Estás aquí: Inicio » Animales » Diferencias entre animales acuáticos y terrestres

Diferencias entre animales acuáticos y terrestres

Diferencias entre animales acuáticos y terrestres
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Según las investigaciones científicas, el comienzo de la vida tuvo lugar en los océanos que se formaron en la tierra, a partir de ello, la evolución y el constante cambio y transformación de las moléculas orgánicas, dieron lugar a la formación de lo que hoy se conoce como animales. En primera instancia estos animales eran todos de vida acuática, pues allí desarrollaban todas las funciones vitales como respiración, nutrición y reproducción, así mismo se dieron relaciones tanto inter como intraespecíficas aumentando la presión y la competencia para conseguir los recursos necesarios para mantenerse con vida, obligando así al nacimiento de nuevas especies con potencial para colonizar otros espacios como la superficie terrestre; a partir de ese momento podemos encontrar diferencias entre animales acuáticos y terrestres que es el tema que desarrollaremos a continuación.

Adaptaciones morfológicas de los animales acuáticos y terrestres

El aspecto morfológico es una de las primeras diferencias entre animales acuáticos y terrestres, ya que ambos grupos debían adaptarse a su hábitat de manera que puedan obtener beneficios que les ayuden a sobrevivir. Tanto en los animales terrestres como acuáticos encontramos diferencias morfológicas en lo que respecta a las formas y constitución de su cuerpo, cubiertas externas y mecanismos de locomoción, las cuales dependerán del estilo de vida y el hábitat en el que se desarrollan.

Formas y constitución del cuerpo de animales acuáticos y terrestres

Los mares, océanos, lagos y ríos están llenos de numerosos peces que en general poseen una forma fusiforme, lo que les ayuda a disminuir la resistencia del agua al momento de nadar, otros animales acuáticos poseen cuerpos más robustos pero a la vez más flexibles a modo gelatinoso que les ayudan a llegar a grandes profundidades, tal es el caso de calamares y medusas, así mismo existen organismos sésiles que a simple vista parecieran vegetales, como en el caso de las esponjas las cuales no presentan una forma definida sino que son irregulares, también hay especies redondeadas y otros con forma de estrellas.

La cubierta del cuerpo de la mayoría de los animales acuáticos es una fina capa de piel que le permite el intercambio de sustancias con el medio exterior, en ocasiones la piel está recubierta por estructuras más rígidas tales como las escamas de los peces, exoesqueletos calcáreos como en los arrecifes coralinos, otros poseen manto como algunos moluscos, túnicas como los urocordados e inclusive espinas. Es necesario destacar que muchos animales marinos entre ellos los mamíferos acuáticos pueden almacenar grasa en abundantes cantidades que les proporcionan aparte de energía, protección en forma de aislante contra las bajas temperaturas.

Los animales que desarrollan su vida en el ámbito terrestre también son muy variados en lo que se refiere a su morfología, tamaño, composición externa e interna de su cuerpo, por lo que resulta muy difícil establecer un patrón general. Los animales terrestres atendiendo a su adaptación fuera del agua tienden a generar pieles más gruesas y resistentes, de manera que puedan soportar la pérdida de agua por transpiración excesiva, la cubierta de la piel también es diferente a la de los animales marinos pues estos pueden estar recubiertos de pelaje, plumas y algunos reptiles terrestres con escamas.

Diferencias entre animales acuáticos y terrestres en su mecanismo de locomoción

La locomoción es una de las diferencias entre animales acuáticos y terrestres que se nota con mayor facilidad, en el caso de los animales con vida acuática se observa el desarrollo de apéndices especializados para la natación como son las aletas, además le proporcionan al animal la estabilidad al momento de moverse, otros animales se trasladan mediante propulsión a chorro lograda por la contracción de la musculaturas, que hacen pasar el agua rápidamente a través de sifones como lo realizan los calamares, de igual modo pueden utilizar cilios y tentáculos.

En el caso de la locomoción de los animales terrestres, se caracteriza por la presencia de apéndices que poseen la fuerza necesaria para brindar el soporte del peso corporal, contrarrestan la fuerza de gravedad y dan movilidad, estos apéndices son las patas. Otra manera de desplazamiento presente en aquellos que no poseen extremidades móviles es el poder deslizarse o arrastrarse como en el caso de las serpientes. En conjunto, con la aparición de las extremidades, también se desarrollaron las articulaciones y otras estructuras óseas que además cumplen un papel en el soporte, lo que les ha permitido desplazarse con eficiencia en la superficie terrestre.

Diferencias entre animales acuáticos y terrestres en las adaptaciones fisiológicas

Al igual que en la morfología, existen diferencias entre animales acuáticos y terrestres importantes con respecto a la fisiología, con la que diariamente hacen frente a los desafíos que les resulta vivir en estos ambientes.

Entre las adaptaciones fisiológicas que han desarrollado los animales acuáticos y terrestres están los procesos de alimentación, respiración y reproducción.

Ecología trófica

La alimentación de los animales tanto acuáticos como terrestres no difiere mucho en su contenido, es decir, encontramos animales herbívoros, carnívoros y omnívoros, pero la forma en que estos obtienen y degradan los alimentos si es una de las diferencias entre animales acuáticos y terrestres.

En los ambientes acuáticos hay una gran diversidad de alimentos pero estos se encuentran a diferentes profundidades, estar flotando sin rumbo fijo y otros con tamaños microscópico como el fito y el zooplancton, para lograr la captura de este alimento varias especies animales se han dedicado a perfeccionar los mecanismos de filtración, mediante el cual obtienen el alimento que es capturado en compartimientos especiales, bien sea de las branquias, en cavidades o sifones y también filamentos o barbas como la de las ballenas filtradoras, de igual manera pueden alimentarse mediante difusión o a través de procesos de fagocitosis.

Los animales terrestres, no tienen necesidad de realizar procesos de filtración, la dentadura se especializa dependiendo del tipo de alimento que consuma, bien sea animal o vegetal. Así mismo el conducto digestivo se adapta para digerir y aprovechar los nutrientes que el animal consume, todo esto dependiendo del tipo de animal.

Adaptaciones para la respiración

El oxígeno es el elemento químico que todos los animales necesitan durante el proceso respiratorio, pero este elemento químico indispensable se encuentra en diferentes estados en el planeta, como el gaseoso en el aire y disuelto en el agua; la forma en como este elemento es capturado, es donde se marcan las diferencias entre animales acuáticos y terrestres. Los animales acuáticos para poder utilizar el oxígeno han desarrollado branquias, quienes son las responsables del intercambio de gases dentro del agua, como estructuras altamente irrigadas de vasos sanguíneos, logrando así estar sumergidos el tiempo que necesiten sin problema alguno.

Para el caso de los animales terrestres, en donde el oxígeno se encuentra de forma gaseoso, la evolución se encargó de fabricar órganos especializados para su captura como el caso de los pulmones, de igual manera hay animales que pueden realizar el intercambio gaseoso a través de un sistema traqueal que es propio de los insectos y artrópodos, mientras que otros como los anfibios con hábitos de vida terrestre y acuática pueden realizar intercambios gaseosos a través de la piel.

Procesos reproductivos

Para terminar las diferencias entre animales acuáticos y terrestres se describen los mecanismos reproductivos. En donde los animales acuáticos pueden tener mecanismos de reproducción sexual y asexual, como lo hacen las ascidias de los urocordados, además la fertilización suele ser externa, lo que quiere decir que la hembra deposita los huevos en el medio acuoso, para que el macho los fertilice. En cambio, la reproducción de los animales terrestres se da por la vía sexual, con fecundación interna, por otra parte los huevos poseen una cáscara protectora más firme para evitar los problemas climáticos de la superficie.

Referencias

  • – Carabajal, E.; García, J.; Rodríguez, F. (1996).
  • – Medrano, L.; Acevedo, L.; Paniagua, A. (2019).
  • – Takey, Y. (2015).
  • – Tarifeño, E. (2004).