Animales herbívoros, segundo eslabón en la cadena trófica

Animales herbívoros
Animales herbívoros

Definición y características de los animales herbívoros

Los animales herbívoros son aquellos capaces de alimentarse de especies vegetales o partes de éstas, de manera exclusiva. Etimológicamente la palabra herbívoro proviene de la unión de dos palabras en latín, “herba” que se traduce como hierba o maleza y el sufijo “vorus” que quiere decir el comedor o el que se alimenta; lo que le da un significado de el que se alimenta de hierbas. Los animales herbívoros son el segundo eslabón en las cadenas tróficas, al ser los primeros consumidores y utilizar como alimento a los seres autótrofos o productores.

Estos animales poseen como características distintivas, su morfología y anatomía, especialmente adaptada para buscar, seleccionar, masticar y digerir las partes o los tipos de plantas que son capaces de consumir o que se encuentre disponibles en sus hábitats. Existen una gran diversidad de animales herbívoros, los hay invertebrados y vertebrados, por lo tanto, la anatomía de su sistema digestivo varía entre uno y otro, dependiendo del tipo del animal.

Con respecto a la dentadura, por lo general, sus dientes poseen molares resistentes, anchos y fuertes que permiten la masticación y hay ausencia de dientes caninos, en el caso de animales mamíferos.

El aparato digestivo de algunos animales herbívoros es simple, consta de un estómago. Este tipo de animales posee dientes incisivos que les permiten cortar el pasto. Estas características hacen necesario que estos organismos tengan que masticar bien los vegetales para que puedan mezclarlos bien con la saliva y de esa forma ayudarse en la digestión de lo consumido.

En otros herbívoros como el caso de los rumiantes hay ausencia de incisivos y poseen un sistema digestivo más complejo formado por cuatro estómagos (rumen, el retículo, el omaso y el abomaso). Este tipo de anatomía les permite consumir grandes cantidades de comida en un tiempo más corto.

En los insectos, las piezas bucales están adaptadas a la parte de la planta que consumen, así los consumidores de néctar poseen un aparato bucal del tipo chupador que permite absorber el néctar de las flores, mientras que los consumidores de otras partes de la planta poseen aparatos bucales del tipo masticador, en los cuales sus mandíbulas son capaces de cortar y macerar las partes vegetales ingeridas.

Muchas aves, también son animales herbívoros o incluyen partes vegetales en su dieta, para lo cual poseen un pico adaptado a esa alimentación.

Las plantas son ingeridas por los animales herbívoros de diferentes maneras: a través del pastoreo (si se consume el pasto de manera directa del campo), el ramoneo (si se consumen las hojas y las puntas de las ramas de los árboles), la succión (de la savia o el néctar) o la barrenación (si se hacen agujeros en las partes de las plantas, como en las partes leñosas).

Tipos de animales herbívoros

Gracias a su gran diversidad, existen diferentes tipos de animales herbívoros, dependiendo de la parte de la planta consumida. Así, los podemos clasificar de la siguiente manera:

Animales folívoros: Son aquellos herbívoros que se alimentan de las hojas de las plantas.

Animales frugívoros: Son los animales que se alimentan del fruto de la planta.

Animales xilófagos: Son los herbívoros que consumen la madera o partes leñosas de las plantas.

Animales granívoros: Son los animales que basan su dieta en las semillas.

Animales raicívoros: Aquellos que ingieren raíces.

Animales nectarívoros: Los animales que consumen el néctar o polen de las flores, como los insectos.

Es importante aclarar que algunos animales herbívoros pueden consumir varias partes de la planta o comerlas completa.

Ejemplos de animales herbívoros

Algunos ejemplos de los animales herbívoros son los siguientes

– El koala (Phascolarctos cinereus): es un animal herbívoro del tipo folívoro ya que se alimenta de las hojas del eucalipto (del género Eucalyptus).

– El murciélago Glossophaga soricina es una especie herbívora, específicamente nectarívora, al consumir preferiblemente el néctar y polen de las flores. Este organismo también puede alimentarse ocasionalmente de frutas (frugívoro), principalmente de plantas del género Cecropia.

– Las termitas como Anobium punctatum son herbívoros xilófagos al alimentarse de la madera de los árboles.

– Los rumiantes como el ganado bovino son considerados animales folívoros al ingerir pastos.

– La jirafa (Giraffa camelopardalis) es un animal herbívoro folívoro que se alimenta por ramoneo, gracias a su largo cuello.

Muchas aves son frugívoras como Columba picazuro y Turdus rufiventris, entre muchas otras.

– El cardenalito (Carduelis cucullata) es una especie granívora al basar su dieta en las semillas de Wedelia calycina.

– Las especies de colibríes como Ensifera ensifera son aves nectarívoras, al alimentarse del néctar de las flores, gracias a sus largos picos.

– Los elefantes como Loxodonta africana son animales herbívoros que necesitan gran cantidad de vegetales para cubrir su metabolismo.

Importancia de los animales herbívoros

Los animales herbívoros son de gran importancia para los ecosistemas al contribuir en el mantenimiento del equilibrio energético al ser consumidores de los organismos autótrofos o productores. De igual manera, ayudan a la dispersión de las semillas de las plantas y a la polinización de las flores, lo que permite la supervivencia y mantenimiento de las especies vegetales.

Referencias

– Montaldo, N. (2005)
– Oria, M.; Machado, M. (2007)
– Puchet, C.; Bolaños, S. (2012)
– Rojas, A.; Santos, P.; Rivera, I.; Petriz, E.; Pardo, A. (2000)