es el centro dinámico de las células tanto animales como vegetales, de él dependen tanto los movimientos externos de cilios y flagelos como los internos de los orgánulos durante la división celular a lo largo del huso acromático.

Cilios y flagelos

Los cilios y flagelos son orgánulos celulares no membranosos que constituyen prolongaciones móviles del citoplasma, se diferencian en su cantidad y longitud, pero no en su grosor. Los flagelos son largos y se encuentran en número reducido, generalmente uno o dos por célula, mientras que los cilios son cortos y aparecen en gran cantidad.

Pared celular

La pared celular es una cubierta rígida que rodea a las células vegetales. La pared celular de las células vegetales está compuesta por celulosa, polisacáridos, sales minerales y agua que forman varias capas sucesivas que se forman a medida que la célula crece y aparecen de afuera hacia dentro.

Entre sus funciones se encuentran conferir rigidez y forma a la célula, conectar a las células, regular el intercambio de sustancias, impermeabilizar ciertos tejidos como hojas y frutos y ayudar a la defensa contra patógenos.

Glicocálix

Está presente solo en células animales y permite que estas permanezcan unidas entre sí, el glicocalix se compone de glucolípidos, polisacáridos y glucoproteínas. Estos orgánulos celulares no membranosos tienen como función, además de ayudar a mantener la forma de la célula, servir para el reconocimiento y adhesión celular.

Estructuras celulares

Las estructuras celulares son el núcleo, nucléolo, los cromosomas y ribosomas.

Núcleo

El núcleo es generalmente el organelo celular que es más conspicuo, está rodeado por una doble membrana celular que se denomina membrana nuclear, esta membrana tiene poros que se utilizan para permitir el paso de moléculas desde y hacia el citoplasma.

En el núcleo se almacena el material genético denominado ácido desoxiribonucleico ADN. Entre las funciones del núcleo se encuentran el de ser centro de control de la actividad celular, del crecimiento celular, del metabolismo, de la síntesis de proteínas y ADN y la división celular, además de la transcripción y producción de diferentes tipos de ARN.

Nucléolo

El nucléolo es una estructura irregular donde se forma y almacena el ARN, en el nucléolo también está la cromatina que se forma por ADN y proteínas, durante la división celular la cromatina forma los cromosomas.

Cromosomas

Los cromosomas están compuestos por un complejo de proteínas (histonas) y ADN, a este complejo se le llama cromatina, está durante la división celular se organiza en estructuras en forma de cilindro, estos contienen los genes que tienen en su interior codificada toda la información que rige la estructura y actividad celular.

Ribosomas

Son organelos citoplamáticos no membranosos que se pueden encontrar aislados o formando poliribosomas, también se encuentran en el retículo endoplasmático rugoso y a la membrana exterior del núcleo.

Su tamaño es constante, están formados por moléculas de ácido ribonucleico (ARN) que se unen a proteínas, las cuales se organizan en dos subunidades de diferente tamaño que suelen estar separadas y se unen para la síntesis de proteínas. La subunidad mayor se compone de dos o tres moléculas de ARN, y la subunidad menor que solo tiene una molécula de ARN, estas subunidades presentan dos surcos: uno para el ARN mensajero y otra para la proteína sintetizada.

Su función es la de sintetizar las proteínas, en ellos se traduce la información del ARN mensajero colocando a los aminoácidos en la secuencia correcta.

Bibliografía

– Fernández, A. (2017)
– Karp, G. (2005)
– Pacheco, D. (2006)
– Saitz, C. (2005)