Distribución de las especies, factores determinantes

Distribución de las especies

La distribución de las especies es definida como el espacio geográfico en el cual un conjunto de seres de la misma especie consigue asentarse o establecerse de manera que puede interactuar, tanto con el ambiente como con otros seres vivos.

La delimitación de un espacio en la que se distribuye una especie se puede basar tanto en la cantidad de individuos que hacen vida en este espacio, así como la ubicación y el tiempo que estos pasan en esa zona. Es necesario destacar que la delimitación del espacio en que viven algunas especies por lo general es compleja, ya que no son continuos o permanecen estables en un solo punto, si no que por diversos factores deben realizar migraciones o buscar otro territorio para vivir.

La búsqueda, asentamiento y colonización de los individuos en un espacio geográfico determinado resulta indispensable para las interacciones, tanto intra como inter-específica, así como con los factores bióticos y abióticos.

La distribución de las especies juega un papel importante en la biología y ecología, ya que de esta distribución se desprenden otros estudios para comprender los distintos procesos y funciones que los ejemplares llevan a cabo para mantener el ecosistema de manera saludable. Como se hizo alusión previamente, la distribución de las especies se guía por distintos factores que mencionaremos a continuación.

Factores que delimitan la distribución de las especies

Para que una especie de cualquiera de los reinos de los seres vivos pueda establecerse en un área determinada, necesita una serie de particularidades o factores que le proporcionen estabilidad para desarrollar sus funciones vitales. Estos factores también pueden ser una limitante en el área total que puede abarcar, ya que al no contar o poseer las facultades para sobrellevar a estos factores deben restringirse a un área reducida que le permita sobrevivir.

Los factores que pueden delimitar la distribución de las especies son cuantiosos y van desde los cambios a nivel del clima, las relaciones con otros seres, la fisiología y hasta la capacidad para dispersarse. Para darle un orden razonable y adecuado se han unificado en dos factores principales, los cuales son los factores bióticos y abióticos.

Factores bióticos

Entre los factores bióticos que pueden determinar la distribución de las especies podemos mencionar las interacciones intra e inter-específicas, en las cuales se incluye la competencia por la búsqueda de alimento y agua, así mismo la lucha por pareja para la reproducción y la posible presencia de depredadores, lo cual presiona a las especies para evolucionar y adaptarse para lograr sobrevivir y establecer un área de vida. La capacidad de una especie para dispersarse es parte fundamental para colonizar nuevos espacios.

Otro factor biótico importante es la fisiología que tiene el ser vivo, ya que de esta depende la capacidad que tiene para adaptarse a ciertas condiciones ambientales, tal es el caso de los animales ectotermos que dependen de la temperatura ambiental para activar correctamente sus funciones fisiológicas.

Factores abióticos

Pueden ser tanto físico como químicos y tienen la característica que carecen de vida. Entre los factores abióticos que tienen incidencia directa sobre la distribución de las especies podemos encontrar a los edáficos que comprenden la utilidad o la calidad del suelo, la cual es indispensable para el desarrollo de las plantas, así mismo podemos encontrar la disponibilidad de agua, la proporción o cantidad de luz natural proveniente del sol, que reciben los organismos que la necesitan para su desarrollo.

De la misma manera la temperatura es un factor clave para delimitar la distribución de las especies, ya que dependiendo de ella y la amplitud de tolerancia, el organismo podrá expandir su presencia en el territorio. Otros aspectos como los factores geomorfológicos, por ejemplo las elevaciones, pueden ser una limitante para los seres vivos, ya que puede cambiar bruscamente las condiciones climáticas. Estos factores también se observan en el mundo acuático incluyendo ríos, mares y océanos, en los cuales además se le unen otros aspectos como la proporción de sales o salinidad y la presión hidrostática, así como la profundidad en la que pueden vivir algunos seres.

Clasificación de la distribución de las especies

Existen varias formas de clasificar la distribución de las especies, siempre tomando en cuenta la capacidad que tienen estas de superar o adaptarse a los factores que pueden actuar como un factor limitante para su desarrollo en distintas áreas. En este sentido la distribución queda agrupada de la forma siguiente:

Distribución cosmopolita

Este tipo de distribución hace referencia a que se puede encontrar en cualquier parte del planeta, siempre y cuando respetando las condiciones básicas de su hábitat natural, pueden ser bastantes tolerantes a los cambios climáticos y las variaciones de temperatura, condiciones que los hace fuerte para poder lograr esta acción.

Distribución endémica

Esta distribución también denominada endemismo, tal como su nombre lo refiere, se trata de aquellas especies que viven exclusivamente en esa área y no se encuentran distribuidas en otro lugar del planeta. Este endemismo también se debe a varios factores como el climático , también las adaptaciones que ha sufrido el organismo para poder explotar los recursos de manera eficiente que se encuentra en una región geográfica determinada.

Otros tipos de clasificación

Hay otros tipos de clasificaciones que hacen referencia a la forma en que las poblaciones de distintas especies se delimitan o distribuyen en un área geográfica determinada, las cuales pueden ser de forma agrupada, uniforme o al azar.

Referencias:

  • Alcaraz, F. (2013).
  • Bravo, J.; Sánchez, G.; Gelviz-Gelvez, S. (2011).
  • Maciel-Mata, C.; Manriquez-Morán, N.; Octavio-Aguilar, P.; Sánchez-Rojas, C. (2015).
  • Peña, M.; Cárdenas, D.; Duque, A. (2010).
  • Silva-López, G.; Abarca, L. (2009).