Estás aquí: Inicio » Ciencias naturales » Diferencias entre plantas y animales, para niños

Diferencias entre plantas y animales, para niños

Diferencias entre plantas y animales
Kostya Klimenko/sp.depositphotos.com/

La naturaleza está compuesta por una gran cantidad de seres vivos, de los cuales son comunes los animales y plantas junto con sus interacciones, siendo esta interacción muy importante para que cada uno de ellos pueda sobrevivir. A simple vista podemos distinguir las diferencias entre plantas y animales debido a que se ven de manera distinta en varios aspectos como tamaños, colores, textura etc., pero también poseen otros criterios importantes con los que se pueden distinguir estando entre ellos el funcionamiento interno, los procesos alimenticios, los movimientos, la respiración y los mecanismos para la reproducción.

Apariencia externa de animales y plantas

Una de las primeras diferencias entre plantas y animales que podemos observar es su apariencia externa y la constitución de su cuerpo, las plantas hay de distintos tamaños, grandes árboles, arbustos de menor longitud, pequeñas hierbas, diferenciándose sus partes como hojas, tallos y raíces. Gran parte de las plantas están formadas por sustancias de consistencia dura que conocemos con el nombre de madera, que brinda firmeza y resistencia contra los efectos de la naturaleza.

Los animales lucen muy diferentes a las plantas, a pesar de que también se consiguen de diferentes tamaños, las formas externas del cuerpo son muy variadas, se pueden encontrar unos que presentan cuerpos más blandos y con aspecto gelatinoso como las medusas, también insectos y gusanos siendo llamados como animales invertebrados. Así mismo están aquellos que poseen estructuras duras a modo de caparazones, tal como lo tienen las tortugas y cuerpos óseos o esqueletos bien formados a los que se conocen coloquialmente con el nombre de animales vertebrados, las aves, peces, reptiles y muchas de las mascotas mamíferos, como son los perros y gatos son ejemplo de ellos.

Diferencias en el movimiento

Otra de las diferencias entre plantas y animales es con respecto al movimiento que tienen, podemos observar que los animales se pueden mover libremente en la naturaleza (salvo lo sésiles en etapa adulta), gracias a que tienen aparatos locomotores que le ayudan a desplazarse, que pueden ser patas para andar en el medio terrestre, aletas si viven en los mares ríos o lagos y alas para poder surcar los cielos como lo hacen la mayoría de las aves. Para lograr un control sobre la locomoción los animales han desarrollados complejos sistemas nerviosos y musculares, sistemas que en las plantas están ausentes.

En cambio las plantas están ancladas a un solo sitio, ellas no poseen aparatos locomotores, sino que sus raíces o rizomas que penetran en la tierra, las mantienen unidas al sustrato en donde crecen y se desarrollan. Sin embargo, las plantas gozan de un pequeño movimiento que les ayuda a crecer de manera adecuada, este movimiento viene dado por los estímulos ambientales, muchas plantas inclinan sus hojas hacia los rayos solares para aprovecharlos al máximo, por lo que este movimiento recibe el nombre de fototropismo, así mismo otros estímulos como la gravedad, el agua y elementos químicos puede hacer que las plantas crezcan en dirección a ellos y se perciba como un tipo de movimiento.

Diferencias entre plantas y animales en la alimentación

Siguiendo con las diferencias entre plantas y animales nos encontramos con la forma en que estos seres vivos se alimentan, comenzando con las plantas debemos recordar que estas no necesitan comerse a nadie para obtener su alimento, ellas logran producirlo gracias un proceso que se conoce como fotosíntesis, es a través de este proceso en que las plantas utilizan la energía del sol, junto a otros elementos para fabricar sus moléculas alimenticias. Es por este proceso que las plantas reciben el nombre de seres autótrofos.

Ahora bien, los animales para poder crecer, desarrollarse y en general mantenerse con vida, dependen de otros seres vivos de los cuales se alimentan, siendo llamados por esta actividad como organismos heterótrofos, ya que no pueden fabricar su alimento. Los animales se dividen dependiendo de lo que coman por ejemplo llamamos herbívoros a los que se alimentan de las plantas y los conocidos como carnívoros que como su nombre lo indica se alimentan de carne. Para poder alimentarse, estos organismos van de un sitio a otro buscando fuentes alimenticias, algo que las plantas no necesitan por ser seres productores.

Diferencias en la respiración

Las diferencias entre animales y plantas también se observan en el proceso de respiración, en donde las plantas utilizan estomas, que son aberturas o poros situados en la superficie de las hojas, estructuras en donde se da el intercambio gaseoso. Mientras que los animales tienen un sistema respiratorio más complejo y que puede variar dependiendo del sitio donde viva, podemos encontrar respiración que se realiza gracias a los pulmones, también hay respiración a través del órgano del tacto, la piel y si viven en el agua pueden respirar a través de las branquias.

Otros sistemas están ausentes y marcan diferencias entre plantas y animales, tal es el caso del sistema o aparato digestivo que está ausente en las plantas, por no necesitarlo, ya que se encargan de fabricar su alimento y no lo procesan. De igual modo, está el aparato circulatorio de los animales, que transporta la sangre y oxígeno a todos los órganos del cuerpo, en las plantas este sistema circulatorio no existe como tal, también están ausentes órganos especializados como los que poseen los animales, pero transportan savia a través de túbulos leñosos.

Diferencias entre plantas y animales en el proceso reproductivo

Finalmente en las diferencias entre plantas y animales podemos nombrar los mecanismos de reproducción, de manera general las plantas se pueden reproducir de dos formas que se denominan sexual y asexual, para reproducirse de manera sexual utilizan las flores, ya que es allí donde se encuentran las partes reproductivas, mientras que de manera asexual solo necesitan parte de otro individuo para formar uno nuevo, es decir, si tomamos parte de una planta (tallo o rizoma) que tenga la propiedad de reproducirse asexualmente y la sembramos, esta crecerá y formara una nueva planta con características idénticas a la original. En cambio en los animales la reproducción es mayoritariamente de tipo sexual, por lo que se necesitan tanto machos como hembras para lograr tener hijos, existiendo casos muy puntuales donde solo algunos invertebrados lo pueden hacer de manera asexual.

Biografía

  • Cerezo, M. (2017).
  • Montes, J. (2019).
  • Parra, C.; Wolman, S. (2007).
  • Ramírez, B.; Goyes, R. (2004).
  • Sotelo, A. (2015).