Estás aquí: Inicio » Ciencias naturales » Ácidos grasos, qué son, tipos y ejemplos. Funciones

Ácidos grasos, qué son, tipos y ejemplos. Funciones

Resumen o esquema de los ácidos grasos.

El cuerpo de los seres vivos incluyendo al cuerpo humano, está constituido por una serie de biomoléculas indispensables para su funcionamiento fisiológico, bioquímico e incluso estructural y una de esas biomoléculas son los ácidos grasos.

Forman parte de los lípidos y cumplen funciones importantes en el organismo, razón por la cual en nuestro artículo conoceremos qué son los ácidos grasos, cuales son los tipos que existen, sus funciones y nombraremos ejemplos representativos de cada uno de ellos.

¿Qué son los ácidos grasos?

Al definir ácidos grasos se tiene que son uno de los lípidos más sencillos, se trata de una biomolécula que se constituye por una cadena lineal de carbonos e hidrógenos, también llamadas cadena hidrocarbonada (de tamaños variables que van de 2 hasta más de 20 carbonos), además tienen un grupo carboxilo en uno de sus extremos.

Esta sustancia se distribuye por todo el organismo y forma parte de lípidos más complejos, y a partir de ellas se conforman o darán vida a otras moléculas importantes como las prostaglandinas, las cuales cumplen funciones de señalización de varias funciones fisiológicas, entre ellas controlar la temperatura corporal.

Otro dato importante a destacar es la manera en que estos son nombrados, suele haber diversas nomenclaturas, pero tradicionalmente a estos ácidos se le dan dos nombres, el primero de ellos es el nombre común, de manera que sea más fácil su lectura, y el segundo el nombre sistemático o químico establecido por las reglas de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC).

Ejemplos (nombre común y nombre sistemático)

  • Ácido caprico (n-Decanoico)
  • Ácido láurico (n-Dodecanoico)
  • Ácido palmitoleico (cis-9-Hexadecaenoico)
  • Ácido linoleico (cis,cis-9,12-Octadecenoico)

Tipos de ácidos grasos

La clasificación de estos ácidos deriva de la conformación estructural de su cadena hidrocarbonada, lográndose identificar dos grupos principales llamados ácidos grasos saturados e insaturados.

Ácidos grasos saturados

Los ácidos grasos saturados son aquellos que en su conformación estructural solo presenta enlaces químicos sencillos entre los carbonos que lo conforman (C-C), esto le confiere características propias. En primera instancia son biomoléculas de conformación lineal, esto le proporciona un punto de fusión alto y, por lo tanto, a temperatura ambiente se encuentran en estado sólido.

Los ácidos saturados o también llamados grasas saturadas están presentes en diversas fuentes alimenticias, sobre todo de origen animal. El consumo descontrolado de estos lípidos suelen provocar enfermedades, sobre todo de origen cardiovascular por acumulación de las grasas.

Ejemplos de ácidos saturados son los siguientes

– Ácido mirístico o tetradecanoico: presentes en las grasas lácteos como la mantequilla y el aceite de coco y palma.

– Ácido esteárico u octadecanoico: se encuentra en alto porcentaje en las grasas lácteas, así como en las carnes de res y los huevos.

– Ácido caproico o hexanoico: a nivel alimentario es propio de la leche de cabra, así mismo, se puede encontrar en carnes, derivados lácteos y aceite de palma.

Ácidos grasos insaturados

A diferencia del anterior, los ácidos grasos insaturados se destacan por que en su conformación estructural, hay presencia de enlaces dobles en su cadena hidrocarbonada (C=C), esto le proporciona ciertas características.

La primera característica de los insaturados es que no son moléculas lineales, sino que debido a los doble enlaces entre carbonos, sufre un quiebre o cambio en la dirección de su cadena (también llamadas comúnmente como codos), lo que provoca que no puedan empaquetarse o unirse fuertemente entre ellas.

Otras de las características que también los diferencian, es que en los ácidos grasos insaturados el punto de fusión no es tan alto, por lo que se consiguen es estado líquido a temperatura ambiente.

Los insaturados se subdividen en dos tipos

Monoinsaturado: dentro de este grupo se asigna a los ácidos grasos insaturados que en su estructura o cadena hidrocarbonada posee solamente un doble enlace entre sus carbonos.

Un ejemplo típico de este tipo, es el ácido oleico (cis-9-octadecenoico), se puede encontrar en varios tipos de aceites, pero principalmente en aceite de oliva y canola, también lleva por nombre omega 9.

Poliinsaturado: corresponde a la misma estructura que los anteriores, pero su característica principal radica en que posee dos o más doble enlace entre sus átomos de carbono.

Ejemplo de los ácidos poliinsaturados lo constituye el ácido estearidónico (ácido cis-6, cis-9,cis-12,cis15-octadecatetraenoico), pertenecientes a la familia de los omega 3, están disponibles en productos de origen marino como el pescado y también en el aceite de grosella.

Ácidos grasos esenciales

Una clasificación especial que tienen los compuestos lipídicos lleva el nombre de ácidos grasos esenciales. Dentro de esta clasificación se incluyen a todos los que el cuerpo humano no puede conformar o sintetizar por sí solo, pero además son indispensables para el buen funcionamiento fisiológico del organismo.

Por su importancia, estos ácidos deben ser suministrados a través de la alimentación. Los esenciales son los pertenecientes a la familia omega, específicamente los omega-3 y los omega-6, los cuales pertenecen a los ácidos insaturados.

La ingesta tanto de ácidos grasos omega-3 como omega-6, aportan una serie de beneficios al cuerpo humano, sobre todo a nivel fisiológico. Los ácidos grasos esenciales contribuyen a la producción de moléculas señalizadoras, al correcto funcionamiento del sistema inmunológico, prevención de enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Ejemplos de ácidos omega -3 y omega -6

Omega -3: Ácido eicosapentaenoico (ácido cis-5, cis-8,cis-11,cis14,cis-17-eicosapentaenoico). Se puede obtener mediante la ingesta de productos pesqueros como el pescado azul.

Omega -6: Ácido γ-linolénico (ácido cis-6,cis-9,cis-12-octadecatrienoico), se obtiene mediante la ingesta de aceite de borraja y onagra.

Función

Las funciones que cumplen los ácidos grasos se pueden resumir en tres funciones principales, esto incluye a nivel metabólico, nivel estructural y nivel fisiológico.

Nivel metabólico: la primera función que cumplen estas biomoléculas corresponde al almacenamiento de energía, las grasas que se almacenan y que contienen a los ácidos grasos pueden ser metabolizados con el fin de obtener compuestos energéticos como el ATP.

Nivel estructural: gran parte se utilizan paran formar las membranas de todas las células que componen el cuerpo, incluso las membranas de las bacterias los contienen.

Nivel fisiológico: las funciones fisiológicas que cumplen son de moléculas reguladoras o de mediadores celulares, además son moléculas precursoras de sustancias de interés biológico entre ellas las prostaglandinas, leucotrienos y los tromboxanos.