Organismos detritívoros, características y adaptaciones, ejemplos

Organismos detritívoros, descomponedores
Organismos detritívoros, descomponedores

Los organismos detritívoros, también llamados descomponedores, se alimentan de residuos de materia orgánica en descomposición (detritos) que procedan de fuentes orgánicas como plantas o animales.

Dentro de este grupo no se consideran: los animales carroñeros que comen animales muertos, los coprófagos que consumen materia fecal, tampoco los que se alimentan de madera denominados xilófagos.


Características de los organismos detritívoros

La característica principal de los organismos detritívoros es que reciclan materia orgánica para los organismos heterótrofos, convirtiéndose en una parte fundamental del flujo de energía a través de los ecosistemas y de las cadenas tróficas.

Estos organismos detritívoros se encargan de descomponer y reciclar los nutrientes cerrando las cadenas tróficas en ciclos, permitiendo la transformación de los materiales orgánicos de los seres vivos a materiales inorgánicos, para que estos últimos puedan ser asimilados por las plantas. De ahí que también se denominen descomponedores.

Adaptaciones de los organismos detritívoros

Los organismos detritívoros se pueden encontrar en todos los ambientes, aunque generalmente se localizan en los suelos. Los que viven en los fondos acuáticos se denominan bentos, entre los que se encuentran muchos grupos biológicos.

Los organismos detritívoros se dividen en saprófagos y mineralizadores.

Organismos saprófagos o saprófitos

Los organismos saprófagos se alimentan de materia orgánica por medio de una digestión extracelular o externa, estos organismos pueden ser saprófitos obligados cuando su única fuente de alimento son los detritos, y facultativos cuando se alimentan de detritos en una parte de su ciclo de vida.

Suelen ser protistas, generalmente hongos y bacterias, que se caracterizan por poseer células con pared, con un tipo de nutrición que es denominada osmótrofa, durante este proceso secretan enzimas capaces de romper las moléculas orgánicas presentes en los residuos, estas moléculas solubles son absorbidas por ósmosis a través de la pared y membrana celular.

Mineralizadores o autótrofos quimiolitrótofos

En este grupo se encuentran las bacterias, las cuales obtienen materia inorgánica de otros organismos y la transforman en sales minerales, que pueden ser asimiladas por otros seres vivos, estas bacterias son las encargadas de cerrar los ciclos de los bioelementos, como el nitrógeno, en todos los ecosistemas.

En los organismos detritívoros mineralizadores se encuentran las bacterias que oxidan nitrógeno y azufre para que sean asimilables por las plantas.

Ejemplos de organismos detritívoros

Algunos ejemplos de organismos detritívoros son los que seguidamente mencionamos entre los que se encuentran animales, hongos y bacterias.


Lombrices de tierra

Son animales con origen acuático, por esta razón la respiración de las lombrices de tierra es cutánea y no resisten los lugares secos, viven en suelos con buena humedad, excavando túneles y mientras los hacen, ingieren partículas de suelo de las que aprovechan como alimento los restos orgánicos que contengan; después de la digestión expulsan desechos nitrogenados ricos también en fósforo y potasio que contribuyen a la formación y nutrición del suelo.

Cochinillas de la humedad

Se trata de crustáceos que se alimentan de desechos vegetales y animales, tiene un aparato bucal que le permite masticar comida sólida como hojas y restos de insectos en descomposición.

Milpies

Son miriápodos que se alimentan de materia vegetal en descomposición, hongos… Tienen un aparato bucal que le permite chupar fluidos de las plantas. Al igual que las lombrices de tierra, estos organismos detritívoros son importantes para la formación del suelo al defecar compuestos nitrogenados, y por su capacidad de fragmentar y descomponer la hojarasca, se ha calculado que los milpiés son los encargados de consumir un 31% de la hojarasca total que se produce durante un año en los bosques.

Cangrejo violinista

Esta especie de cangrejo se alimenta tomando sedimentos, de los cuales adquiere la materia orgánica, que por medio de su digestión transforma en desechos ricos en compuestos orgánicos.

Hongos saprófitos

Los hongos saprófitos desarrollan todo su ciclo de vida sobre materia orgánica inerte, se alimentan solubilizando la materia orgánica por medio de enzimas, que luego de esta digestión externa es absorbida.

Estos organismos detritívoros se especializan en degradar diferentes tipos de materia orgánica en descomposición, los podemos encontrar sobre restos de madera, aunque diferentes especies de hongos atacan este sustrato dependiendo del grado de descomposición; también existen diferencias en las enzimas que utilizan dependiendo si atacan lignina o celulosa.

Otros tipos de hongos crecen sobre el humus, alimentándose de los restos de raíces y tallos de especies herbáceas. Finalmente algunos hongos prefieren (incluso de forma exclusiva) vivir sobre material carbonizado.

Bacterias

Estas bacterias se encuentran en toda clase de ambientes terrestres y acuáticos; en los humanos pueden encontrarse sobre la piel, tracto gastrointestinal y la flora vaginal.

Bacterias nitrificantes y oxidantes de azufre cumplen un papel importante en los ciclos del nitrógeno, azufre y carbono, ya que estos microorganismos utilizan como receptores de electrones a compuestos inorgánicos como los nitratos, sulfatos o dióxido de carbono, produciendo procesos biogeoquímicos como la desnitrificación, reducción de sulfato y acetogénesis.

Bibliografía

– Rojas, C. (2017)
– Scheer, Z. (2012)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *