la farmacodinamia estudia cómo los fármacos causan reacciones en los animales. Cada medicamento tiene el principio activo y difieren en su concentración y en su forma de suministrarlo. Pueden unirse a receptores o provocar alteraciones químicas celulares.

En farmacodinamia los fármacos se prescriben por su efecto principal. Además del efecto principal presentan efectos colaterales o secundarios. Cuando los efectos secundarios llegan a comprometer la salud del animal, hablamos de efectos adversos. A menor margen terapéutico, más peligro de intoxicación existe.

El estudio de la farmacodinamia también es importante en la medida que los fármacos van a actuar de forma distinta según la especie e incluso dentro de su misma especie.

Carácter del animal: sobre todo con los fármacos anestésicos, pueden variar su tiempo de actuación.

Diferencias horarias: varía el metabolismo según la hora del día, la absorción y el funcionamiento del fármaco, también variará su duración y su efecto.

Idiosincrasia: el efecto esperado en ciertos medicamentos no es el deseable, como la penicilina en determinadas razas o incluso dentro de una misma raza.

Toxicidad: concentraciones altas del medicamento con efectos perjudiciales.

Efectos secundarios: la acción terapéutica del medicamento puede disminuir el bienestar esperado en el animal.
Efectos colaterales: reacciones adversas como somnolencias en determinados animales tras la ingesta de antihistamínicos.

Hipersensibilidad: reacciones tras la aplicación del fármaco en el animal como consecuencia de mediar un mecanismo inmunológico, ejemplo: reacciones alérgicas.

Tolerancia a un fármaco: debido a su uso continuado, por ejemplo, en ciertos antibióticos sus efectos pueden disminuir con el tiempo, por lo que hay que administrar dosis mayores.

Enfermedades: por ejemplo daño hepático o daño renal que impiden el correcto metabolismo de los medicamentos y hay que ajustar las correspondientes dosis.

Diferencias individuales: como las mutaciones de genes.

Variables fisiológicas:

– Edad: En cachorros no se metabolizan bien porque no lo han desarrollado, mientras que en animales ancianos han perdido la capacidad de metabolización.

– Peso: está relacionado con la masa del cuerpo, no es la misma dosis para un perro de un kilo que para uno de veinte kilos. Además un perro delgado es más susceptible de padecer infecciones que uno obeso.

– Sexo: Sobre todo en animales con menstruación.

Reacciones adversas: los efectos indeseados que pueden aparecer tras la administración del fármaco, ejemplo: idiosincrasia, toxicidad…