Existen un número amplio de enfermedades relacionadas con los órganos de los sentidos en animales mamíferos, destacamos aquellas que consideramos más relevantes.

Patologías más frecuentes de la vista en mamíferos

Conjuntivitis: inflamación de la membrana conjuntiva por alergias, cuerpos extraños, químicos, infecciones o poca producción de lágrima.

Queratitis: inflamación de la córnea que puede derivar en una opacidad de la córnea reversible. Si se vuelve crónica puede vascularizarse y pigmentarse.

Epífora: aumento de la secreción lacrimal que puede darse por una irritación de los conductos lacrimales o una obstrucción de estos. Para diagnosticarlo el veterinario calcula la cantidad de lágrima por minuto mediante el test de Schirmer.

Queratoconjuntivitis seca: se observa una disminución de la secreción de lágrima produciendo queratitis y conjuntivitis crónicas. Una de las principales causas es por ataque inmunitario del cuerpo. Puede darse unas secreción purulenta y blanco.

Úlcera corneal: erosión de la córnea por algún agente químico, patógenos, físicos o inmunológicos, ocasiona mucho dolor. La forma más rápida de detectarlo es mediante un test de fluoresceína en gotas con una lámpara de Wood.

Cataratas: pérdida de la transparencia del cristalino, frecuente en perros mayores, favorecido por la presencia de diabetes.

Glaucoma: aumento de la presión intraocular por problemas en el líquido acuoso. Suele derivar en la extracción del ojo, el veterinario lo sustituye por prótesis o se le cosen los párpados.

Entropión y ectropión: deformaciones de los párpados hacia dentro o hacia fuera, causan diferentes problemas en el ojo, la solución a esta patología es la aplicación de cirugía veterinaria. El entropión puede causar ulceraciones, mientras que el ectropión deja parte de la conjuntiva a la vista causando infección.

Prolapso ocular: el ojo se sale de la cavidad ocular por un traumatismo, por un aumento de la presión sanguínea o por deformaciones craneales. Cuando un ojo se sale y sigue sujeto por el nervio óptico se debe mantener húmedo en todo momento y acudir de inmediato a la consulta veterinaria, para que el veterinario nuevamente pueda introducirlo y cosa los párpados hasta que se soluciona el problema.

Enfermedades relacionadas con el oído y el equilibrio

La patología más frecuente en mamíferos es la otitis o infección de los conductos auditivos. La otitis puede manifestarse a cualquier nivel y sus causas pueden ser muy variadas, desde alergias a patógenos. En la externa se producen picor fuerte, secreciones ceruminosas que producen mal olor y dolor. Una vez que exista diagnóstico veterinario, se tratan con medicamentos óticos (directos al oído).

La segunda enfermedad más frecuente es el llamado síndrome vestibular, que afecta al equilibrio y se caracteriza por un ladeamiento de la cabeza hacia el oído en el que está presente la lesión, produce en el animal afectado movimientos oculares rápidos, sin control y alteración del movimiento (ataxia). Suele originarse por daños en el nervio auditivo.

Enfermedades dermatológicas mamíferos

Alteraciones alérgicas

Las alternaciones alérgicas son enfermedades inmunitarias que consisten en una respuesta defensiva excesiva ante un determinado agente externo. Las alergias han crecido enormemente en los últimos años, incluso aparecen a una edad más temprana. Se caracteriza por prurito intenso. Las principales causas son:

– Dermatitis alérgica alimentaria (DAA): suele aparecer entre los 6 meses a los dos años por la ingesta de cierto tipo de alimentos, incluso aunque con anterioridad el animal los pudiese ingerir sin problemas, sobre todo está relacionado con ciertas proteínas. Es frecuente que el veterinario suministre una dieta hipo alergénica para comprobar si desaparecen los síntomas. Se caracteriza por vómitos, diarreas y picor continuo.

– Dermatitis utópica: suelen estar relacionadas con agentes externos y pueden ser estacionales. Se caracteriza por un picor intenso en las regiones axilares, inguinales y las plantas de pies y manos, también puede darse otitis recurrentes.

– Dermatitis alérgica a la picadura de pulga (DAPP): picor constante en la zona lumbar y el ano, puede causar lesiones de autotraumatismo en perros y exceso de acicalamiento en gatos.

Patologías parasitarias

– Sarna sarcóptica: producida por un ácaro llamado Sarcoptes scabei que excava galerías en la piel del perro y es contagiable a personas. Causa un picor intenso que origina calvas y autolesiones.

– Sarna notoédrica: causado por Notoedres cati principalmente en el gato. Se instala en la región facial y extremidades produciendo un prurito muy intenso.

– Sarna demodécica: ocasionada por el género Demódex que viven en el interior del folículo piloso. No suele causar daños ni prurito, aunque origina problemas relacionados con inmunodeficiencia sobre todo en cachorros.

– Cheyletiellosis: patología que se manifiesta por la Cheyleteilla, se denomina caspa andante, ya que se puede observar a simple vista, en la medida que origina un aumento de caspa en el pelo.

– Leishmaniosis cutánea: produce caspa, alopecias en los ojos, úlceras y heridas que nunca cierran en la unión de las mucosas.

Patologías fúngicas

– Dermatofitosis o tiña: es una infección del folículo piloso y estrato córneo, producida por un hongo que se alimenta de queratina. Ocasiona alopecias circulares y prurito, es contagiable a los humanos. Se puede apreciar en lámpara de Wood o mediante cultivo en un medio especial denominado DTM.

– Malassezia: La Malassezia pachydermatis vive de forma normal en el perro aunque puede complicar una patología primaria.

Enfermedades bacterianas

Suele ocurrir por un problema primario que provoque una disminución de las defensas, por encontrar condiciones idóneas como una herida, también en población de bacterias presente de modo natural en el tegumento, si se desarrollan en exceso pueden causar problemas en el animal.

– Pioderma superficial: Se caracteriza por pústulas, erupciones y ligero prurito.

– Pioderma profunda: Se produce cuando una herida o lesión permite el desarrollo de una colonia bacteriana en la dermis o en el espacio subcutáneo, producen forúnculos, fistulas, celulitis, etc.

Patologías endocrinas

Causan síntomas específicos como alopecia simétrica bilateral relacionados por la acción (o ausencia) de ciertas hormonas, por ejemplo el hipotiroidismo.

Patologías autoinmunes

en las que las defensas del cuerpo atacan ciertas estructuras del cuerpo. En el caso de la piel, se caracteriza por costras, vesículas o úlceras en la unión de las mucosas

Tumores o neoplasia

Consisten en divisiones incontroladas de células que pueden llegar a extenderse a otras estructuras (metástasis).