Tipos de reproducción de los animales, vertebrados e invertebrados.

Reproducción de los animales

En este apartado vamos a estudiar la reproducción de los animales, vertebrados e invertebrados, desde un punto de vista del organismo, aunque no fijándonos tanto en el nivel celular de la misma como así los hicimos en el tema que desarrollamos sobre la función de reproducción. La reproducción de los animales es bastante diferente según el animal en concreto que estudiemos, pero se puede clasificar en dos grupos o tipos: reproducción sexual y reproducción asexual. Algunos animales como los cnidarios alternan ciclos de reproducción sexual con otros de reproducción asexual.

Tipos de reproducción en animales vertebrados e invertebrados

Como indicamos con anterioridad existen dos tipos de reproducción en animales vertebrados e invertebrados: sexual y asexual.

Reproducción sexual

Es el tipo de reproducción más habitual en la mayoría de animales y de hecho todos los animales cuentan, al menos, con esta forma de generar descendencia. La reproducción sexual es la que se encarga de generar variabilidad en la progenie, por lo que ha tenido un papel muy importante en la evolución.

Animales de distinto sexo

Lo animales que participan en la reproducción sexual se pueden dividir en dos grupos dependiendo de si cada individuo posee un solo gameto o de si tiene ambos gametos. En el primer grupo es donde aparece el concepto de sexo, entendido como masculino o femenino y macho o hembra. Cada individuo tendrá o testículos para generar los espermatozoides u ovarios para generar óvulos. La mayoría de animales se encuentran en este grupo, especialmente los más evolucionados como los vertebrados.

Animales hemafroditas

En el lado contrario tenemos a los animales hermafroditas, en los que cada individuo dispone de los dos tipos de órganos sexuales. En ningún caso estos animales pueden autofecundarse, siempre necesitarán de otro animal para ello. Algunos de los animales hermafroditas más conocidos los encontramos en invertebrados: anélidos, como las lombrices de tierra o en los moluscos como los caracoles.

Partenogénesis

Otro tipo de reproducción sexual algo más extraña es la partenogénesis. En ella el nuevo individuo se genera únicamente a partir de la información genética que trae el óvulo, ya que no es necesaria la intervención del gameto masculino. El óvulo empieza a desarrollarse a partir de estímulos externos como factores ambientales, cambios químicos o descargas eléctricas y generará un individuo haploide que será genéticamente diferente a su progenitor. Se da en algunos animales invertebrados como los platelmintos, anélidos, insectos y de manera muy aislada en algunos vertebrados.

Fecundación externa y fecundación interna

Dependiendo de dónde tenga lugar la unión entre el óvulo y el espermatozoide en la reproducción sexual, la fecundación puede ser externa o interna. En el primer caso, tanto el macho como la hembra liberan los gametos al medio exterior y la unión entre ambos se realizará en este medio externo. Este tipo de fecundación es habitual en animales que viven en entornos acuáticos, ya sean vertebrados o invertebrados.

En la fecundación interna, el macho deposita sus espermatozoides en el interior de la hembra y estos deberán moverse hasta alcanzar un óvulo y fecundarlo.

El desarrollo directo e indirecto en la reproducción de los animales

Una vez el cigoto está formado, empieza el desarrollo embrionario. Este puede ser directo o indirecto dependiendo de si el individuo que se genera es funcionalmente igual al adulto o deberá pasar por alguna fase antes de convertirse en un individuo adulto. Esta fase, que puede ser más de una en algunos animales, se conoce como fase larvaria, un ejemplo es la metamorfosis típica de las ranas.

Animales vivíparos, ovíparos y ovovivíparos

Según donde tiene lugar el desarrollo embrionario los animales se pueden clasificar en tres grupos: vivíparos, ovíparos y ovovivíparos.

Reproducción ovivípara

En los animales ovíparos, el desarrollo sucede fuera del cuerpo de la progenitora en unas estructuras conocidas como huevos. Es típico de insectos, peces, anfibios, reptiles y aves.

Reproducción ovovivípara

En los animales ovovivíparos el desarrollo embrionario sucede también dentro de un huevo, pero este huevo se quedará en el interior de la madre y no saldrá al exterior. Algunos peces y reptiles tienen este desarrollo.

Reproducción vivípara

Por último los animales vivíparos son aquellos animales que desarrollan sus embriones en el interior de la madre en una estructura conocida como útero. Los mamíferos son animales vivíparos, aunque existen ciertas peculiaridades como ocurre con los monotremas.

Reproducción asexual en animales

La reproducción asexual es aquella en la que los individuos generados tienen la misma información genética que los progenitores. Hay diferentes tipos de reproducción asexual que podemos encontrar en el reino animal, especialmente en los animales invertebrados.

Escisión o fragmentación

Los animales que tienen este tipo de reproducción asexual pueden generar un individuo completo a partir de una parte de otro individuo. Suelen ser animales con tejidos y órganos poco diferenciados. Los casos más habituales se encuentran en los cnidarios y las estrellas de mar. Sin embargo, tienen limitaciones ya que se requiere un mínimo de tamaño o incluir ciertos órganos específicos para que puedan generar todo el nuevo organismo.

Gemación

Todo comienza con la formación de unas prominencias en el individuo adulto que se conocen como gemas. Cuando estas gemas se van desarrollando, finalmente se originan los nuevos individuos que podrán seguir unidos o separarse definitivamente, dependiendo del animal de que se trate. Además, en muchos casos las gemas están preparadas para sobrevivir en condiciones desfavorables. Los animales que usan este tipo de reproducción asexual son las esponjas y los cnidarios.

Esporulación

Es un tipo de reproducción asexual muy difícil de encontrar en animales y es mucho más habitual en otros organismos como hongos y plantas. Sin embargo, en algunos invertebrados como los rotíferos sí puede tener lugar. Consiste en la formación de unas estructuras de resistencia delante de condiciones adversas para el animal tales como falta de nutrientes o de agua. Estas estructuras se llaman esporas y son capaces de durar mucho tiempo en ambientes inhóspitos. Cuando las condiciones vuelven a ser favorables, las esporas germina dando lugar a nuevos individuos.

Poliembrionía

Es una consecuencia de la capacidad de totipotencia que tienen los embriones en fases tempranas de su desarrollo. Primero se forma un cigoto de manera normal mediante la unión de un espermatozoide y su óvulo. Sin embargo, luego este cigoto se dividirá y dará lugar a diversos embriones que serán genéticamente iguales los unos a los otros. Es habitual en ciertos mamíferos pequeños.

No de dejes de visitar