Vivíparo, concepto, características, reproducción y ejemplos

Vivíparo
yasmapaz & ace_heart (flickr.com)/CC BY-SA 2.0

Las adaptaciones del sistema reproductivo de las especies son parte fundamental para el mantenimiento de las mismas a través del tiempo como es el caso de un animal vivíparo.

Cada especie, dependiendo de las características del hábitat, podrá desarrollar algún tipo de reproducción que le sea favorable. También es preciso destacar que la reproducción que posea alguna especie es producto de los procesos evolutivos a los que son sometidos, de manera que podemos encontrar variantes en distintos grupos taxonómicos, en nuestro caso describiremos la reproducción de tipo vivípara la cual ha sido identificada en variados grupos de animales, por lo que es un tipo de reproducción que ha ganado espacios importantes y que lleva consigo una serie de adaptaciones morfológicas y fisiológicas necesarias para poder llevarla a cabo.

¿Qué es un vivíparo?

Se considera un vivíparo al individuo o grupo de ellos que posean la capacidad de mantener el desarrollo embrionario y fetal completo dentro del cuerpo de la madre en una cavidad que se denomina útero, una vez que el pequeño ser vivo alcanza la madurez es dado a luz, por lo que el nuevo individuo en muchos casos es autosustentable, mientras que otros ameritan ciertos cuidados y el suministro de alimento por parte de los padres.

¿Cómo es la reproducción y el desarrollo de un vivíparo?

La reproducción de las especies vivíparas es de tipo sexual en el cual se deben cruzar hembras y machos con el fin de que se produzca en fertilización interna, con posterioridad comienza el proceso embrionario y fetal cuyo tiempo de gestación será determinado por las distintas especies. Para poder mantener la gestación dentro del vientre de la madre, los vivíparos han desarrollado estrategias de comunicación entre la cría y la madre lo que le permite proporcionarle nutrición, oxigenación e inclusive protección contra factores bióticos (más información) y abióticos.

Uno de los mayores aspectos evolutivos que han alcanzado los vivíparos es la formación de la placenta, órgano mediante el cual la madre y la cría pueden establecer dicha comunicación. La placentación ocurre de distintas vías por lo que el proceso de intercambio de nutrientes también dependerá del tipo de especie, un vivíparo puede obtener nutrición a través de las glándulas endometriales, por lo que lleva el nombre de glandulotrofa, así mismo si la nutrición depende de los líquidos intersticiales se le denomina sindesmotrofa, mientras que aquellos que logran pasar los nutrientes a través del fluido sanguíneo reciben el nombre de nutrición hemotrofa.

Características de los vivíparos

Las características que engloban las especies con reproducción vivípara son bastantes notables, entre ellas y la más evidente que podemos mencionar es que un organismo vivíparo completa toda la gestación dentro del aparato reproductor de la madre, por lo que su nutrición también depende de la interacción que tenga con ella.

Una segunda característica es que estos organismos, cuando son expulsados, nacen completamente funcionales, siendo en algunos casos replicas miniaturas de sus padres. En algunos casos la cría necesita del cuidado y nutrición de los padres, por lo que el cuidado parental está bien desarrollado.

La fecundación de los vivíparos es interna en donde los machos son los encargados de introducir los gametos masculinos dentro de las hembras. Para lograr la fecundación interna los vivíparos pueden utilizar diferentes técnicas reproductivas como la poliandria, poliginia y también utilizan la monogamia.

Evolución hacia la reproducción vivípara

Como ya hemos mencionado, los procesos reproductivos han evolucionado de forma que se adapten de la mejor manera al ámbito en el que se desarrollan, por lo que la aparición de los vivíparos viene a solucionar diversos peligros en el que las crías estaban sometidas al provenir de otros procesos reproductivos. De manera general, se asocia la reproducción de un organismo vivíparo con la aparición del grupo de los mamíferos, los cuales tienen una evolución y adaptación más compleja como lo es la aparición de la placenta.

El estudio para entender el momento en que las especies dan el salto a la reproducción vivípara se ha visto intensificado en los reptiles, se han realizado diversas teorías con las que se intentan explicar la razón de las adaptaciones para sostener este tipo de reproducción. Estas teorías están relacionadas con la protección ante los factores bióticos y abióticos que pueden poner en riesgo la viabilidad de su descendencia.

Así tenemos que al llevar todo el proceso de gestación dentro de la madre, le brindará protección ante posibles depredadores, así mismo le proporciona la temperatura ideal para su crecimiento y desarrollo, además de la nutrición indispensable. Estas adaptaciones evolutivas les han permitido a los organismos con reproducción vivípara colonizar casi todos los tipos de hábitat, incluyendo zonas con temperaturas extremas por lo que otros tipos reproductivos como la oviparidad no serían viables.

Ejemplos de organismos vivíparos

Un vivíparo no está limitado a pertenecer solo al grupo de los mamíferos, podemos encontrar esta reproducción en especies de reptiles, anfibios, peces e insectos. A continuación nombraremos algunos animales con reproducción vivípara.

El primer ejemplo de organismo vivíparo lo haremos con los mamíferos, grupo al que también pertenecen los seres humanos. En nuestro caso nombraremos a una especie que funge como mascota y son los caninos (Canis lupus familiaris), estos perros poseen una reproducción vivípara y poseen una nutrición hemotrofa, su periodo de gestación está comprendido entre los 55 a 70 días.

Otro ejemplo de organismo vivíparo lo vemos en el mundo marino, en donde destacan las ballenas, las cuales también son mamíferos y su periodo de gestación puede tardar más de un año dependiendo de la especie.

De igual forma a nivel acuático existen otros vivíparos como los peces, entre los que se encuentran los tiburones. Algunas especies de tiburones pueden tener reproducción vivípara entre ellos el tiburón martillo Sphyrnidae sp., el cual presenta una nutrición de tipo placentaria.

En los reptiles la reproducción vivípara también ha sido viable, entre ellos varias especies de lagartijas y serpientes como la boa constrictora.

Finalmente encontramos a los anfibios en donde la frecuencia de organismos vivíparos es menos común, pero podemos mencionar al sapo Nimbaphrynoides occidentalis, el cual puede nutrir a los pequeños sapos a través de la segregación de sustancias que llevan por nombre leche uterina.

Autores consultados

  • Adams, E.; Jones, A.; Arnold, S. (2005).
  • Blackburn, D.; Sidor, C. (2014).
  • Cruz, F.; Moreno, D.; Bonino, M.; Schulte, J.; Abdala, C.; Perotti, M. (2014).
  • Ibargüengoytía, N. (2008).
  • Rodríguez, T. (2012).
  • Sánchez, A.; Arias, F. (2017).
  • Sandberger-Loua, S.; Müller, H.; Rödel, M. (2017).