Diferencias entre bacterias y cianobacterias

Diferencias entre bacterias y cianobacterias
Esquema básico de cianobacteria

Las bacterias y cianobacterias presentan una larga vida evolutiva, en la cual se han presentado muchas controversias para poder incluir estos microorganismos en un solo grupo taxonómico, ya que las cianobacterias presentan variados rasgos tanto de las bacterias, como de las algas, al lograr realizar la fotosíntesis. Actualmente, se han llevado numerosos estudios para poder determinar las características tanto morfológicas, fisiológicas y genéticas con las que se ha tratado de dilucidar de manera más clara las diferencias entre bacterias y cianobacterias, así como de otros microorganismos.

Primeramente se debe tener en cuenta que las cianobacterias están incluidas en el reino Bacteria, conformando dentro de éste, el filo Cianobacterias, por lo tanto, las cianobacterias también son un tipo de bacterias, pero éstas poseen características especiales que las destacan de las bacterias que se conocen típicamente.

Seguidamente exponemos las principales diferencias entre bacterias y cianobacterias.

Diferencias en tamaño

Al observar al microscopio, una de las primeras diferencias entre bacterias y cianobacterias que se puede notar fácilmente es el tamaño. Por lo general, el tamaño de las bacterias típicas rondan los 0,5 y 5 µm de longitud, mientras que el de las cianobacterias es mucho mayor, teniendo una longitud que va de 5 a 20 µm.

Diferencias entre bacterias y cianobacterias en formas y organización

Otras de las diferencias entre bacterias y cianobacterias son las formas y tipo de organización que pueden presentar unas y otras. En lo que corresponde a las bacterias típicas podemos encontrar que pueden presentar formas de coco (esféricas), bacilos (forma de bastón), espirilos (espiral) y vibrio (forma de coma). Mientras que en las cianobacterias la forma en que la podemos encontrar es cocoide y filamentosa.

En cuanto a la organización celular, las bacterias típicas no suelen agruparse para formar estructuras complejas más allá de la conformación de colonias celulares, estas bacterias también pueden unirse para formar pequeñas agregaciones entre las que podemos mencionar a los diplococos y estreptococos, entre otros.

Las cianobacterias, por su parte, tienen un sistema de organización mucho más complejo, en este tipo de microorganismo, las células se juntan para dar forma a estructuras especializadas. Al formar las colonias, las cianobacterias cuentan con una capa gelatinosa que les permite mantener las células unidas, al estar de esta manera podemos encontrar agregaciones en forma de cubo, planas, y también hay formas irregulares cuando el crecimiento no obedece a ningún orden. Igualmente podemos encontrar cianobacterias con células filamentosas que también se pueden ordenar de manera simple y ramificada, al lograr ordenarse en forma ramificada las cianobacterias pueden trabajar en conjunto, por lo que también se les ha denominado organismos pluricelulares.

Como se mencionó anteriormente, las bacterias típicas no suelen asociarse para formar estructuras más complejas, mientras que las cianobacterias al estar unidas realizan una diferenciación celular con lo que pueden compartir el trabajo, lo que permite listar otra de las diferencias entre bacterias y cianobacterias. Las cianobacterias pueden conformar poros para el intercambio de metabolitos, así como heterocistes que son útiles para la captación del nitrógeno, mientras las bacterias típicas no lo hacen.

Estructuras citoplasmáticas

Entre las diferencias entre bacterias y cianobacterias tenemos las estructuras citoplasmáticas que están presentes en cada una. En las bacterias típicas, podemos encontrar que en su citoplasma se encuentra el ADN, el cual no está delimitado por una membrana, también se encuentran plásmidos, ribosomas y enzimas necesarias para el mantenimiento de sus requerimientos.

En el citoplasma de las cianobacterias hay otros tipos de estructuras especializadas que juegan un papel muy importante. Entre estas estructuras podemos encontrar los tilacoides, en los cuales se encuentran las sustancias fotosintéticas como clorofila y algunos carotenoides que les sirve para realizar la fotosíntesis, hecho por el cual son organismos autótrofos. Estas sustancias fotosintéticas son las que les proporciona el color característico verde-azulado, y por las que se ha generado gran controversia con los botánicos al querer incluirlas con las algas (ver algas).

También se encuentran una gran cantidad de vacuolas que dependiendo de su contenido y función recibirán el nombre, tal es el caso de carboxisomas, en esta vacuola es en donde se produce el intercambio gaseoso entre el dióxido de carbono (CO2) y el oxígeno (O2). Estas vacuolas también les permiten flotar o sumergirse en la columna de agua, dependiendo si están llenas de aire o no. Otras de las vacuolas que tienen las cianobacterias son las volutinas que contienen fosfatos, mientras que las cianoficina es la encargada de los compuestos nitrogenados.

Diferencias entre bacterias y cianobacterias en función de su metabolismo

Una de las más notables diferencias entre bacterias y cianobacterias es en su metabolismo para la producción de energía. Existen bacterias típicas que son fotosintéticas, que al igual que las cianobacterias poseen pigmentos de clorofila, pero se diferencia de estas ya que la fotosíntesis es anoxigénica, es decir, no se libera oxígeno al medio. Las bacterias típicas utilizan el sulfuro de hidrógeno como dador de electrones en su proceso fotosintético, liberando al medio azufre. Mientras que las cianobacterias utilizan como dador de electrones el agua, lo que le permite realizar la fotosíntesis oxigénica y liberar oxígeno al medio circundante.

Diferencias en la movilidad

Otra de las diferencias entre bacterias y cianobacterias tiene que ver con la forma de desplazarse cada una. Para lograr moverse, las bacterias típicas han desarrollado una estructura que les permite moverse con agilidad en el medio, esta estructura recibe el nombre de flagelos. Las cianobacterias, en cambio, para lograr moverse pueden utilizar los hormogonios, que son filamentos móviles que le pueden ayudar a deslizarse por las superficies. Las cianobacterias también pueden utilizar poros de unión, mediante los cuales dejan salir a presión una sustancia gelatinosa que hace que realicen movimientos rotatorios.

Autores consultados

– Dirección Nacional de Determinantes de Salud e Investigación, Ministerio de Salud. (2015)

– Gómez, C.; Gutierrez, E. (2016)

– Mondragón, Vicente, E.; Guillenea, J. (1984)

– Peleato, M.; Gómez, C. (2011)