Sistema endocrino: glándula pituitaria

Glándula pituitaria o hipófisis

El sistema endocrino en mamíferos se encarga de sintetizar hormonas que viajan por sangre y regulan todas las funciones del cuerpo y su equilibrio, este proceso se denomina homeostasis, cuyo objetivo es mantener al organismo dentro de unos límites fisiológicos constantes enfrentándose a los cambios tanto internos como externos. El sistema nervioso también se encarga de mantener estas funciones, pero se diferencia del endocrino, en que el sistema nervioso actúa de forma inmediata y rápida, mientras que el sistema endocrino regula funciones como el metabolismo y la reproducción de una forma más lenta, pero más duradera.

El sistema endocrino está formando por un conjunto de glándulas situadas en partes específicas del cuerpo que se encargan de sintetizar un grupo de moléculas proteicas denominadas hormonas. Estas hormonas viajan por vía sanguínea en concentraciones pequeñas y van dirigidas a órganos y células dianas, desencadenando un determinado proceso a modo de señal, cada hormona es captada por un receptor específico que solo está presente en las células donde va dirigida, de modo que es una molécula específica. Las hormonas solo actúan correctamente cuando alcanzan su valor de concentración umbral y un exceso o defecto de éstas pueden conllevar ciertos problemas en el mamífero afectado. Son eliminadas a nivel hepático y renal.

Una hormona, o los productos del proceso que desencadena, puede retroalimentar a la glándula tanto positivamente, incentivando más síntesis de hormona, como negativamente, impidiendo la regulación.

Principales glándulas del cuerpo en mamíferos:

– Glándula pituitaria o hipófisis
– Epífisis o glándula pineal
– Tiroides
– Paratiroides
– Glándula adrenal
– Páncreas
– Testículos
– Ovarios

Enfermedades relacionadas con el sistema endocrino en mamíferos, especialmente perros y gatos

Glándula pituitaria o hipófisis

Las patologías del sistema endocrino en mamíferos, hipófisis, más frecuentes son:

– Diabetes insípida: Causada por una incapacidad de secreción de ADH o porque ésta no es capaz de actuar a nivel de los tubos colectores recogiendo agua, deriva en una incapacidad de concentrar la orina y origina una intensa poliuria. La poliuria hace que el animal tenga que reponer líquidos y se observa una polidipsia. El tratamiento veterinario relacionado con esta enfermedad es suministro de un derivado de la ADH llamado desmopresina.

– Enanismo hipofisario: Déficit en la hormona del crecimiento que provoca un enanismo proporcionado, esta enfermedad es más habitual en razas como el pastor alemán. Los síntomas cursan con un mantenimiento del pelo de cachorro, alopecias simétricas bilaterales (típicos síntomas relacionados con problemas hormonales). En veterinaria se trata con hormona del crecimiento, pero el animal tiene poca esperanza de vida, entre cuatro a cinco años.

-Acromegalia: Secreción excesiva de hormona del crecimiento, produce un aumento desproporcionado de ciertas estructuras del cuerpo. Las causas son diferentes en perros y en gatos:

– En perros se manifiesta por un exceso de progesterona, principalmente durante el diestro, también mediante inhibidores del celo administrado exógenamente.

– En gatos castrados viejos se produce por un tumor hipofisario. Se caracteriza por un aumento desproporcionado de la mandíbula.

La enfermedad cursa con un aumento de diferentes estructuras, ganancia de peso, agotamiento de la insulina (la hormona del crecimiento produce resistencia insulínica en las células), que deriva en diabetes mellitus

El tratamiento que se sigue en la clínica veterinaria es eliminar los inhibidores del celo en perros y en gatos, así como extirpar el tumor.

Tiroides

Entre las enfermedades más comunes del sistema endocrino en mamíferos, perros y gatos, relacionados con tiroides, destacan:

– Hipertiroidismo: Es una secreción excesiva de T4 que sucede sobre todo en gatos de más de 8 años, está asociado a un tumor tiroideo. Todos los síntomas derivan de un metabolismo elevado y cursa con polifagia, aun así tienen pérdida de peso. Se vuelven agresivos e hiperactivos, aumentan el calor, taquicardias y un aumento visible de la tiroides. Para el tratamiento se suministra al gato un pienso especial bajo en yodo y el veterinario extirpa el tumor.

