Diferencias entre organismos autótrofos y heterótrofos

Diferencias entre organismos autótrofos y heterótrofos, cuadro resumen o esquema
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

La clasificación de los seres vivos es un hecho fundamental para establecer diferencias que nos ayudan a identificar las particularidades que tienen los diversos grupos taxonómicos. Una de estas clasificaciones corresponde a la forma de nutrición, dividiendo así a las especies en 2 categorías principales que son los autótrofos y heterótrofos, contando estas con otras subdivisiones que dependen de la forma en la que realicen dicho proceso. En este artículo, abordaremos las diferencias entre organismos autótrofos y heterótrofos, desde su conceptualización hasta la forma en cómo estos grupos logran conseguir su alimento necesario para la obtención de energía, además de nombrar algunos ejemplos de especies de los diferentes reinos biológicos con capacidades autótrofas y heterótrofas.

¿Qué son los organismos autótrofos y heterótrofos?

Como se nombró al principio, las diferencias entre organismos autótrofos y heterótrofos comienzan desde su conceptualización, por lo que a continuación refrescaremos dichos conceptos antes de indagar en los detalles de cada proceso.

Organismos autótrofos: se les denominan con este nombre a todas las especies o grupos de ellas que poseen la capacidad de fabricación de su propio alimento, con el fin de obtener energía para sus funciones vitales a partir de él y de esta manera no depender de otros.

Organismos heterótrofos: estos son organismos que al contrario de los autótrofos no puede fabricar su sustento, por lo tanto, van a depender de otros para obtener los nutrientes necesarios para los procesos metabólicos.

¿Cuáles son las diferencias entre organismos autótrofos y heterótrofos?

Las diferencias entre organismos autótrofos y heterótrofos son variadas, lográndose identificar 4 diferencias principales, las cuales hacen alusión en la manera de cómo estos individuos obtienen su alimento, los procesos metabólicos que realizan, la fuente de energía y las estructuras que utilizan para captar dicha energía.

Obtención del alimento

Comenzamos con una de las primeras diferencias entre organismos autótrofos y heterótrofos, que es la forma en que estos obtienen su alimento. Como ya se ha mencionado los organismos autótrofos no necesitan de otros seres vivos para lograr sobrevivir, sino que son capaces de elaborar sus compuestos alimenticios a partir de la fijación de carbono inorgánico presente en la naturaleza, la elaboración de compuestos orgánicos se da gracias a procesos como la fotosíntesis y la quimiosíntesis. Estos organismos también son conocidos con el nombre de productores.

Por su parte los organismos heterótrofos, deben consumir a otros organismos vivos para obtener las partículas alimenticias necesarias para su desarrollo, ya que estos no pueden fabricar su alimento (como es el caso de los autótrofos), estos seres son denominados también como consumidores y utilizan los compuestos fijados por los productores u otros seres heterótrofos para construir sus moléculas.

Diferencias entre organismos autótrofos y heterótrofos en relación al metabolismo

La segunda diferencia entre organismos autótrofos y heterótrofos corresponde a los procesos metabólicos que se llevan a cabo en ellos. Aunque en ambos grupos se dan procesos anabólicos y catabólicos, existe una marcada diferencia en el proceso anabólico que explicaremos a continuación.

El proceso anabólico de los autótrofos se caracteriza por la capacidad que tienen de construir moléculas de naturaleza orgánicas simples como son los aminoácidos, ácidos grasos, entre otros, a partir de otras sencillas inorgánicas (CO2, H20 y sales). Este proceso anabólico es exclusivo de estos organismos.

Por su parte, los organismos heterótrofos para construir moléculas orgánicas complejas como proteínas, lípidos, polisacáridos y otras necesarias para su funcionamiento, no lo pueden hacer a partir de moléculas inorgánicas, sino que las toman de otras moléculas orgánicas sencillas que provienen de otros individuos o del anabolismo al que son sometidas las partículas que son ingeridas por estos.

Diferencias en la fuente de energía empleada

La fuente de energía que utilizan y necesitan para elaborar las moléculas orgánicas también es otra de las diferencias entre organismos autótrofos y heterótrofos. En los organismos autótrofos la energía procede de dos fuentes principales, la primera, que es utilizada por las plantas y otros organismos fotosintéticos, es la energía lumínica proveniente del sol, la cual es captada y transformada en energía química dentro de sus cuerpos, la segunda fuente es química, pero cuya obtención se da por las reacciones oxidativas de elementos inorgánicos tales como el hierro, azufre, nitrógeno. Debido a esto, el grupo de los autótrofos se ha subdividido en dos, denominados como fotoautótrofos y quimioautótrofos.

En el caso de los seres heterótrofos, la energía necesaria para los procesos metabólicos y otras funciones vitales se obtiene mediante la degradación de los nutrientes consumidos, es el proceso que se conoce como respiración celular (energía química). En base a la forma de conseguir los nutrientes por parte de los heterótrofos, se han clasificado en nutrición holozoica, nutrición saprofita y parásita.

Organelos para la captación de energía

Debido a las diferencias metabólicas y en la captación de energía, los organismos autótrofos poseen organelos adicionales o especializados para la captación de la energía, estos son los cloroplastos quienes en su interior poseen pigmentos fotosintéticos como la clorofila, estos pigmentos tienen la capacidad de absorber la luz del sol en diferentes longitudes de ondas para poder ser transformada en energía química. Por su parte, los heterótrofos carecen de estos organelos.

Ejemplos de organismos autótrofos y heterótrofos

Actualmente existe una gran diversidad de organismos autótrofos y heterótrofos, siendo más abundante los heterótrofos, estos lo podemos encontrar en casi todos los reinos entre ellos el Animalia, Protista, Fungi y Bacteria, mientras que los autótrofos se limitan al grupo comprendido en los reinos Plantae (plantas), las propias bacterias (Bacteria) y Chromista.

En los organismos fotoautótrofos están incluidos tanto plantas vasculares como no vasculares, entre los cuales se pueden encontrar vegetales de distinto porte, algas, hierbas, arbustos y grandes árboles de diferentes especies como el pino (Pinus strobus) y el roble (Quercus robur). En los quimioautótrofos se destaca el grupo de las bacterias, como las bacterias nitrificantes y del hierro.

Como ejemplo de heterótrofos holozoicos están los animales domésticos y salvajes (perros, gatos, osos, leones, etc), quienes ingieren alimentos de naturaleza orgánica y sólida para efectuar la degradación, digestión, así obtener los nutrientes y energía para su desarrollo.

También están los heterótrofos saprófitos que involucran a los hongos y bacterias, estos se alimentan de materia orgánica en descomposición, logrando así obtener las moléculas para los procesos catabólicos.

Los heterótrofos parásitos, tal como su nombre lo dice, se constituyen por los organismos parásitos que adquieren su alimento a expensas de otro ser vivo que puede ser animal o vegetal, uno de ellos es Taenia solium.

Referencias

  • Gagneten, A.; Imhof, A.; Marini, M.; Zabala, J.; Tomas, P.; Amavet, P.; Ravera, L.; Ojea, N. (2015).
  • Gómez, L. (2011).
  • Mathews, C.; Van Holde, K.; Ahern, K. (2005).
  • Pérez-Urria, E. (2009).
  • Ramirez, M. (2017).