Animales del desierto, cómo son, ejemplos y adaptaciones

Animales del desierto
Animales del desierto
Gregory «Slobirdr» Smith/CC BY-SA 2.0

Los animales del desierto poseen las peculiaridades de poder superar ciertas hostilidades a ambientes adversos, gracias a una serie de adaptaciones, tanto morfológicas como fisiológicas. Los animales del desierto se definen como aquellos que habitan y se adaptan a los variados retos que se les presenta en zonas áridas.

Los desiertos presentan ciertas particularidades a la que los animales que quieran vivir en ellos deben adaptarse. Las particularidades que tienen los desiertos son elevadas temperaturas durante el día, mientras que al entrar la noche la misma puede descender bruscamente y llegar hasta los 0°C. Además de ello, los desiertos tienen escasez de agua, ya que las precipitaciones son muy esporádicas, así mismo, las altas temperatura evaporan la poca cantidad de agua que cae durante el año. Igualmente los suelos arenosos y con poca materia orgánica dificultan el crecimiento de plantas y por ende la cantidad de alimentos es escaso.


¿Cuáles son los animales que habitan en los desiertos?

A pesar de que la cantidad de organismos que habitan en el desierto es pequeña, la variedad que está presente en estos espacios es grande. Hay numerosos ejemplares pertenecientes a los diferentes grupos taxonómicos del reino Animal, como reptiles, aves, mamíferos e insectos. En el desierto podemos encontrar animales salvajes y también animales domésticos.

Entre los reptiles de vida libre en el desierto podemos mencionar a las serpientes de cascabel y lagartos como la lagartija de collar (Crotaphytus collaris). Entre las aves que viven en el desierto podemos encontrar al corre caminos (Geococcyx californianus), mientras que en representación de los mamíferos de vida salvaje está el zorro del desierto (Vulpes zerda) y como mamífero doméstico cuya representación es asociado inmediatamente al desierto es el camello. Como en gran parte del planeta las especies de insectos siempre están presentes, entre las que podemos destacar a la langosta del desierto (Schistocerca gregaria). Otro tipo de animales que hacen vida en esta región son los arácnidos y en su representación nombraremos a un escorpión que vive en el desierto de Sahara (Androctonus australis).

Características de los animales del desierto

A pesar de que la alta variedad de especie de los animales del desierto, los cuales tienen distintas formas de enfrentar las dificultades que este medio proporciona, también se pueden agrupar por presentar cierta características que los distinguen. Los animales del desierto tienen la particularidad de tener una gran tolerancia a las altas temperaturas a las que son sometidos en su hábitat, muchos de estos animales tiene un color de pelaje claro, lo cual le sirve bien sea para camuflarse en su entorno o también para repeler la radiación solar. La característica más resaltante de los animales del desierto es que tienen la habilidad de pasar tiempo prolongado sin consumir agua fresca.


Adaptaciones de los animales del desierto

Son muchas las adaptaciones a las cuales ha tenido que recurrir la fauna que habita en los desiertos para mantenerse con vida. Cada una de estas adaptaciones y su uso va a depender de las diferentes especies que pueblan los desiertos.

Adaptaciones contra la temperatura

Son variadas las formas que tienen los animales del desierto para poder controlar las altas temperaturas que hay en los desiertos. Una de ellas es estar protegidos bajo la sombra, para ello algunos animales mamíferos como los roedores y el zorro, cavan madrigueras en la arena donde pasan la mayoría del tiempo durante el día, mientras por la noche cuando la temperatura comienza a descender, salen de sus madrigueras en busca de alimento.

También pueden tener capas aislantes, al tener una piel dura como es el caso de los camellos, y almacenamiento de grasa lo que impide que se sobrecaliente; igualmente poseen zonas donde la piel es mucho más delgada y libre de pelaje la cual es usada para la transpiración y poder enfriarse. Hay otros animales del grupo de los insectos como las hormigas que están provistas de patas largas, esto le proporciona agilidad para moverse rápidamente en la arena, además de que mantienen su cuerpo alejado del suelo y así evitar quemarse con las altas temperaturas de la arena.

Adaptaciones contra la deshidratación

Como ya hemos visto la falta de agua en el desierto es un gran problema con lo que estos animales deben luchar. Para evitar la deshidratación los animales del desierto, dependiendo de la especie, poseen adaptaciones tanto anatómicas y fisiológicas con la que protegen su cuerpo para evitar la pérdida de agua. Tal es el caso de los reptiles, los cuales poseen escamas duras e impermeables que evitan que el agua se evapore. Así mismo, los insectos además de tener vellosidades para reflejar la radiación solar, tienen una cutícula impermeable con la que pueden retener el agua en sus cuerpos.

Entre las adaptaciones fisiológicas que ayudan a sobrevivir a los animales del desierto, es que estos producen orinas concentradas, es decir, con un mínimo de agua. Así mismo, las heces de muchos animales no tienen agua si no que son secas. Otra manera de controlar la deshidratación es mantenerse en un estado de letargo hasta que las condiciones mejoren. Igualmente los animales del desierto obtienen su agua a través de los alimentos, como es el caso de los animales herbívoros, quienes se alimentan de plantas suculentas que le proporcionan el agua necesaria para sobrevivir, mientras los animales carnívoros obtienen el agua de sus presas.

Autores consultados

  • Blackmon, P. (2015)
  • Campos, C.; Borghi, C.; Giannoni, S.; Ortiz, G.; Pastrán, C. (2007)
  • Gutierrez, M. (2004)
  • Universidad de Cantabria. (2015)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *