Clasificación de los medicamentos y uso en animales

Medicamentos uso animal

Realizamos una clasificación general de los fármacos o medicamentos de utilidad en la prevención y tratamiento de enfermedades en animales. Existen un gran abanico de preparados que la industria destina al sector animal.

Antibióticos, antibacterianos

Los antibióticos bactericidas son capaces de matar bacterias y los antibióticos bacteriostáticos impiden la replicación de las bacterias. Cuando hablamos de antibiótico de amplio espectro es un antibiótico que actúa contra gran número de bacterias. Ejemplos: amoxicilina, ácido clavulánico, penicilina, enrofloxacina…

Antifúngicos o antimicóticos

Actúan contra los hongos, fungicidas o fungiestáticos. Ejemplos: imidazoles antifúngicos.

Antivirales

Los antivirales se usan en tratamientos frente a infecciones víricas. Ejemplo: análogo sintéticos de nucleósidos.

Parasiticidas

– Antihelmínticos, capaces de matar helmintos. Pueden ser específicos o de amplio espectro. Los ectoparasiticidas se emplean en el tratamiento de pulgas, garrapatas, ácaros y prevención de picadura de mosquito. Suelen aplicarse de forma tópica sobre la piel.

– Antiprotozoos, como el metronidazol.

Fármacos que actúan sobre el aparato digestivo

Antieméticos que inhiben el reflejo del vómito. Eméticos que provocan el vómito. Los antiácidos neutralizan la acidez excesiva del estómago.

Los laxantes incrementan la defecación y los antidiarreicos producen el efecto contrario.

Medicamentos que actúan sobre el sistema cardiovascular

El inotropo positivo facilita la contracción del miocardio. También tenemos antiarrítmicos o vasodilatadores. Estos últimos aumentan el calibre de los vasos sanguíneos.

Los anticoagulantes impiden el proceso de la coagulación (para animales con problemas de trombos). Los hemostáticos favorecen el proceso de coagulación.

Fármacos que actúan sobre el sistema urinario

Las drogas que influyan en el riñón también pueden influir en el sistema circulatorio. Los diuréticos incrementan el volumen de orina que el animal produce.

Medicamentos que actúan sobre el sistema respiratorio

Los antitusígenos actúan sobre el centro responsable de la tos (en el cerebro) y la inhiben. Ejemplo: codeína. Los broncodilatadores aumentan el calibre de los bronquios facilitando el paso de aire y la respiración.

Los antihistamínicos disminuyen la inflamación al controlar la acción de la histamina, sustancia liberada en los procesos inflamatorios. En veterinaria no se usa demasiado, el efecto es casi nulo. La mayoría de alergias no suelen ser respiratorias. Generalmente se utiliza cuando es un proceso muy leve o combinados con corticoides. Es más habitual el uso de hidroxizina, ya que produce somnolencia y el animal se rasca menos.

Cuando existe inflamación de las vías respiratorias con producción de mocos, los mucolíticos lo fluidifican y los expectorantes facilitan su evacuación.

Fármacos que actúan sobre el sistema musculoesquelético

Los antiinflamatorios, esteroideos o corticoesteroideos son potentes antiinflamatorios. Tienen efectos secundarios: inmunosupresión, abortivos, cushing iatrogénico… Ejemplos: cortisona, dexametasona, betametasona.

El otro gran grupo son los AINE: antiinflamatorios no esteroideos. Interfieren en el proceso inflamatorio impidiendo la formación de sustancias que provocan hinchazón y dolor. Tienen efectos secundarios (gastrointestinales). Los animales no toleran bien los AINE de humanos. Los AINES específicos de veterinaria son meloxicam, ácido tolfenámico, firocoxib, carprofeno…

También se incluyen los condroprotectores, que protegen el cartílago articular. Ejemplos: condroitín sulfato, glucosamina, ácido hialurónico.