– Hipotiroidismo: Esta enfermedad cursa sobre todo en perros de 4 a 10 años de edad por una deficiencia de tiroxina. Se observa un aumento de la tiroides, ya que ésta no actúa negativamente en la hipófisis. La causa suele ser inmunomediada y autoinmune. Los síntomas derivan en una bajada del metabolismo que cursa con sobrepeso, intolerancia al ejercicio y al frío, alopecia bilateral simétrica, debilidad muscular sobre todo a nivel digestivo (esófago) y parálisis de ciertos nervios. En la práctica veterinaria el tratamiento de elección es el suministro de tiroxina de por vida.

Paratiroides

– Hiperparatoidismo: Secreción excesiva de paratohormona, que causa un aumento de calcio en sangre. Este exceso produce debilidad, destrucción ósea con el resultado de fragilidad ósea, tendencia a formar cálculos de oxalato cálcico y daño renal. En el gato produce deformación de la columna, ocasionando ciertos problemas nerviosos.

– Hipotiroidismo: Disminuye el calcio en sangre, el animal presenta problemas musculares como tetania y rigidez, para aliviarlo en veterinaria suele suministrarse calcio y vitamina D.

Glándula adrenal

Enfermedades del sistema endocrino mamíferos. perros y gatos, glándula adrenal:

– Hiperadrenocorticismo o síndrome de Cushing: Es más frecuente en perro hembra de entre 7 a 9 años, sobre todo en teckel, caniches, etc. También los hurones son susceptibles. Se origina por tumores en la cápsula adrenal, en el eje hipotálamo-hipofisario o por tratamientos excesivos con glucocorticoides. Cursa con:

– Poliuria y polidipsia.

– Polifagia y con ello abdomen pendulante y sobrepeso.

– Problemas cutáneos como piel fina, eccemas y alopecia troncal bilateral.

– Hipoadrenocorticismo o Adisson: Insuficiencia de glucocorticoides y aldosterona, se manifiesta en perras. Cursa con fatiga, debilidad y problemas digestivos. El déficit de aldosterona impide una correcta eliminación del potasio, y éste provoca problemas nerviosos y bradicardias, que pueden llegar a ser muy peligrosos.

Páncreas

Enfermedades de sistema endocrino en mamíferos, páncreas:

– Diabetes mellitus: Déficit de insulina o incapacidad del organismo de responder a ella. Deriva en un aumento de glucosa en sangre constante, causa una poliuria, y también polidipsia, provocada por una excreción de glucosa por la orina (glucosuria). Se produce un aumento de glucosa en sangre (220-280 mg/dl cuando lo normal es 80 mg/dl). Como la glucosa no se puede procesar para obtener energía, se activan varias rutas alternativas que acaban en la acumulación de cuerpos cetónicos, que son tóxicos para el sistema nervioso en gatos y pueden producirse cataratas en perros. Según su origen se dividen en:

– Tipo I: Insulinodependiente. Falta de producción de insulina, mucho más frecuente en perros, se soluciona con un control veterinario de por vida de los niveles de glucosa y la administración de insulina exógena.

– Tipo II: No insulinodependiente. Se suele producir por el desarrollo de una resistencia a la insulina, ya sea por sobrepeso (gatos), exceso de la hormona del crecimiento o por glucocorticoides. Esta diabetes es reversible en cuanto desaparece la causa de la resistencia, los veterinarios recomiendan ejercicio, dietas con mucha fibra, fármacos hipoglucemiantes y castración en perras por descontrol con la progesterona.

– Hiperinsulinemia: Causa una hipoglucemia crónica que produce debilidad, problemas nerviosos, fatiga, coma o convulsiones nerviosas, puede ocasionar la muerte del animal. Se suele presentar por tumores pancreáticos, los cuales deben ser extirpados.

Testículos

La patología más frecuente es el síndrome de feminización producido por un tumor en las células de Sertolli, que producen un nivel elevado de estrógenos. Se da sobre todo en perros viejos y en testículos abdominales. Cursa con una alopecia bilateral, aumento de las mamas y atrofia de los testículos.

Ovarios

La patología más frecuente es el hiperestrogenismo causada por quistes o tumores ováricos, que cursan con un aumento crónico de estrógenos en sangre. Es más frecuente en perras y huronas que no se han reproducido nunca. Cursa con anemias, ya que los estrógenos son tóxicos para la médula ósea, celos prolongados, prolapso vaginal, alopecia, etc.