Organismos autótrofos, cuáles son, proceso de nutrición y ejemplos

Organismos autótrofos

La obtención de energía para el desarrollo y funcionamiento de todos los sistemas fisiológicos de los seres de la biosfera es crucial o indispensable para la continuidad y supervivencia, dicha obtención se logra a través de la alimentación y los distintos procesos metabólicos. Por lo tanto, los diferentes especímenes se han dedicado y especializado en adquirir los mecanismos necesarios que les permitan aprovechar los recursos disponibles de la mejor manera posible, en esta línea abordamos el estudio de los organismos autótrofos.

Los organismos autótrofos son uno de los seres vivos más importantes, y han conseguido una jerarquía o nivel de organización y adaptación que les permite no depender de otros seres vivos para obtener su alimentación y posteriormente transformarla en energía. Es por ello que podemos definir a los organismos autótrofos como aquellos que tienen la capacidad de adquirir su energía mediante la fabricación de su propio alimento a través de procesos anabólicos, es decir, que a partir de sustancias inorgánicas y energía lumínica pueden fabricar moléculas o sustancias de las cuales obtienen energía.

Características de los organismos autótrofos

Los organismos autótrofos presentan una característica principal que engloba a todos los seres de este grupo, radica precisamente en el mencionado potencial que tienen para la síntesis o fabricación del alimento del cual obtienen su energía.

Existen una gran variedad de organismos autótrofos, en donde podemos encontrar cuantiosas formas y tamaños, que van desde organismos microscópicos hasta árboles de gran altura. Muchos de estos organismos tienen pigmentos con los cuales capturan la energía lumínica proveniente del sol y le da colores característicos, siendo el color verde el más abundante y el que se asocia con la alimentación autótrofa, esto gracias a la clorofila que es el pigmento más difundido en la naturaleza y el encargado del proceso fotosintético.

¿Cuáles son los taxones que los agrupan?

A nivel taxonómico podemos encontrar a los organismos autótrofos repartidos en varios taxones, gracias a la gran diversidad de individuos capaces de realizar esta función. Hay una gran representación en el reino Plantae, en el cual están incluidas las algas fotosintéticas, así como plantas no vasculares tales como musgos y hepáticas, las cuales están agrupadas dentro del grupo de las Bryophytas, mientras que las plantas vasculares son todas autótrofas. También hay representación en el reino de las bacterias con varios géneros que pueden sintetizar su alimento por medio de la energía lumínica o a través de sustancias inorgánicas.

Clasificación de organismos autótrofos

Como ya se han mencionado los organismos autótrofos pueden utilizar distintas fuentes para la fabricación de su alimento, de manera que la forma en que estos utilizan estas fuentes y la manera de fijar las moléculas de carbono, podemos clasificarlas según se menciona seguidamente.

Organismos fotoautótrofos

Estos organismos son los que elaboran su alimento a partir del aprovechamiento de la energía lumínica proporcionada por el sol, proceso conocido como fotosíntesis, el cual ocurre en dos fases o etapas, una dependiente de luz y la otra no, la lumínica y la oscura, respectivamente.

De igual manera, los organismos fotoautótrofos pueden realizar este proceso de dos maneras denominadas fotosíntesis aerobia, en la cual aparte de fabricar sus elementos energéticos libera oxígeno, mientras que en la fotosíntesis anaerobia al no utilizar la molécula de agua para el proceso, no se libera oxígeno.

Organismos quimioautótrofos

En este tipo de organismo, la elaboración y producción de energía no depende de la energía lumínica, sino que utilizan compuestos inorgánicos como carbono, hierro, azufre, nitrógeno, entre otros, por lo que la liberación o generación de energía ocurre mediante su oxidación en presencia de oxígeno y oscuridad.

Los organismos autótrofos con capacidad de realizar este tipo de acción son los microorganismos en general bacterias, las cuales reciben su nombre dependiendo de la sustancias que oxiden como ejemplo tenemos:

Bacterias nitrificantes: son aquellas que utilizan el nitrógeno inorgánico para la obtención de energía.

Bacterias del hierro: pueden oxidar el hierro (siderita, limonita).

Bacterias del azufre: pueden utilizar el sulfuro de hidrogeno.

Bacterias de metano: como su nombre lo indican tienen la capacidad de oxidar el metano, liberando dióxido de carbono al ambiente.

Importancia para el mantenimiento de la vida

Tal como lo hemos mencionado, los organismos autótrofos, al fabricar su propio alimento, se convierten en uno de los seres más importantes para el mantenimiento de la vida en el planeta, ya que gracias a ellos es posible que existan otros organismos que no pueden sintetizar las moléculas necesarias para la obtención de energía.

Estos organismos aportan moléculas, necesarias para los procesos metabólicos de aquellos otros llamados consumidores o heterótrofos, para la elaboración de sus componentes celulares y energéticos, además al liberar mucho de ellos oxígeno como parte del proceso, benefician a una gran población que necesitan de este compuesto para realizar la respiración.

Al ser los organismos autótrofos los productores primarios, tienen un papel fundamental en la cadena trófica, ya que se convierten en los primeros organismos en ser consumidos por otros que a su vez servirán de alimento para los siguientes eslabones, manteniendo así un equilibrio entre todos los seres vivos del planeta.

Autores consultados:

  • Henao-Castro, A.; Comba, N.; Alvarado, E.; Santamaría, J. (2015).
  • Ortega, L. (2015).
  • Pérez, M. (2014).
  • Pérez-Urria, E. (2009).