Organismos heterótrofos, definición, clasificación y ejemplos

Organismos heterótrofos

La energía requerida por los seres vivos para realizar las funciones vitales, viene proporcionada por las transformaciones bioquímicas que sufren los compuestos orgánicos como inorgánicos. Para la obtención de esta energía, la gran variedad de organismos existente debe alimentarse y nutrirse con el fin de obtener la materia prima de donde se adquirirán los elementos básicos para la elaboración de dicha energía. Los seres vivos pueden adquirir sus nutrientes bien sea de manera autótrofa (elaborada por ellos mismos) o a través de la nutrición heterótrofa, la cual abordaremos en este artículo.

Definición de organismos heterótrofos

En primer lugar la palabra heterótrofa tiene un significado que se compone etimológicamente de dos palabras griegas que son “hetero” cuyo significado es otros y “trofos” que se alimenta. Por lo que al definir a los organismos heterótrofos nos referimos a aquellos que necesitan consumir a otros seres vivos ricos en sustancias orgánicas ya elaboradas, de las cuales logran obtener tanto energía como otros compuestos para su adecuado funcionamiento, ya que a diferencia de los autótrofos no son capaces de elaborar dichas sustancias por sí solos. Para obtener estos compuestos, pueden consumir tanto seres autótrofos como heterótrofos.

Características de los organismos heterótrofos

Las características de los organismos heterótrofos son bastantes evidentes al hecho de que todos ellos necesitan de otro ser vivo para mantenerse con vida. Tampoco pueden por sí solos elaborar sustancias orgánicas para su propio consumo, pero si poseen excelentes sistemas metabólicos para degradar los alimentos y obtener la energía necesaria para sus funciones.

En cuanto a la morfología dependerá de cada especie de los distintos órdenes taxonómicos, ya que hay una gran variedad de estos seres.

Ejemplos de organismos heterótrofos

Como se mencionó anteriormente, existe una gran variedad de organismos heterótrofos distribuidos en los distintos órdenes taxonómicos. Podemos encontrar organismos heterótrofos en el reino Animalia, donde se consideran a todos los miembros de este reino como heterótrofos, también los hay en el reino Fungi que se refiere a los hongos, reino Protista cuyos representantes heterótrofos son protozoarios y en el reino Bacteria están contenidas la gran mayoría de ellas incluidas las patógenas como salmonella spp. y E. coli.

Clasificación

La clasificación de los organismos heterótrofos tiene múltiples variantes y va a depender de los criterios que cada persona desee evaluar bien sea por el tipo de alimento ingerido, el tamaño de las partículas obtenidas o por la forma de obtención de los mismos.

En nuestro caso clasificaremos a los organismos autótrofos por la forma en que estos obtienen su alimento.

Organismos saprobios

En primer lugar están los saprobios que son los encargados de realizar todos los procesos que involucran descomposición, por lo que absorben los nutrientes de aquellos que ya han muerto. Estos organismos al descomponer la materia orgánica contribuyen a que estos compuestos vuelvan a la tierra de manera inorgánica para comenzar de nuevo los ciclos.

Organismos detritívoros

Al igual que los saprobios, los detritívoros contribuyen en el proceso de descomposición de la materia orgánica, alimentándose de estos a través de la succión.

Predadores

En este grupo se encuentran los individuos que se alimentan o nutren de seres, tanto de origen animal como vegetal, pero lo hacen de forma activa por lo que también son llamados herbívoros, carnívoros u omnívoros.

Fotoheterótrofos y quimioheterótrofos

Es necesario señalar que hay microorganismos que pueden obtener energía de la luz solar, pero igualmente para obtener los compuestos orgánicos debe alimentarse de otros seres vivos, estos organismos reciben el nombre de fotoheterótrofos.

Igualmente están lo que aprovechan las moléculas orgánicas sintetizadas por otros para obtener energía y son llamados quimioheterótrofos.

Tipos de nutrición de los organismos heterótrofos

Así como existe una gran variedad de organismos heterótrofos, también hay diferencias en cómo estos individuos pueden adquirir los nutrientes para su posterior uso en la elaboración de energía. Actualmente se conocen tres tipos de nutrición heterótrofa que son:

Nutrición holozoica

En el grupo de la nutrición holozoica entran aquellos organismos que para poder obtener la materia prima para la obtención de energía y compuestos orgánicos para su desarrollo, deben consumir alimentos sólidos, bien sea de origen animal, vegetal o ambos. Para ello, en primera instancia estos especímenes una vez que ingieren el alimento deben ser capaces de digerirlo para posteriormente absorber los nutrientes a través de los diferentes sistemas metabólicos, en ocasiones esta nutrición debe ser complementada con fuentes de origen mineral.

Nutrición saprofita

En este caso los organismos que tienen este tipo de nutrición, obtienen los elementos orgánicos de aquellos individuos que están en proceso de descomposición. Es necesario que los nutrientes se encuentren digeridos o disueltos para poder absorberlos, para ello algunos seres como los hongos vierten en enzimas digestivas para empezar a digerir externamente y obtener los nutrientes necesarios.

Nutrición parásita

Este tipo de nutrición es evidente que se realiza por organismos parásitos que viven a expensas de otros, bien sea interna o externamente. El hospedador realiza los procesos metabólicos para la obtención de energía y el parásito se alimenta de ellos, causando en muchos casos daños a su hospedador.

Autores consultados:

  • Alvarez, A. (2006).
  • Garneau, M.; Vicent, W.; Terrado, R.; Lovejoy, C. (2009).
  • Grossart, H.; Kiorbe, T.; Tang, K.; Allgaier, M.; Yam, E.; Ploug, H. (2006).
  • Pérez-Urria, E. (2009).