Animales ovíparos, concepto, características, tipos y ejemplos

Animales ovíparos
El proceso evolutivo al que están sometidos los animales ha llevado a cabo una serie de adaptaciones relacionadas con su reproducción. Dependiendo de las condiciones del hábitat y las características morfológicas y fisiológicas heredadas, los animales presentan un sistema reproductivo que les asegure que su descendencia pueda sobrevivir en el tiempo. En nuestro caso detallaremos cómo es el sistema que utilizan los animales ovíparos para su reproducción.

Antes que todo, debemos saber que los animales ovíparos son aquellos cuya característica principal es que poseen la cualidad de poner huevos. El desarrollo embrionario se produce en su parte interna. La cantidad de huevos, sus dimensiones y coloraciones son variables en el reino Animal y van a depender del tipo y la especie. Los huevos ya fecundados se terminarán de desarrollar hasta la eclosión fuera del cuerpo de la madre.


¿Qué animales son ovíparos?

Son muchas las especies y grupos taxonómicos que han tomado la ovoposición como su sistema para reproducirse. Entre estos grupos taxonómicos podemos nombrar a las aves, reptiles, anfibios, insectos, peces y hasta mamíferos, los cuales tienen entre sus filas a animales ovíparos. Algunos ejemplos de ellos son los siguientes:

Aves: en el grupo de las aves es un tema generalizado, ya que todas ellas son ovíparas. En representación de ellas nombraremos al cardenalito (Carduelis cucullata), el cual puede poner hasta 3 huevos de color blanco.

Reptiles: en los reptiles podemos mencionar a la tortuga arrau (Podocnemis expansa), la cual puede poner más de 70 huevos y los entierra en la arena donde completarán su desarrollo hasta eclosionar.

Anfibios: en representación de los anfibios mencionaremos al sapo común (Bufo bufo), este anfibio puede poner hasta más de cinco mil huevos. Este vertebrado, así como muchos otros anfibios, de acuerdo a sus necesidades fisiológicas, acostumbran a poner los huevos en el agua.

Insectos: la libélula (Gomphus vulgatissimus), es un insecto que pueden poner hasta 500 huevos, los cuales siempre estarán ubicados en una fuente cercana de agua e incluso algunas libélulas se sumergen para realizar la puesta en un sustrato determinado.

Peces: en los peces también hay una gran cantidad de especies ovíparas, en nuestro caso nombraremos al pez mariposa (Chelmon rostratus), el cual puede poner hasta 200 huevos, los cuales son liberados libremente en el agua, donde pasan a formar parte del plancton marino (si quieres profundizar tus conocimientos sobre plancton, este enlace te puede servir).

Mamíferos: en el caso de los mamíferos las opciones son más limitadas, siendo los representantes de este grupo los ornitorrincos y equidnas. El ornitorrinco (ver ficha de este mamífero) puede poner hasta dos huevos mientras el equidna solo pone uno.


Características de los animales ovíparos

Como se dijo anteriormente, los animales ovíparos se caracterizan principalmente por la puesta de huevos. En estos huevos es donde se desarrolla el embrión y dicho proceso se produce fuera del cuerpo de la madre.

Los huevos de los animales ovíparos pueden ser de cáscara dura, que por lo general son puestos en nidos al aire libre, ya que esta cáscara los protege de algunos factores externos. Igualmente hay otros animales ovíparos que elaboran una cubierta mucho más flexible, que necesitan humedad y por lo general son puestos en el agua o cerca de ella.

Poseen en su interior sustancias que normalmente conocemos como la clara y la yema, las cuales están formadas por agua, proteínas y lípidos que ayudan a que los embriones se nutran y puedan desarrollarse.

Algunos animales ovíparos necesitan sentarse encima del huevo con la finalidad de proveer la temperatura adecuada para que el embrión pueda desarrollarse, mientras que otros como los peces y anfibios que producen una gran cantidad de huevos, los liberan en el agua y en algunos casos no ejercen ningún tipo de cuidados.

Proceso reproductivo

El proceso reproductivo de estos animales lo podemos definir de dos formas: animales ovíparos que se reproducen por fecundación interna y animales ovíparos que se reproducen por fecundación externa.

Los ovíparos que utilizan la fecundación interna son aquellos cuyo proceso reproductivo se da cuando el macho y la hembra de una especie juntan sus gametos, es decir, óvulo y espermatozoide, en el interior del cuerpo de la hembra. Este proceso ocurre cuando realizan la copulación y por lo general el macho introduce los espermatozoides en la hembra, posterior a esto se da la fecundación y se da inicio a la formación del huevo que será expulsado. Este proceso tiene ciertas ventajas con respecto a la externa, ya que el gasto energético es menor, así como las probabilidades de que la fecundación se lleve a cabo son mayores.

Con respecto a la fecundación externa, primero la hembra expulsa los huevos al medio circundante y posteriormente los machos liberan los espermatozoides muy cerca de ellos para poder fecundarlos. Por lo general, este tipo de fecundación se da en animales acuáticos como peces y anfibios. En este proceso reproductivo la cantidad de energía requerida es alta, ya que se deben liberar altas cantidades de huevos y espermatozoides para asegurar que la reproducción sea eficaz.

Autores consultados

  • Jurado, D. (1909)
  • Lakna, P. (2017)
  • Mason, K. (2014)
  • Medel R. (2002)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *