Etología animal, comportamiento de los animales

Foto: Ignacio García Licencia: Creative Commons

Comportamiento animal

El comportamiento animal es la forma de actuar y relacionarse con el entorno, sus semejantes y allegados, así como las formas de comunicación de éste. Viene determinado tanto por factores genéticos como por el ambiente en el que viven.

– Factores genéticos: la porción genética hace referencia al conjunto de características heredadas e innatas que determinan el temperamento general del animal. Si un animal tiene predisposición hacia hiperactividad o agresividad, es recomendable no cruzarlo para no perpetuar ese comportamiento, sin embargo, un animal con una ascendencia agresiva no significa que vaya a ser intratable sino que con trabajo puede llegar a corregirse gracias a la porción ambiental y al estado neuronal.

– Factores ambientales: el ambiente también afecta al comportamiento final del animal, ya que el cerebro no forma sus rutas neuronales finales hasta la pubertad del animal; hasta ese tiempo, los estímulos externos recibidos por los órganos de los sentidos van a determinar el comportamiento final, fobias, traumas o buenas conductas.

A parte de todo lo explicado, factores internos también pueden modificar el comportamiento de los animales a posteriori, como las hormonas, lesiones en el cerebro, dolor o ansiedad. Un ejemplo ilustrativo es el efecto de los estrógenos en animales hembras que provocan agresividad, mientras que la progesterona provoca apacibilidad. Por otro lado, un aumento de la testosterona en animales machos también cambia su comportamiento haciéndolos más competitivos y agresivos.

Un problema en el comportamiento de mascotas surge cuando aparecen aquellas conductas que resultan molestas para el propietario, peligrosas tanto para personas como para otros animales, incluso conductas perjudiciales para el propio animal. Cabe destacar que muchas conductas que nosotros encontramos molestas son naturales en el animal y muy necesarias, por lo que debemos concienciarnos o reconducirlas hasta que sean lo menos molestas posibles, como son el marcado con orina tanto de perros y gatos, el rascado en gatos y situaciones similares.

Etología animal

La etología es la ciencia que se encarga de estudiar el comportamiento, y la etología clínica, los problemas que este comportamiento pueda ocasionar. Esto es importante, ya que se encarga de mejorar el bienestar de nuestra mascota, incluso se pueden evitar eutanasias relacionados con problemas en comportamiento de animales y mascotas; estudios realizados demuestran que un 30% de esas eutanasias pueden ser soslayadas si los animales reciben un correcto tratamiento; también puede ser positivo para mermar la tasa de animales abandonados, téngase en cuenta que muchos abandonos son de animales que no se han educado por falta de conocimientos, acaban desarrollado ciertos problemas psicológicos con el resultado falta de su abandono, además, aunque se rescaten, sus comportamientos imposibilitan la adopción a terceras personas, salvo que se corrijan positivamente esos problemas de comportamientos.

También se consigue que el bienestar del animal mejore al disminuir ansiedades, autolesiones, aceptación y problemas para la salud tanto del animal como su dueño.

Objetivos de la etología animal

La etología tiene como objetivo explicar y describir la conducta de los animales. La etología ha estado presente desde que los humanos empezaron a trabajar con los animales, ya sea para cazar, observar sus patrones para capturarlos, estudiar sus técnicas de caza, incluso para utilizar sus recursos, etc. Además es muy importante la observación sobre todo para poder conocer la diferencia entre un comportamiento natural del patológico, hay que observar al animal en diversos ambientes, de esa manera se puede apreciar cómo se adapta y compararlo con especies similares (gatos con otros felinos, perros con lobos, etc.). Por lo tanto, para estudiar comportamiento es importante:

  • La observación
  • Experimentación
  • Comparación entre especies

Un etograma es un compendio de todas las conductas que realiza un animal de una especie determinada mediante la observación. Es importante desde el punto de vista de la etología.

Para explicar este conjunto de conductas nos podemos ayudar de las 4 preguntas que plantea el etólogo Timbergen:

– Control: Mecanismos que provocan que una conducta empiece y finalice

– Ontogenia: Cambios que se producen en la conducta durante el desarrollo del animal, es decir, en qué momento de la vida empiezan o son más susceptibles de aparecer.

– Función: Para qué sirve esta conducta y si beneficia o no al animal.

– Evolución: Cuando ha surgido o cómo cambia a lo largo de la historia de la especie, por ejemplo, cuando los gatos empezaron a acercarse a los humanos.

La incidencia de los problemas de comportamiento según estudios epidemiológicos es de un 50 al 90% de los animales de compañía, pero solo el 25% de estos acuden a consulta de especialista. Muchos son abandonados o eutanasiados. Los casos más comunes son:

– En el perro: Agresividad, eliminación inadecuada, destructividad, miedo y ladrido.

– En el gato: Eliminación inadecuada, agresividad y rascado.

En cuanto a la agresividad, constituyen un problema para salud pública y es la principal causa de abandono y eutanasia dentro de los problemas comportamentales. Sin embargo, también es muy importante saber identificar un problema de comportamiento y saber tratarlo, por ejemplo, un perro que enseñe los dientes cuando te acercas a su comida o durante una cura no debe suponer un problema.

No dejes de visitar