Niveles de organización de los seres vivos ordenados según jerarquía

Niveles de organización de los seres vivos
© Paradais Sphynx

Durante la evolución de los organismos vivos, la organización estructural de sus componentes ha sido un factor clave para su desarrollo y el buen desempeño como seres complejos. Si tomamos en cuenta todos los componentes de los seres vivos, observaremos que su conformación incluye compuestos de diferente naturaleza, muchos de los cuales integran los factores abióticos pero que al unirse con otros, constituyen elementos indispensables para la vida. Es necesario destacar que a medida que se avanza en el nivel de complejidad de los seres vivos, cada nivel inferior es absorbido o utilizado por el siguiente nivel para así conformar organismos de mayor complejidad tanto anatómica como fisiológicamente, así mismo en la naturaleza los seres vivos se organizan de manera que cada uno de ellos cumplen un rol específico, además que contribuyen a la comprensión de la función ecológica que estos poseen. En este artículo estudiamos los diferentes niveles de organización de los seres vivos.

¿Cuáles son los distintos peldaños o niveles de organización de los seres vivos?

Como ya lo hemos mencionado, los seres vivos están constituidos por compuestos de diferente naturaleza, así mismo una vez que han alcanzado su máximo nivel evolutivo estos mantienen un orden ecológico ejecutando cada uno un rol específico para mantener el equilibrio en la naturaleza. Actualmente podemos clasificar los niveles de organización de los seres vivos en tres grandes grupos que son: nivel químico, biológico y ecológico, cada uno de ellos se desglosa en diferentes partes que a medida que se va avanzando hacia los seres con mayor complejidad estructural, se van fusionando para hacer individuos completamente funcionales.

Primer nivel de organización de los seres vivos

El primero de los niveles de organización de los seres vivos describe a los factores más primitivos, pero que constituyen la base para la conformación de los siguientes niveles, en este caso estamos hablando del nivel químico. A este nivel pertenecen factores abióticos como son los átomos, los cuales son unos de los constituyentes más pequeños de los componentes químicos, pero que a su vez de la unión de varios de estos átomos dan lugar a lo que se conoce como moléculas, estas moléculas se encuentran dispersas en la naturaleza, pero alguna de ellas conforman la base elemental de los seres vivos y por eso los constituyentes biológicos se les denomina biomoléculas.

Las biomoléculas que constituyen a los seres biológicos, también sufren una pequeña clasificación que nos permite visualizar como la unión de varias van integrando moléculas cada vez con mayor complejidad. En el primer nivel de las biomoléculas encontramos a los elementos químicos básicos, entre ellos están el carbono, el calcio, hierro, nitrógeno, azufre, fósforo entre otros, cada uno de estos elementos se encuentran en diferentes proporciones dependiendo de la utilidad para el organismo.

De la unión de las biomoléculas básicas nacen compuestos de mayor tamaño denominadas biomoléculas inorgánicas y orgánicas, en las inorgánicas se encuentran moléculas simples como el agua y sales minerales y en las orgánicas quienes son exclusivas de los seres vivos podemos nombrar a macromoléculas como las proteínas, lípidos, glúcidos y ácidos nucleicos. Estas macromoléculas a su vez van a conformar elementos esenciales para la vida biológica tales estructuras y organelos (pared celular, membranas, ribosomas), los cuales serán fundamentales en el próximo nivel.

Segundo nivel de organización de los seres vivos o nivel biológico

Entre los niveles de organización de los seres vivos, el segundo nivel que estudiaremos a continuación es definido como el nivel biológico, este se encuentra constituido por los factores bióticos, empezando por los peldaños más básicos como lo es la conformación de la célula.

Como ya lo hemos nombrado el primer eslabón en el nivel biológico lo ocupa la célula (ver), esta pequeña unidad de vida es considerada como la unidad básica y fundamental en que todos los seres basan su composición, además cumplen con funciones fisiológicas y reproductivas. Tan elemental es que a pesar de todos los años de evolución de los seres vivos, aún muchos de ellos están conformados por una sola célula, estos organismos son los unicelulares.

Los organismos unicelulares como bacterias (más información) y protozoarios, presentan dentro de su única célula, toda la maquinaria que necesitan para sobrevivir, entre ellos la composición supramolecular de su estructura y los organelos que cumplen funciones importantes dentro de estos. Estas células pueden ser de tipo eucariota o procariota, siendo las eucariotas las más evolucionadas y se pueden dividir en células animales y vegetales.

Siguiendo los niveles de organización de los seres vivos, las células eucariotas pueden unirse para formar organismos pluricelulares los cuales poseen un nivel de organización mayor que se pueden clasificar de la siguiente manera:

En primer lugar la agrupación de estas células conforman tejidos, estos tejidos se caracterizan por que están formados por miles de células que provienen de un mismo origen y además realizan una misma función, ejemplo de estos los tejidos son el tejido epitelial, tegumentario, óseo, muscular, sanguíneo, entre otros.

De la misma manera la unión a nivel tisular pueden conformar órganos, cuya finalidad es la realización de una actividad concreta y que resulta fundamental para poder sobrevivir. Entre estos órganos están el corazón, los riñones, el hígado, estómago.

En el mismo sentido de los niveles de organización de los seres vivos llegamos a los sistemas, esta organización propia de los organismos pluricelulares se basa en que algunos órganos que están constituidos por los mismos tejidos, realizan funciones particulares y diferentes. Entre ellos se encuentra el sistema muscular, sistema óseo, sistema respiratorio.

Acercándonos ya al último eslabón evolutivo de los niveles de organización de los seres vivos siguen los aparatos, que en ocasiones puede confundirse con los sistemas, los aparatos son producto de la integración de los órganos con diferentes estructuras y origen quienes en conjunto llevan a cabo una función determinada. Como por ejemplo el aparato digestivo, en donde distintos órganos como dientes, estómago, lengua, hígado están coordinados para realizar el proceso de la digestión de los alimentos.

Finalmente, de la integración coordinada de todos los niveles inferiores anteriormente explicados, nace lo que se considera como un individuo, con características únicas y con capacidades extraordinarias de adaptación a diferentes factores tanto bióticos como abióticos.

Tercer nivel de organización

Una vez que el individuo está formado, la interacción con otros seres vivos tanto iguales, es decir, de la misma especie como diferentes, así como con la naturaleza, nos lleva al último de los niveles de organización de los seres vivos, que recibe el nombre de organización ecológica y nos ayuda a comprender la utilidad, la función y la importancia de los individuos en la naturaleza.

Una vez conformado el individuo, este se puede asociar con otros para formar una población, esta tiene como carácter su integración o conformación por individuos de la misma especie que comparten un espacio físico, manteniendo interacciones entre sí como la reproducción.

Cuando se unen poblaciones de individuos de diferentes especies, que además interaccionan entre sí, se conforma una comunidad, esta comunidad da lugar a los ecosistemas en donde hay interacción con los factores bióticos y abióticos, además de formar parte de los flujos de energía a través de las redes tróficas.

Como resultado final de los niveles de organización de los seres vivos, se conforma la biosfera en donde se juntan todos los ecosistemas del planeta tierra, incluyendo los factores abióticos con lo que los seres vivos interactúan.

Autores consultados

  • Abdel, M. (2017).
  • Brunetti, A. (2014).
  • Carrillo, D. (2020).
  • Costas, G. (2016).