Órganos sensoriales de los animales, externos e internos, los receptores sensoriales.

Órganos sensoriales animales

Los órganos sensoriales de los animales son los encargados de recoger la información del mundo exterior, así como del cuerpo del propio animal, es un proceso integrado en la función de relación. Se dividen en dos tipos básicos: los órganos sensoriales externos y los internos.

La parte más importante que conforma los órganos sensoriales son los receptores sensoriales. Estos son los que realmente captan los diferentes estímulos para posteriormente llevar esa información a otros órganos.

Los receptores sensoriales se pueden clasificar según el origen del estímulo que captan. En este caso encontramos tres tipos distintos: los exteroreceptores, visceroreceptores y propioreceptores. Los primeros se encargan de detectar cambios que suceden en el exterior del organismo. Algunos ejemplos pueden ser los sentidos como la vista o el olfato. El segundo tipo se encuentra en el interior del cuerpo y captan estímulos de las actividades que suceden en los órganos del animal. Los últimos se ubican normalmente en el sistema esquelético o en el oído y sirven para dar información al organismo sobre su propia posición y la de algunas de sus partes.

Los receptores sensoriales de los animales también se pueden clasificar según el tipo de estímulo que son capaces de detectar. De esta manera encontramos a los quimiorreceptores que captan sustancias químicas, los mecanorreceptores que se activan mediante presiones mecánicas (tanto por partículas como por ondas), los fotorreceptores que se estimulan por la luz y algunos tipos de radiación, los termorreceptores que responden a la temperatura y los nociceptores que se activan ante cambios térmicos, químicos y mecánicos siempre que producen un daño celular.

No todos los animales tienen todos los tipos de receptores, ya que estos han ido apareciendo según las necesidades de los animales y el medio en el que habitan. Por ejemplo los poríferos no disponen de ningún tipo de órganos o receptores sensoriales.

Órganos sensoriales en los distintos tipos de animales

Cnidarios

Los cnidarios presentan receptores táctiles en unas células sensoriales que se distribuyen por la gastrodermis y especialmente por la ectodermis. También tienen fotoreceptores de distinta envergadura para captar estímulos luminosos. Los hay muy sencillos, conocidos como manchas ocelares hasta los más avanzados que se llaman ocelos. También han desarrollado algunos prociceptores para controlar su equilibrio y en el orden de los escifozoos un órgano relativamente complejo conocido como ropalia que puede captar estímulos lumínicos, químicos y de posición relativa.

Platelmintos

Los platelmintos tienen órganos receptores sensoriales distribuidos por la epidermis a lo largo de todo su cuerpo. Funcionan como quimiorreceptores y como mecanorreceptores básicamente para captar alimentos. Algunos tienen, además, receptores de luz en forma de ocelos que les sirven para orientarse según la intensidad lumínica del ambiente.

Anélidos

Este grupo de animales presenta varios órganos sensoriales bastante más sofisticados. Los anélidos tienen varios de ellos encargados de los estímulos táctiles tales como palpos, antenas o cirros. En la parte de la cabeza también dispone de fotoreceptores que van desde manchas oculares a ojos compuestos según la especie. También tienen receptores químicos para identificar los alimentos, órganos del equilibrio y receptores que captan temperatura, pH y cantidad de oxígeno.

Moluscos

Los órganos sensoriales de los moluscos varían bastante según el grupo de animales en que nos fijemos. Algunos de ellos poseen órganos realmente sofisticados. La mayoría presentan órganos relacionados con el equilibrio, conocidos como estatocistos. Todos poseen fotorreceptores siendo los más complejos los ojos que se encuentran en los cefalópodos. También tienen receptores químicos y mecánicos que les informan de la composición del agua en la que habitan y de su entorno.

Artrópodos

Uno de los órganos sensoriales de los animales artrópodos son los ojos que varían dependiendo del tipo concreto. Por un lado podemos tener ojos simples que tienen una capacidad óptica bastante limitada, por ejemplo en los arácnidos, mientras que otros artrópodos tienen ojos compuestos que consiguen cubrir ángulos de visión bastante más amplios, por ejemplo los insectos. La visión de muchos artrópodos es bastante diferente a la de los vertebrados ya que son capaces de captar un espectro más amplio, incluyendo el ultravioleta.

También suelen disponer de receptores químicos distribuidos por todo su cuerpo que se conocen como sensilias que serían un análogo al sentido del gusto u olfato en vertebrados. También tienen receptores táctiles, normalmente en las antenas o en pelos, y algunos pueden captar señales auditivas o vibraciones del suelo.

Animales Vertebrados

Los órganos sensoriales de los animales vertebrados son los relacionados con los sentidos del tacto, el olfato, la vista, el oído y el gusto. El tacto se basa en receptores mecánicos y está especialmente desarrollado en los mamíferos. Algunos organismos como los peces tienen además otros sistemas de captación de estímulos mecánicos como la línea lateral con la que pueden percibir cambios en la vibración del agua. El oído recibe también estímulos mecánicos

El olfato y el gusto están muy relacionados entre ellos ya que ambos se basan en la percepción de estímulos químicos. A diferencia de los animales invertebrados, en este caso los receptores de este tipo se concentran en zonas específicas. La mayoría de mamíferos tienen muy desarrollado el olfato, mientras que algunos animales acuáticos es el gusto el que adquiere mayor importancia para captar sabores transportados por el agua. El sentido de la vista está altamente desarrollado en los animales vertebrados. En la mayoría de casos se pueden captar colores y distinguir fácilmente condiciones de poca luz y de mucha luz.